Artículos

 

14-04-2014

T. Rex, cuando los dinosaurios dominaban la tierra


1

Está muy claro que el estilo glam-rock nunca fue un género demasiado apreciado en España en su momento. Estábamos en los últimos estertores del franquismo y parecía algo demasiado transgresor para una sociedad tan anquilosada en el pasado. La gran mayoría del entonces escaso público rockero se quedaba en David Bowie, sobre todo, y en Roxy Music. Los más rebeldes recordarán también algunos dorados singles de Slade, Suzy Quatro, Sweet o Gary Glitter. Sin embargo para el buen aficionado había otros nombres fundamentales. Algunos de ellos pudieran ser Steve Harley y Cockney Rebel. Pero los nombres básicos, indispensables y seminales eran los de Marc Bolan y sus Tyrannosaurus Rex, que posteriormente acortarían su nombre acertadamente al de T.Rex. Bolan fue realmente el creador de esta tendencia y Bowie, un distinguido admirador que se sumaría a la corriente llevándola a lo más alto, aunque esto no ocurriera en nuestro conservador mercado.

Pero recapitulemos un poco. El verdadero nombre de Bolan era Mark Feld y nació en el 47 para fallecer 30 años después en plena ebullición de sus discípulos punk, tan transgresores como él. Tras singles en solitario como “The Wizzard”, en una etapa muy influenciada por Bob Dylan, se unió a John’s Children. Poco después crearía TYRANNOSAURUS REX como un dúo de folk rock marciano. En el 68 y 69 publicó tres LPs que pasaron bastante desapercibidos aunque con “Unicorn” ya se le empezó a conocer algo más. En el año 70 se decide a empuñar la guitarra eléctrica y tras el ya destacado “A BEARD OF STARS” (Polydor / Universal) con el que luego nos extenderemos, recorta el nombre a T.REX para sacar en menos de un año el más rockero aún, “T.REX”. A continuación encadenaría  cuatro años gloriosos en lo más alto de las listas, sobre todo en el Reino Unido. Temas ya inmortales como “Hot love”, “Get it on”, “Telegram Sam” o Metal Guru” y elepés ya históricos como “ELECTRIC WARRIOR” del que Universal saco también en su momento una recomendabílisima DeLuxe Edition doble con vital material añadido y con una brillante remasterización. Contenía otras joyas como Jeepster”, “Cosmic Dancer” o esa preciosa balada que es “Monolith”. El disco añadido tiene nuevas versiones del “Get it on”, pero también de “Planet Queen” o “Rip Off”, otros temas que llevaron al glam-rock al estrellato británico en esos días. Otro tanto sucede con el también inolvidable “THE SLIDER”. “Tanx” mantuvo el tipo en el 73 pero después llegó la decadencia, la separación de su mujer y el acercamiento a Gloria Jones, autora de la mítica “Tainted love” que popularizarían otros admiradores de Bolan como Soft Cell. No faltaron unos intentos por reverdecer laureles girando incluso junto a unos incipientes The Damned. El 6 de septiembre del 77, y con
Gloria al volante, un accidente automovilístico le quitó la vida. Para colmo de desgracias sobre este grupo maldito, Steve Took moriría en el 80 a consecuencia de su afición a las drogas y al año siguiente le sucedió lo mismo a Steve Currie. No importaba ya. La semilla ya estaba plantada y el paso del tiempo ha hecho relativa justicia a este gran y transgresor creador. Por eso ahora podemos disfrutar también de dos nuevas DeLuxe Edition ampliadas que conviene analizar y, sobre todo, escuchar con atención pues ya son grandes discos con muchos singles de éxito que contribuirían a crear la leyenda. Leyenda todavía viva pues está a punto de estrenarse “20th Century Boy”, nuevo musical basado en la controvertida existencia de Marc Bolan y sus T.Rex y que seguramente servirá de gancho para algunos inquietos representantes de nuevas generaciones.

