Entrevistas

 

06-04-2015

Supersiders, medicina en forma de hammond y Voxx Phantom


1

Ajenos al Xixon Sound y el indie que en los noventa tuvo tanto calado en su tierra, Supersiders son un quinteto asturiano abigarrado de garage y rock and roll enfermizo que estos días ve publicado nuevo EP.

Supersiders inician sus primeros pasos en el 2010 en Gijón. ¿Cómo fueron esos inicios de la banda?

Pues como casi todas las bandas que se montan cuando ya empiezas a tener algo de experiencia. La formamos tres amigos del barrio de Xixón, El Coto, que veníamos rebotados de otras bandas, y aunque cada uno musicalmente era de su padre y de su madre, la afinidad musical era total. En ese momento lo que se destilaba por nuestra villa marinera entre la gente con ganas de dar la nota eran combos de blues-rock y versiones pop rock, que nacieron a la sombra del Savoy Drinks & Music.

Me imagino que en esos momentos vuestros temas irían encaminados a hacer versiones. ¿Cuál era al grupo que más versionabais?.

Pues sí, todavía estábamos en el proceso de empezar a dominar medianamente solvente nuestros instrumentos. Compositivamente estábamos algo verdes. De hecho empezamos la banda con un ramillete de versiones de los Flamin’ Groovies, no nos estrujamos mucho las neuronas. Creo que escogimos cuatro o cinco del Flamingo y del Teenage Head.

La formación de Supersiders ha sido estable desde el primer momento o ha habido cambios. ¿Cómo se asumen esos cambios dentro del grupo?

Pues te diremos, por la banda han pasado más baterías que en Spinal Tap. Creo que han pasado como unos seis, un guitarra solista que fue sustituido por Iván (cambiamos guitarra solista por teclas) y dos cantantes. De los miembros originales sólo quedan Roxu como guitarra y Chusín a las 4 cuerdas. Iñaki que fue el otro miembro fundador, a las voces, se bajó el año pasado en marcha y ahora tenemos a Raúl (Tod Tomorrow) como punta de lanza. Los cambios se asumen con naturalidad, no queda otra, porque sino la cosa ya hubiera ido a pique hacía mucho tiempo. La primera etapa, rollo Boogie Rock band con algún toque psych-folk, vamos los putos Flamin’, nos duró dos baterías, de aquella época nos quedamos con unas gotitas psych-folk. Con la llegada de Txetxar (batería de Aerobitch-Discipulos de Dioniso) hubo que dar un giro hacia el Garage Rock en su vertiente más energética. Su tremenda pegada y personalísima manera de zurrar a la batería subió las revoluciones de la banda. Teníamos un pie en Detroit y otro en Australia. Aprovechamos que teníamos un sonido tan contundente, para meter un amigo ultra tocón, Adolfo, a la guitarra solista y dar cera de la buena durante casi un año. Es en esta época dónde empiezan a gestarse nuestras primeras composiciones. Con la marcha de Adolf y Txetxar, llegaría a la banda en el 2012 Iván y Chalo, a los teclados y baterías respectivamente. Es cuando el sonido de la banda queda finalmente perfilado. Se da la última vuelta de tuerca y se vuelve a poner un pie en los sonidos más teenagers de los 60 y otro en las bandas revivaleras de los 80.

Sois un grupo en donde los sonidos de garage están en máxima efervescencia, con influencias de los sesenta, del revival de los ochenta pero con vuestra propia personalidad en vuestros sonidos. ¿De qué manera han trabajado Supersiders estos sonidos garageros?

Pues un poco por pura supervivencia y adaptación al entorno. Tras pasar tanta gente por la banda, con gustos tan dispares, había que buscar los lugares comunes a los que agarrarse. Desde el principio todo fue bastante traumático, sin la más mínima estabilidad para desarrollar la personalidad de la banda de una manera fluida. Tampoco la banda tuvo nunca un carácter personalista, vamos, al servicio compositivo de nadie en particular.  Se trabajó más como una comuna hippie  autogestionada donde la gente va y viene. Todos los que pasaron dejaron su granito de arena, y así nos quedó la playa y la erosión de los acantilados. Nunca fue premeditado buscar este sonido y por casualidad así nos quedó como bien reseñas: clarísimas influencias de los 60 y del revival de los 80. Sonidos que por otro lado nos apasionan a todos, como el power pop, folk, 50’s, 60’s, pop, hard rock, rock’n’roll, soul, surf, instro, freakbeat, punk rock…vamos, todo lo que se la pone dura a un adolescente de bien y debería haber bailado en la pista y atormentado a su familia y vecinos en repetidas ocasiones.

Vuestro primer tema debut vino dentro de un EP recopilatorio de grupos de Gijón, "One I need", un tema de fuzz y hammond endiablado. ¿Cómo afrontasteis esta primera grabación del grupo?

Pues el tema ya lo arrastrábamos de cuando Txetxar y Adolf y era más high energy que dormir abrazado a una garrafa de gasolina fumando un pitu. No pegaba con la nueva idiosincrasia de la banda y tampoco nadie se molestaba en darle un nuevo enfoque para que funcionara, pero el cabrón sobrevivía como una lapa pegado a un acantilado a viento y marea. No había mucho repertorio y algo teníamos que tocar. De aquella andaba despistado por la banda un chileno llamado Pelayo como segundo guitarra, consumidor compulsivo de freakbeat, psychodelia y grupos freakes de Europa del Este de los 60-70 y cambio el riff básico del tema, luego cogió y dejó la banda para andar tirado por Europa de guía turístico de jubiletas, sabemos que ahora tiene fijada su residencia en Estoril, nada bueno andará haciendo. Le echamos mucho de menos. El resto de la magia se encargó de ponerla Ángel Kaplan en el estudio y quitar toda la paja, para darle un tema de garage punk a los chicos de Music Saved my Life con el que atronar los oídos de sus futuros compradores.

