Artículos

 

18-11-2013

The Clash, ¿regresan?


1

No sé si fue en un ignoto cruce de caminos entre Texas y Chicago o en lo más profundo de los pantanos de Louisiana. Es más sencillo, dada su procedencia, que fuera bajo algún sucio puente del río Támesis. Lo que realmente importa es, que al estilo de las viejas leyendas del primigenio blues afroamericano, Joe Strummer (y sus compinches, Jones, Simonon Y Headon) debieron vender su alma al diablo para poder hacer los discos que hicieron. El caso es que Lucifer vio que la ganancia tenía fecha de caducidad y les hizo sólo un “contrato” por 6 años y por 6 discos (contando también “Black Market Clash”). Así les tocó con su varita mágica con su debut homónimo del 77, “The Clash”, y piedra fundacional del punk hasta llegar al político y con gran repercusión comercial, “Combat Rock” del 82. Entre medias en el 79, con “London Calling”, se convirtieron en la banda más grande de los 80 antes de que estos llegaran. En ese mítico disco doble, considerado uno de los 3 mejores discos de la historia por muchísima más gente que el que firma esto, seguían siendo punks, pero ya a nivel espiritual y en forma de combativas letras. Musicalmente circulaban ya por vía libre y saltaban del punk al reggae. Vacilaban con el funk y el ska. No le hacían ascos al clásico r’n’r ni al soul. Más tarde llegaría el hip hop o sus jugueteos con el dub. Si hay una única banda y un disco para recomendar a un adolescente o joven rebelde, esa es The Clash y su “London Calling”. Por algo se iba a llamar “El Nuevo Testamento”. Además consiguieron que su multinacional vendiera el disco doble a precio sencillo (con “Sandinista” aumentaron la apuesta al año siguiente con triple LP a precio de uno). El disco se convirtió en el más importante de los 80 y es clave para todo el mestizaje que vendría después. Bandas como Mano Negra, Red Hot Chili Peppers, Manic Street Preachers o Rage Against The Machine jamás hubieran existido sin este disco y sin esta banda.


Si todavía no lo has hecho aquí tienes otra excelente manera de adentrarse en su poderío sónico y literario. “The Clash Hits Back” (Columbia / Sony) es un apabullante doble compacto con 32 canciones y dos horas imparables. Se encuentra el trabajo estructurado en torno al mítico concierto que ofrecieron en el 82 en Brixton y que Joe Strummer modeló a su antojo. Todo remasterizado con un gran sonido, en un triple digipack y con un libreto de 16 páginas, con geniales fotos en blanco y negro, el set-list de ese concierto y un gran texto a cargo del experto Pat Gilbert. No faltan hasta 17 de sus esenciales singles y además tiene un punto más romántico y de calidad a su favor con 8 temas de los favoritos del propio Joe Strummer. La rebelde e incendiaria “White Riot” y “Complete control” de su todavía rompedor debut. “Clash city rockers”, la épica “Tommy Gun” y “English Civil War”, del siempre injustamente tratado Segundo disco, “Give ‘Em Enough Rope”. “The call up” y la emotiva “Hitsville UK”, del “Sandinista” y ese single de éxito que fue “Radio Clash” y seguía la onda rap.. Antes tenemos el inevitable arranque con ese himno oficioso de Londres que es “London Calling” (canción que han interpretado en directo veteranos fuera de toda duda como Bruce Springsteen o Bob Dylan) y la vehemencia y urgencia punk de “Janie Jones”. También las reivindicaciones políticas (estilo Bob Dylan hasta en el vídeo) de “Know your rights”. No falta ese esencial reggae-rock compuesto por Paul Simonon, “The guns of Brixton” o esa gema “escondida” llena de soul al final del “London Calling” que es “Train in vain”. También todas sus especiales versiones desde “Police & thieves” a “Brand new Cadillac” o “Police on my back” a “I fought the law” que ellos pasaron a la historia. Mucha gente hoy en día cree que estos temas son
de los mismísimos Clash. La verdad es que en todas ellas superaron los resultados de los originales, ¿verdad, Loquillo? Tenemos además dos especiales y obligatorios consejos que aparecen impresos en el digipack a modo de graffitti punk. El primero es sencillo y se ha repetido hasta la saciedad, “Play Loud”. El Segundo lleva la firma de la enorme personalidad de Joe Strummer. “I think people ought to know that. We’re anti-fascist, we’re anti-violence, we’re anti-racist and we’re pro-creative. We’re against ignorance”. Tienes que ver el documental sobe su vida o la más reciente y cercana “Quiero tener una ferretería en Andalucía” para conocer mejor aún su impresionante carisma.


Además, si te sabe a poco y no andas enrolado en la mayor empresa de este país (la oficina de “desempleo”) te contamos que ha salido al mismo tiempo un espectacular box-set titulado “The Clash Sound System”. Si no te animas a hacerte con estos 5 discos por separado (te puedes saltar el “Cut The Crap” ya con Mick Jones expulsado de la banda, aunque luego Strummer se arrepintiera) esta caja es una joyita para ostentar lo mucho que significó esta banda en los 80. Lo mejor de todo es que nunca han dejado de tener relevancia en todos los aspectos. ¡Y nunca lo harán! ¡Viva The Clash!

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share