Entrevistas

 

18-07-2011

Stormy Mondays, demasiado tarde para parar


1

Los Stormy Mondays son noticia internacional un día sí y otro también. Sin embargo no son profetas en su tierra. Ahora acaban de elegir una canción suya entre más de mil para enviarla a la luna. ¡Y es que se lo curran como nadie!. Los asturianos, con Jorge Otero a la cabeza, llevan ya más de 15 años nadando contra corriente y soportando tormentas y demás vaivenes del mundillo discográfico. Ello no ha sido óbice para que hayan tocado en festivales tan importantes como el Woodstock del 99 o para haber tenido el lujo de compartir escenario con Bruce Springsteen, Elliott Murphy, Slash, Joe Grushecky, Cindy Bullens o Willie Nile. Ahora, fuera de las redes de la SGAE y más libres e independientes que nunca, acaban de editar dos magníficos y dispares EPs como “Días Mejores”, en castellano y “On My Radio”, en inglés. Además se han permitido el lujazo de sacar un impresionante vinilo de color azul titulado “Radio” que engloba estos dos discos anteriores más el “On The Run” que grabaron en el 2007. Sin prisa y sin pausa han ido pues dando sus pasitos y aquí están con muchas ganas de quedarse. Están de gira presentando este espectacular vinilo y cuando leas esto, Jorge, habrá acompañado también en su gira española al gran Willie Nile. Tuvimos al simpático líder al habla.

Tocar con todos esos monstruos en directo tiene que ser todo un placer. ¿Cuéntanos que se siente, pero no es también una gran satisfacción poder sacar un vinilo tan precioso e impresionante como “Radio” totalmente por vuestra cuenta? 

Está claro que nada superará el impacto de tener 17 años y que Slash se suba a tu escenario y pida una guitarra para tocar con tu banda, pero el momento de subir yo al escenario, invitado por Joe Grushecky, y compartir micrófono con Bruce Springsteen, aunque me haya pillado menos joven, también pone los pelos de punta. He aprendido mucho de todos los artistas con los que he tocado y girado, ha sido una auténtica "School Of Rock". Es muy importante ver de cerca cómo son las giras, cómo hacer las cosas, en ocasiones también cómo no hacerlas. Y por supuesto, es un reto y una satisfacción poner mi guitarra al servicio de estos grandes músicos, en ocasiones teniendo que ponerme en el papel de guitarristas muy consagrados: Andy York, Richard Thompson, Roger McGuinn o el propio Bruce Springsteen. El vinilo "Radio" es la otra cara de mi actividad musical, con Stormy Mondays como banda totalmente independiente, después de haber cerrado nuestra propia discográfica y haber roto los lazos definitivamente con la SGAE. Me encanta tocar y trabajar de guitarrista, pero nunca podría ser un músico de sesión, lo que realmente me llena son mis canciones y mi banda. Con "Radio" y sus 180 gramos de vinilo azul transparente nos hemos quedado con la sensación de haber hecho algo "de verdad", que además nos conecta con la vieja generación del rock y los LPs con los que crecimos. El formato importa. 

En todo este tiempo de singladura os habéis tenido que sentir más de una vez desmoralizados. Mucha gente aquí no conoce a los Stormy Mondays y fuera tenéis el respaldo del mismísimo Boss, Willie Nile o Joe Grushecky. ¿Ha habido ganas de tirar la toalla en más de una ocasión? 

Ha habido momentos mejores que otros. Tener nuestra propia discográfica fue una gran idea y un gran aprendizaje, pero todavía lo estamos pagando -literalmente-. Nos esforzamos mucho, tanto en nuestros discos como en los que editamos de Elliott Murphy. Un día nos dimos cuenta de que Elliott vendía siempre el mismo número de discos, aunque cada vez iba más gente a los conciertos, y las cuentas no salían. También nos dimos cuenta de que la discográfica nos había distraído totalmente de la música, y decidimos centrarnos de nuevo en Stormy Mondays. No nos resultaría posible tirar la toalla porque, como canta Van Morrison, "it's too late to stop now". Si hay momentos bajos, nosotros soñamos con días mejores. 

Previo a la salida de “Radio” habéis publicado dos EPs claramente diferenciados. La principal diferencia entre “Días Mejores” y “On My Radio” es la utilización del castellano y el inglés. ¿”Días mejores” está más centrado en las historias que queréis contar y “On my radio” tiene mayor trascendencia en la parte musical? ¿A qué responde esta dualidad?

