Conciertos

 

25-10-2012

Subsonics. Siroco, Madrid


1

Lleno hasta la bandera, a reventar estaba la sala. Tanto, que los que no llegamos a primera hora sufrimos calor, incomodidad y poca visibilidad. Había ganas por ver a los de Atlanta y se notaba. El inclasificable Clay Reed, la encantadora Buffi Agüero y el sobrio Shane Pringle tomaron posiciones y la tormenta sónica comenzó.

Subsonics venía a presentar “In the black spot” y vaya si lo hicieron, puesto que este fue el pilar fundamental de su set list. La primera parte se basó en temas concisos e hirientes, donde la guitarra chirriante de Reed comandaba la nave. El bajo de Pringle sonaba grueso y profundo y la batería de Buffi primitiva y estimulante. Para los no presentes y que deseen una descripción (pobre y limitante, como todas)  de lo que allí sonó: como una Velvet más garajera o como unos Cramps más arties. La segunda parte estuvo más cargada de temas lentos, incluyendo una chirriante versión de Marvin Gay: “Hear through the grapevine”.

Hasta aquí la reseña más objetiva y descriptiva que puedo hacer. Porque apenas el tema “Frankestein” me sacó del letargo. Algo fallaba. No vi comunión ni entrega, ni por parte de la banda ni por parte del público. No ví sudor ni berridos ni puños en alto. Ví una banda a piñón fijo y un público que apenas se movía, salvo unos pocos que bailaban mirándose a los pies. No sé, no es lo que yo entiendo por un concierto de rock’n’roll. Porque no sentí sangre, ni locura, ni excitación. Y al finalizar el bolo tampoco ví sonrisas ni caras de satisfacción entre la gente. Era como si no hubiera pasado nada. Una lástima, de verdad.

Fotografía: Iñaki Espejo-Saavedra 

Autor: M. A.Velaza

Bookmark and Share