    “A BEARD OF STARS” (1970)

Para muchos “Unicorn”, del 69 ya era un gran disco y uno de los clásicos del grupo. Took dejó ya el grupo por problemas serios con las drogas y en su lugar entró el importante Mickey Finn. La creación y elaboración de “A BEARD OF STARS” fue ciertamente problemática y prácticamente la llevó Bolan en solitario. Conforme iba avanzando la grabación, además, fue abandonando la guitarra acústica y empuñando con ganas, y saña por momentos, la Fender Stratocaster. Aún con toda esta problemática, se convirtió en su obra de más fácil escucha hasta el momento y la que alcanzó por fin una cuota de mercado mucho mayor. El hit indudable del trabajo es “By the light of a magical moon”, un gran single con sus inflexiones vocales características y con buenos punteos eléctricos. Pero el disco cuenta con muchas más golosinas a analizar. Es el caso de esos aires alucinados y las acústicas de “A day laye”. En “Pavillions of suns” surgen esas primeras guitarras eléctricas y esos particulares y extáticos bongos. Las eléctricas suenan realmente ácidas en “Lofty skies” y acaban a tope de explosividad en “Elemental child”. Los temas extra en la DeLuxe Edition son 33, de los cuales 16 son totalmente inéditos. Tenemos caras B como la estupenda melodía de “Find a Little Wood” y muchas demos, instrumentales y out-takes alternativas. Destaca el sonido de la primera versión de “A day laye” o la irrepetible “Wind Cheetah” que cierra el primer compacto con mucha psicodelia y llamativos aires orientales.

   “T.REX” (1971)

Bolan estaba ya imparable. Previamente a este LP había arrasado en las listas como “Ride a white swan”, ya con el nombre recortado. Currie regresó a la banda y entraron Bill Fyfield y los populares ex Turtles, Howard Kaylan y Mark Volman. Marc se había casado con su nueva mujer, June y creó un disco de gran dulzura y que entra como la seda. En esto también ayudaba cada vez más la producción de ese hombre clave en el género que es Tony Visconti y que ya había producido “A Beard Of Stars” y que acaba de hacer lo propio con el nuevo y destacado “Solar Secrets” (Gaztelupeko Hotsak) de nuestros Capsula. Además adquirió también su atractivo look que le convertiría en “El Rey del Glam” al que luego cantaron Alaska y Dinarama. Tenía preciosidades mayormente acústicas como “The visit” o “The Wizard”. También esa maravilla bucólica con cuerdas que es “Diamond meadows”. Sorprendía con los toques doo woop en las voces tarareadas de “One inch rock”. Tampoco se olvidaba de su lado más rockero y eléctrico con “Jewel” o “Is it love?”. Además fusionaba a la perfección las cuerdas y las guitarras eléctricas en un tema tan especial como “Beltrane walk”. El final era para la espiritual y muy hermosa melodía de “The children of Rarn”. No es nada extraño que para “fans” como Morrisey, el polémico cantante de los seguidores de T.Rex, The Smiths, este sea el mejor disco de toda su destacada trayectoria. Aquí los extras son “sólo” 24 y una docena de ellos totalmente inéditos. Por supuesto están encabezados por ese gran single del despegue comercial que fue la contagiosa y alegre “Ride a White swan”. También aparece en dos versiones la cara B del single, ese “Summertime blues” de Eddie Cochran. De la BBC Radio One tenemos buenas versiones de “Jewel” o “Beltrane walk”, además de una extensa “Woodland bop medley”. Además demos caseras y eléctricas, tomas alternativas y, como ya hemos dicho, bastantes inéditos totales.

Ambos traen unos preciosos libretos de 24 páginas con las letras, todos los créditos, impagables fotografías en color y en blanco y negro, además de los textos del experto Mark Paytress. ¡Un acabado a la altura de las obras y de sus autores! 

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share