Conciertos

 

17-02-2014

Zenet. Joy Eslava, Madrid


1

Viernes mojado en la capital, como tantos últimamente. Entradas agotadas en Joy Eslava, algo no tan común. ¿La razón? El concierto de un cantante llamado Zenet, un hombre de mediana estatura, porte elegante y actitud descarada. Ni más ni menos.

Que se sepa hasta la fecha, Toni Zenet no es un rey del pop ni del hip hop, ni mantiene un romance con ninguna actriz; tampoco se conoce su modisto de cabecera ni si prefiere sábanas de seda en la suite de su hotel. Y a pesar de todo, vendió todas las entradas en Madrid cinco días antes de su concierto.

¿Cómo puede ser? “Sencillo”. Por la puerta de la sala situada en la calle Arenal empezó a entrar la gente a las 20.30, y poco antes de las 21.00 hizo su aparición el malagueño. Desde ese preciso instante regaló lo que muchos esperan cada vez que compran una entrada para un concierto: música en escena.

Canción tras canción de la presentación del recopilatorio "Soñar contigo", fue seduciendo a los que allí estaban, un público variopinto y bien avenido que había ido a lo mismo. La gente se sabía las letras, las practican desde su primer disco en el 2008, y él, con gran sentido del espectáculo, supo medir los tiempos entre sus comentarios, los temas y la participación del público para que todos formaran parte de lo que estaba ocurriendo. Por eso interpretó algunos de sus temas más populares, "Estela", "Dientes de rata" o "Ella era mala", en la segunda mitad del concierto, y los utilizó para eliminar los últimos restos de pudor de los que querían cantar con él.

Otro punto fuerte fueron los músicos que le acompañaban, con los que realizó un increíble trabajo de equipo. El sonido fue excelente, y a pesar de la ausencia del teclado, que sí hay en el disco, la banda funcionaba con una dinámica similar a las antiguas de jazz, dinamizando el ritmo de la sala a golpe de improvisación. A destacar todos ellos, pero la trompeta, de una sutileza pocas veces escuchada, fue la gran protagonista.

"Soñar contigo" fue el tema de la coda, la canción con la que los de Zenet salieron de las bambalinas tras largos aplausos. Fue un punto y final a coro y con mensaje: ¡vayan a los teatros! ¡Llenen los teatros!

Iremos, si los que se suben a la tarima saben engatusarnos como usted lo hizo hoy y si podemos pagar los precios de las entradas, como el de la suya.

Fotografía: Adrián Vázquez  

Autor: Esther Martín

Bookmark and Share