En su día nos lanzamos a la aventura de hacer rock en castellano después de años cantando en inglés porque estábamos cansados de que la gente viniera a los conciertos y no entendiera las canciones; necesitábamos conectar más de cerca con el público. Cuando recuperamos la actividad con Stormy Mondays, lo más natural para nosotros era hacerlo en inglés, y no tardamos en volver al español por el mismo motivo que entonces. Así nos dimos cuenta de que algunos discos son en inglés, y otros en castellano, sin más. En cuanto a las letras, no hay una decisión consciente de que tengan mayor peso en "Días mejores", pero inevitablemente, el equilibrio entre letra y música es diferente con cada idioma. El reto era encarar el rock en español sin miedo, a pesar de que las referencias fueran otras. Supongo que al escuchar las canciones nadie piensa en Gary Louris, Wilson Pickett, Bruce Springsteen o Tom Petty, pero esas son algunas de las voces que yo tenía en la cabeza a la hora de cantarlas.

Sin embargo es una gozada la potencia de una canción como “Días mejores” o el aire soul y los lujosos vientos de “Fuego”. A mi juicio tenéis la mejor formación de la banda de vuestra historia. Especialmente el trabajo al piano y al órgano Hammond de Pablo Bertrand y la contundencia de un batería como Danny Montgomery (Ray Charles, JJ Cale,Alex Chilton, Elliott Murphy) supongo que serán un respaldo excelente para tus canciones.

Precisamente Danny, que lleva trabajando con nosotros casi 9 años, comentaba hace poco que estamos en nuestro mejor momento de forma, tanto en estudio como en directo. Contar con un batería de talla internacional como Danny es un lujo al alcance de pocos. Pablo Bertrand, para mi gusto, es el Roy Bittan español y cada vez toca mejor. Todos los músicos tienen muy claro su papel, qué tocar y qué no tocar, y además tenemos la suerte de ser un grupo de amigos y no una pandilla de mercenarios. No nos olvidemos del resto de músicos que nos acompañan habitualmente: Miguel Herrero (trompetista, percusionista y productor), Juan Flores (saxofonista) y Héctor Braga (violonchelo) podrían estar tocando con cualquier artista a nivel mundial, y su presencia en nuestros discos se nota y se agradece mucho.

También suena de miedo y con gancho una canción pegadiza y con su guapo toque épico como es “Nothing on my radio”. En este disco contastéis además con la ayuda de Igor Paskual (Loquillo, Babylon Chat). Me encantan también el solo de guitarra de “Whenever I fall”. ¿Satisfecho con el resultado de ambas sesiones?

Igor me ayudó mucho el año pasado cuando pasé por varios bloqueos creativos; supo darme alguna patada en el culo y también hacerme ver algunas canciones que tenía delante de mis ojos pero no era capaz de darme cuenta. También colaboré en su disco "Equilibrio inestable", que acaba de salir, y es una maravilla. "Nothing On My Radio" tuvo una breve existencia como canción casi punk, y floreció en cuanto cogí la Rickenbacker de 12 cuerdas y Pablo me dio el contrapunto con el piano. En el solo de "Whenever I Fall" intenté cruzar un puente entre Neil Young y David Gilmour -salvando las distancias-, que curiosamente acabó sonando un poquito a Slash... 

Parece que tenéis las ideas (y las canciones) claras. ¿Pocas canciones para no agobiar pero muchas ganas en cada tema? 

Esa es la idea. Lo importante son las canciones, y queremos grabarlas y publicarlas cuando todavía nos aceleran el pulso, y no un año después. Todas nuestras canciones se pueden descargar gratis desde www.stormymondays.com. Nos gusta poder llegar directamente a la gente a la que le gusta nuestra música. Un EP es amable y fácil de digerir. El CD nos parece un maleducado: lo pones y corres el riesgo de que esté una hora y cuarto sonando, sin darte un solo respiro. Y si llegas al final, no sabes si la canción que te gustó fue la 13 o la 14. El LP de vinilo con sus dos caras sigue siendo el formato perfecto para un trabajo de larga duración.

Un disco tiene la carretera en la portada. El otro una vieja radio. ¿Son la carretera y los viajes alguna de las temáticas que te gusta tratar en las canciones?

La carretera es un tema inevitable en el rock, como tantos otros. Estábamos hartos de cantar sobre días de lluvia y corazones rotos, y buscamos unos temas un poco más luminosos. En cualquier caso, la clave está en creerte lo que estás cantando. 

¿Es “Radio” un homenaje a esas viejas y guapas emisoras de antes? ¿Consideras cada vez más difícil escuchar buenos grupos y canciones en las emisoras de hoy en día?

Salvo honrosas excepciones, es totalmente imposible. Me cuesta creer que yo descubrí a casi todos los grupos que me gustan, clásicos y no tanto, en la radio. Hoy en día ninguno de ellos llegaría a sonar. El principal problema al que nos enfrentamos los músicos es llegar al gran público y conseguir que éste decida si le gustan tus canciones o no, y la radio solía hacer ese trabajo. Como esta revista no suena, me gustaría animar al lector a hacer un pequeño esfuerzo, abrir nuestra página web y darle al "play" del reproductor mientras lee esto.

