Conciertos

 

12-04-2011

Vinila Von Bismark & The Lucky Dados. Industrial Copera, Granada


1

Se esperaba con inquietud la presentación del show de Vinila en su ciudad natal, después del lanzamiento de un primer disco, “The Secret Carnival”, que por lo general ha suscitado elogiosos comentarios en  medios especializados. Nervios de los fans en los foros por el debut granadino, y en la propia artista, según ella misma declaraba a la prensa en las horas previas.

Quizás tantas inquietudes no hayan sido buenas compañeras a la hora de asaltar el escenario, me quedaré con la duda al ser el primer concierto de la banda que presencio.  Hago esta salvedad ya que lo visto esta noche en La Copera fue un colmo de despropósitos, difícilmente disculpables para una banda que pretende ser profesional, y no utilizo el término en tono irónico. Poco se puede salvar de un bolo errático en casi todos sus aspectos, comenzando por un sonido ratonero y mal acoplado, que trasmitía la impresión de poco currado en el local de ensayo. Por otro lado, un excesivo y pésimamente manipulado bagaje musical, hace que lo que podría ser un amplio y variopinto abanico cromático se convierta en un batiburrillo de estilos mal manejados que termina despistando al público, y trasmitiendo la impresión de ser mas una mera acumulación de influencias que la voluntad de crear un lenguaje propio. Otra faceta en la que el show naufraga de manera estrepitosa es el tempo del mismo: Vinila luce sus galas de diva lo mejor que puede, con continuos cambios de vestuario y entradas y salidas del escenario que torpedean el ritmo del concierto, dando la impresión de estar presenciando dos espectáculos distintos al mismo tiempo, el de Vinila por un lado y el de su banda por otro. Esperpénticos los momentos en que el liderazgo recaía en el guitarrista de los Dados, Pedro Herrero, pasadísimo de revoluciones y mostrándonos unos resabios hevilones de autentico espanto. Tampoco acertaron en la interpretación de las versiones, con las que confeccionan otro potaje mal trabado, en el que flotan a la deriva Los Picapiedras, Buddy Holly o Soft Cell cada uno a su bolo. Estimo necesario una segunda oportunidad para comprobar si solo fue una mala noche. 

Fotografía: Fran Ortiz

Autor: Manuel Borrero

Bookmark and Share