Conciertos

 

27-09-2012

The Dream Syndicate. El Sol, Madrid


1

 

En la historia del rock ha habido reuniones vergonzosas, de juzgado de guardia. De las que oscilan entre el esperpento, el circo y la cuchufleta. ¿Todas? Todas no, claro, generalizar sería un error. Pueden contarse con los dedos las bandas que después de muchos años se reactivan y escriben otro bonito capítulo a sumar a su impecable trayectoria. Tecleando estas líneas me vienen a la cabeza los Flamin' Groovies en 1987, Radio Birdman en 2003 o The Feelies en 2008, reuniones que además vinieron acompañadas de un nuevo lanzamiento discográfico que no desmerecía frente a sus elepés clásicos.

Steve Wynn pensó que con motivo del trigésimo aniversario del lanzamiento del seminal The Days Of Wine And Roses, sería bonito reunir a The Dream Syndicate para conmemorar la efeméride. Con la humildad y discreción que le caracteriza, nos enteramos por medio de una escueta nota en su página web. La sorpresa saltaba cuando el país elegido resultó ser España y que serían solo cuatro solitarias fechas: Barcelona, Valencia, Madrid y Bilbao. La elección no era al azar, este país fue uno de los que más hicieron por ellos, donde contaron con la bendición de la prensa especializada y donde se desplazaban hasta sus conciertos una legión de acérrimos seguidores desde todos los puntos. Imposible perdérmelos. Menudo cóctel: uno de los cincuenta álbumes mejores de la historia del rock, una de las mejores bandas de todos los tiempos y la más representativa de aquella escena llamada Paisley Underground, que preconizaba una vuelta a las guitarras y al rock con sustancia. Acompañando a Steve Wynn, Mark Walton al bajo y Dennis Duck a la batería. Como guitarra solista, ante la imposibilidad de reclutar a cualquiera de los dos que pasaron por la banda, Karl Precoda y Paul B. Cutler, fue Jason Victor el elegido, más conocido por ser el guitarrista que acompaña a Steve Wynn desde hace varios años.

Lleno absoluto para venir a ver a una banda que tocó por última vez en España en 1988. Sabíamos que era imposible que pudiera fallar; y no falló. Wynn lleva muchos años en activo y el repertorio de The Dream Syndicate le ha acompañado permanentemente. La única duda que teníamos era que si se limitaba a tocar exclusivamente The Days Of Wine And Roses, el concierto sería corto. Craso error por nuestra parte. Su profesionalidad, y el histórico momento que estaba dejando para la posteridad, le impedía cerrarlo en falso. Con «See That My Grave Is Kept Clean» iniciaron un recorrido de media hora por los últimos discos de la banda. Aquello sonaba a gloria. Era como si un recuerdo hibernado en la memoria volviese a la vida. “Increíble, suenan mejor que en los ochenta”, me decía un histórico redactor de la revista Ruta 66.

«Tell Me When It's Over» abrió paso a la interpretación, completa y en el mismo orden, de The Days Of Wine And Roses. Varias canciones están estructuradas con mucho feedback y Jason Victor estuvo pletórico, no tuvo ningún problema para repetir la distorsión que caracteriza al disco. Estuvieron sueltos, flexibles. La complicidad entre Mark Walton y Dennis Duck, la sección rítmica, era plena, de tal forma que con guiños, sonrisas y miradas se ponían de acuerdo para los cambios de ritmo en las extensas jam. Eran los pilares musicales, los que mantenían la flotabilidad de las canciones para que no naufragasen cuando Steve Wynn y Jason Victor se enfrascaban en su particular duelo de guitarras. Duelo que provocó el estallido del paroxismo en el público en el momento álgido, que fue cuando tocaron consecutivamente «Then She Remembers» y «Halloween». El cierre con una larga «The Days Of Wine And Roses» y su posterior retirada del escenario, nos dio a entender que habían llegado al final. Pero reaparecieron al minuto para enfrascarse en los bises: «Medicine Show» y una espectacular, repito por si no ha quedado claro, espectacular «John Coltrane Sterero Blues» de catorce minutos.

Si por Teoría del Caos entendemos que hay sistemas muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales, de tal forma que una pequeña variación al principio provoca grandes diferencias en el futuro, complicando la predicción a largo plazo, esta jam fue la personificación de la teoría del caos. Miradas delatoras y risas entre Dennis y Mark demostraron que la canción no estaba preparada para esa duración. Fue una lección de mayúscula improvisación, donde ninguno sabía lo que iba a pasar dos minutos después. Inolvidable momento. La banda demostró todo lo puede dar de sí: meterse en una jam, desdoblar la canción, cambiar de ritmo varias veces, resolverla y acabarla, todo con naturalidad, como si la llevasen tocando juntos años. Tras dos horas y cuarto de concierto, Mark Walton, hablando con los que quedábamos nos reconocía que “ha sido la mejor versión de «John Coltrane» que hemos tocado nunca”. ¿Quién dijo que en los ochenta no había buenas bandas y no se hacía buena música? Así da gusto, que vuelvan cuando quieran.

 

Setlist:

- See That My Grave Is Kept Clean

- Daddy's Girl

- Loving The Sinner, Hating The Sin

- The Side I'll Never Show

- Burn

- Forest For The Trees

- Now I Ride Alone

- Boston

- Tell Me When It's Over

- Definitely Clean

- That's What You Always Say

- Then She Remembers

- Halloween

- When You Smile

- Until Lately

- Too Little, Too Late

- The Days Of Wine And Roses

- Medicine Show

- John Coltrane Sterero Blues

 

Fotografía:  Manuel Beteta

Autor: Manuel Beteta

Bookmark and Share