En mis notas al escuchar los nuevos discos me han venido a la cabeza nombres dispares como los de The Band, Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, The Who, Jackson Browne e incluso Fairport Convention. ¿Están esos grupos entre vuestros gustos preferentes? ¿Qué otros nombres básicos añadirías a la lista?

La lista es interminable. El problema de citar influencias es que el resultado es siempre el mismo: las lees y piensas ¡juntando todo eso, tendrían que ser el mejor grupo de la historia! No puedo no citar a The Beatles y The Rolling Stones, aunque su impronta en nuestra música no sea muy clara. Otros nombres básicos son Springsteen, Dylan, Neil Young, Tom Petty, por supuesto The Band y The Who. Jackson Browne me encanta pero no lo veo como una influencia clara; CRAG y Fairport Convention nos quedan más lejos, aunque Richard Thompson es un genio. Tal vez estés oyendo ecos folk-rock de The Waterboys. Grupos un poco más recientes como Counting Crows, The Jayhawks y Del Amitri son básicos para nosotros. Podríamos ocupar toda la entrevista con esta respuesta...

¿Cómo están marchando hasta ahora los conciertos de presentación de vuestros nuevos discos? ¿Satisfacción garantizada? ¿Habrá más conciertos en primavera y verano?

Estamos tocando mejor que nunca, aunque la asistencia de público podría ser mayor. Cada vez queda menos gente que se anime a ir a un concierto de un grupo que no conoce, y tenemos que reconocer que pese a nuestra larga trayectoria, no hay tanta gente que haya escuchado nuestras canciones, aunque haya oido hablar de nosotros. Los que acuden al concierto salen encantados y con ganas de contárselo a sus amigos, así que seguiremos insistiendo.

¿Qué tal han sido los conciertos secundando al gran Willie Nile? La verdad es que esos finales con versiones de Ramones, The Clash o Jim Carroll dejaban exhausto y satisfecho a cualquiera.

Willie es un maestro, salir de gira con él es siempre fantástico. Los conciertos son siempre buenos, siempre divertidos, y además me puedo explayar con la guitarra mucho más que con Stormy Mondays. Creo que Willie va a empezar a venir a menudo por aquí y multiplicar su público...

Como nuestros amigos no paran de crear noticias van ahora y ganan un concurso de la NASA para enviar una canción suya a la luna. Había que preguntarles también sobre ello. ¿Qué ha supuesto para vosotros el ganar el concurso de la N.A.S.A. y aparecer en los telediarios y prensa escrita de los principales medios de comunicación?

Nosotros siempre hemos dicho que hacemos música para que la gente la escuche. Gracias a este concurso espacial, hemos conseguido que mucha gente en la Tierra escuche a Stormy Mondays. Estamos muy agradecidos por el apoyo popular en las votaciones, y también a los medios por hacerse eco de la noticia y dedicarnos su espacio y tiempo. Estamos encantados.

¿Puede ser un el empujón que os faltaba tras 20 años de arduo trabajo?

Mucha gente nos hace la misma pregunta, nosotros somos cautos, llevamos mucho tiempo en esto y nuestra carrera está repleta de anécdotas (Slash, Woodstock, Springsteen, etc.). Sí que podría ser el comienzo de ese empujón. Vamos a intentarlo.

¿Qué hay de esa posible gira por Italia?

Ya estaba prevista desde hace unos meses, tenemos ya cinco conciertos confirmados y esperamos poder llenar las 10 fechas que están reservadas. Supongo que esta noticia ayudará a confirmar conciertos y también a que los medios se hagan eco por allí...

Aunque no pase nada con estos nuevos discos, premios y logros… ¿Con ganas de seguir dándole marcha al cuerpo y de seguir pateando escenarios? ¿Hasta cuándo? 

¡Es demasiado tarde para parar! Nos gustaría, como a todo el mundo, tener más reconocimiento, pero no nos gusta nada quejarnos, ni tampoco esperamos que por sacar un disco vaya a pasar "algo". Hacemos lo que queremos, porque queremos, con la esperanza de que le guste a más gente. Sin más. Y no pensamos dejar de hacerlo. 

Alguna cosa que quieras añadir sobre todo para que quienes no os conozcan se acerquen a vuestra música o a vuestros conciertos.

Somos una buena banda, con buenas canciones, que da buenos conciertos de los que la gente sale siempre satisfecha. ¡Venid a vernos! ¡Copiad nuestros discos!

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share