¿Teníais claro desde un principio que para la grabación del primer EP del grupo seria en los Estudios Circo Perroti?

Alguno lo tenía bastante claro, otros no tanto. Qué sería de una banda sin las discusiones cuando llega la hora de tomar una decisión vital que puede marcar el devenir de su destino. Por suerte se tomó la decisión sin que nadie se bajara del barco en marcha, y la banda entró al completo a grabar con Jorge. Después de la grabación, Iñaki  el cantante, abandonaría a su hijito sin mirar atrás.

¿Cómo fue esa grabación de estos tres temas con la conexión de Jorge Explosion en Circo Perroti?

Sin sorpresas, pues fue como tenía que ser, como anillo al dedo. Lo sorprendente en una banda de rock, es que se tome la decisión correcta. El trabajo como ingeniero y como productor que llevó Jorge Explosion fue de sobresaliente.

Un EP de tres tema que empieza con "Raining in Town" una pieza garagera llena de guitarras abrasivas y farfisa de altos vuelos con un ingrediente psicodélico. ¿Qué me podríais decir de este tema?

Pues fue el primer tema con el que empezamos a trabajar el sonido actual de la banda. Muy americano, rollo Nuggets. Cuando empezamos a bocetarlo nos dijimos que el primer tema de esta nueva etapa tenía que  ser un pepino marca de la casa, nos conjuramos. El Roxu trajo una progresión de acordes ultra garagera, que sonaban de la hostia, una guitarra más afilada que la hoz de la propia muerte, pero nada cerrada, para dar rienda suelta cada uno con su instrumento e ir enriqueciendo el cocido aportando nuevos ingredientes en la medida que cada uno viera. Iñaki fue perfilando una melodía super Chesterfield Kings, Chusin se encargó en hacerle una letra autobiográfica con el grupo a modo de exorcicio por los miles de bandazos hasta el momento. Iván en ponerle un sonido directo, chirriante farfisero ultra acido, de los que te dan gana de dar de lametazos sin parar y Chalo unas baterías sacadas de un puto garage en Texas en los 60 y panderetas como para una boda gitana. Jorge le metió un gol por la escuadra al tema con el solo de armónica. Fue el que menos nos costó grabar, llegar pimpampum propuesta. Ed Wood estaría orgulloso de nosotros.

Continuamos con "Un chico enfermo" donde de nuevo los sonidos de garage están relucientes en castellano.

En este teníamos la idea del tema, el estribillo y que tenía que ser en castellano. Un tema garaje punk por el libro, sin mayor complicación. Pero la letra de las estrofas no acababa de cuajar. A un ensayo nos llegó Chalo con una letra escrita sobre un trozo de un menú (menuscrito) arrugado y a partir de ahí desarrollamos toda la infección de la enfermedad sobre el tema. Coser y cantar. Como anécdota, y después de que se grabaran las bases y meter la letra, nos llegó Jorge con la cantinela de que un tema que empieza con la frase lapidaria de “Soy un puto animal”, debería de llevar más guitarras fuzz y más fuzz que se le metió, claro.

De "Baby blue" todo un sorpreson, os sumergís excelentemente en los sonidos del Psycho-folk, o sea un tema a caballo entre el beat y el folk acido.

Este tema surgió como un cruce bastardo entre un tema de Dylan, destrozado por los primeros Chesterfield y arreglado por la Chocolate Watch Band. Luego de tan palote que andaba el Roxu con el tema, un día nos vino con ese riff psychodelic, heredero de nuestra primera etapa Flamin’. Estaba claro que cuando entráramos a grabar, lo rematábamos con una guitarra de 12 cuerdas.

Al mismo tiempo del debut en disco de SuperSiderS sale una nueva discográfica llamada Music Save My Life. ¿Se podría decir que es un doble debut?

En realidad es al revés, nuestro debut como banda viene de la primera referencia de los muchachos de Music Saved My Life (Pelayo & Txema), “XixonnotSound” al que aportamos “One I need”. De ese primer revolcón surgirá nuestro primer trabajo, el ep “Raining in Town”

¿Para cuándo un primer disco de larga duración de Supersiders?

De momento y con un nuevo cantante en la formación que además vive en León y ensayamos cuando cuadra todos juntos, no nos planteamos entrar a grabar un disco. Aunque nos encontramos en un momento dulce compositivo, con dos temas nuevos montados y otros dos a punto de entrar en la fragua. Nuestros planes pasan por entrar a grabar cuatro temas a finales de año para sacar un single o un EP.

¿Cómo encontráis la escena garagera nacional en estos momentos?

Pues una escena de la que continuamente salen bandas con ganas de currárselo a sabiendas de que somos cuatro cantamañanas desperdigados, pero con unas ganas de dar el cante a prueba de bombas. Por ejemplo, bandas que vienen pisando fuerte aquí en Asturias como Los Ignorantes, Chili Head Quintet o los Unga Bungas; Los Glurps de Valencia, The Vertigoos, su debut nos gusta mucho, clásicos como Wau y los Argh, Doctor Explosion que ahí siguen dando la brasa…

En cuanto a las presentaciones en directo de este disco. ¿Qué fechas nos podéis confirmar?

Mayo 09 en Xixon con los Tupper y los Chili Head Quintet

Junio 18 jueves en El Electric Lady LandFest 2 con Radio Birdman

Junio 26 en el Telva de Sama de Langreo más banda por confirmar por las Fiestas de San Pedro.

Julio en Torrelavega con los Tupper fecha Pdte. de confirmar.

 

Autor: The Profe

Bookmark and Share