Conciertos

 

12-02-2012

The Fleshtones. Kafe Antzokia, Bilbao


1

Parece mentira que sobrepasando sus dos cabezas visibles los 55 años de edad y el batería los 60 y tras una larguísima gira sin descanso ofrecieran un bolo con esas ganas y ese derroche de facultades físicas. Ya desde el tema inicial, “Whatever”, se metieron entre el público como repetirían una y otra vez al cabo del trepidante y caliente concierto. Especialmente un Keith Streng divertido y provocador que no paró de azuzar a los fotógrafos, Dena Flows incluido, para que le dejaran sitio para sus interminables correrías. Además su look, con su Gretsch brillante y sus botines (azul relámpago y más brillantes aún) además de su sempiterno flequillo, era guapo y jovial. Por supuesto direon vidilla a su reciente disco, el más que disfrutable “BROOKLYN SOUND SOLUTION” (Yep Roc / PopStock!) que han grabado junto a LENNY KAYE. De él cayeron por ejemplo la que abre el disco, “Comin’ Home Baby” o la arrolladora y garajera “You Gime Me Nothing To Go On”. Con Peter Zaremba al frente de su vetusto órgano Vox Jaguar nos hicieron vibrar también con su revisión instrumental del “Day Tripper” de los Beatles que también es momento destacado en este reciente disco junto al actual brazo derecho de Patti Smith. También cayeron varios temas de “BEACHHEAD”, quizás su mejor disco en el nuevo milenio. Así gozamos con “Serious”, “Push Up Man” que finalizó la primera parte del veloz concierto o “Pretty, Pretty, Pretty” con ese estribillo que nos hicieron corear a todos. No faltaron himnos como “Let’s Go” o su habitual homenaje a sus vecinos y coetáneos Ramones, con los que tanto les une. Pero lo mejor de todo fue ver como afrontaban los temas. Keith hizo kilómetros por toda la sala con su guitarra y pegó montones de fotogénicos brincos. Peter se lanzó de rodillas las veces que fue necesario, nos robó la bebida y nos la regaló también y casi me robó la camisa con la que se pegó un tema completo. Keith y Ken se bajaron a medio de la sala y se pegaron más de 30 flexiones cada uno desafiando a varios seguidores a hacer lo propio y por supuesto no llegando a las que ellos habían hecho. Después hablaron con todo el mundo, firmaron todos los vinilos, compactos y entradas que les pidieron, se hicieron fotos hasta con la señora de la limpieza… ¡Una fiesta de principio a fin con inmejorable ambiente y buen e imperecedero rock’n’roll! Para la próxima los allí presentes y algunos más seguro que repetirán. 

Fotografía: Dena Flows 

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share