Conciertos

 

25-10-2013

Wau y Los Arrrghs. El Sol, Madrid


1

Andan Wau y Los Arrrghs paseando su última gamberrada sonora en una gira como hacía tiempo que no recordábamos en una banda nacional dedicada a estos géneros. Calendario pleno en Octubre (excepto seis días) recorriendo primero nuestro país para darse luego un garbeo por Francia, Holanda, y rematar la faena en el Funtastic Drácula Carnival. Un tour salvaje que les confirma como los auténticos campeones del actual garage-punk hispano y que tendrá prolongación en próximas fechas por América y Asia. Los valencianos a la conquista del globo terráqueo. Hacían parada en Madrid (“nuestra segunda casa”, Juanito dixit) por lo que tocaba ir a ver como defendían sobre las tablas esa pedrada llamada “Todo roto” y repasaban una carrera que ya alcanza la década de edad. Y sí encima lo hacían en una sala con las condiciones y espectacularidad en cuanto a escenario y calidad de sonido como El Sol la cosa pintaba de fenómenos, que diría Alex De Large. 

 

No venían solos ya que tuvieron la gentileza de traerse unos jóvenes paisanos de invitados que respondían al nombre de Ukelele Zombies. Un trío de chalados valencianos cuya música podría definirse como si Billy Childish se diera de hostias con Mick Collins. Garage-punk-rythm&blus con deje lo-fi y lecciones escénicas bien aprendidas de Fleshtones o Dr. Explosión con una actitud contagiosa y desquiciada. Nunca los había visto pero temas como “Quiero a mi chica” se me pegaron como una maldita lapa carroñera. Nada que ver con hipsters y modernos reciclados que se suben de repente al carro del garage chatarrero. Estos tíos tienen canciones, actitud y sonido. Banda a seguir. 

 

Y con el ambiente cuidadosamente caldeado por los zombies majaretas del ukelele hicieron su aparición Wau y Los Arrrghs dispuestos a realizar otra misa negra de la música más infernal y underground posible. Contaron con la ventaja de un público sumamente entregado y predipuesto y el resultado fue la Sala Sol puesta patas arriba como hacía tiempo no se veía con una banda de este estilo. Basaron el play-list en su último trabajo sin descuidar lo que son ya clásicos del repertorio de la banda valenciana (“Lo que quiero”, “Copa, raya, paliza”, “It’s great”, “Piedras”), o el habitual “Demolición” de Los Saicos para que el pogo de las primeras filas alcanzase dimensiones de auténtica revuelta juvenil. Su gran baza sigue siendo el haber sabido castellanizar por igual clásicos y temas oscuros del garage (al igual que hacían muchas bandas españolas de los 60) pero cada vez se sacan mejores temas propios de la chistera. El carisma de Juanito no ha parado de crecer y concentra la atención del entusiasmado público mientras aguanta estóicamente la ducha cervecera a la que es sometido o el paseo en volandas por la sala. Juanito, frontman que bajó a los infiernos para traernos esta música lo más cruda y desnuda posible, pese a que como canta el propio sujeto en uno de los últimos temas “hay cosas que no puedo entender… y una soy yo”. Un Juanito cada vez más introspectivo y catárquico como demuestra en “No me veras caer”. Nunca sonó tan sincero. Y esto es actualmente Wau y Los Arrrghs, una banda que sin partir de ninguna aplastante originalidad ni poseer un estilo propio (ni falta que les hacía), cuales Pío Baroja de la música garage, ha sido precisamente esa sinceridad y desnudez en sus argumentos la que les ha llevado a ser la banda más personal y genuina del genero en muchísimos años. El sonido de los Arrrghs avanza desnudo y sincero, sin miedo y sin ases en la manga. No hay mentiras, sólo dolorosa y abrasiva verdad garagera. Hasta que llega la hora de decir adiós, o en argot arrrghiano “a Link Wray” y se van habiendo hecho una vez más lo que mejor saben hacer y lo que hoy día nadie hace como ellos en este país, ya que mañana será otro día y habrá otro escenario donde seguir viviendo, porque con Wau y Los Arrrghs uno tiene la sensación de que es una banda donde su funde su música con su propia vida. No vale parar. Hay que seguir rompiendo todo. 

 

Fotografía: Felipe Hernández 

Autor: Pepe Kubrick

Bookmark and Share