Conciertos

 

16-01-2012

Slim Cessna's Auto Club & John Doe. Kafe Antzokia, Bilbao


1

Ya aviso de antemano que esta no va a ser una crónica de concierto al uso. No debiera estar escribiendo esto porque estoy de baja por una avería en el brazo derecho que me tiene jodido. Además el nivel etílico de ayer tampoco era el más adecuado para demasiados detalles. Pero el caso es que voté a los de Denver, Colorado, SLIM CESSNA'S AUTO CLUB como mejor actuación en directo del pasado año para el Ruta 66 (aunque fui el único) y este nuevo año lo han hecho todavía mejor que entonces y son serios candidatos para repetir. Volvieron a dar espectáculo total desde el arranque con los dos cantantes-predicadores, Slim y Munly, celebrando su pagana misa entre el público. Los restantes músicos les respaldaron con impetú y calidad, en especial el guitarrista (su guitarra de dos mástiles con la Virgen y Jesucristo es digna de admirar también) y banjo. ¡Brutales de principio a fin y con toda la peña arrodillada y entregada! Parecen sacados de una película de Peckinpah o de los hermanos Coen. El mejor fotógrafo de rock y gran entendido, Dena Flows (también batería de los emergentes Collider) contaba que era la cuarta vez que los había visto y esta había sido la mejor. Con eso, ya os digo todo. Cayeron muchos temas de su último y espléndido, UNENTITLED" (Houston Party) pero también del resto de su extensa y espectacular discografía.

Previamente abrió el legendario JOHN DOE, que lideró la seminal banda de punk de Los Angeles, X. Nos ofreció un gran concierto con un traje que parecía había robado de alguna antigua película de Hollywood (es actor consagrado también). Se centró especialmente en su gran último disco, "KEEPER" (Yep Roc / Discmedi) con temas de raíces americanas como la enégica "Never Enough", las más pausadas "Sweetheart" o "Don't Forget How Much I Love You" (que abre el disco con emoción) o la saltarina "Jump Into My Arms". Por momentos, gracias a la segunda voz femenina recordaron hasta a Johnny Cash y señora, sobre todo al versionar su popular y estupenda "Still Miss Someone". Brillaron mucho con él y su entrega, el delicioso pedal steel guitar de Maggie Bjorklund (con estupendos trabajos también en solitario) y el espectacular batería. ¡Gran calentamiento para una brutal velada! Ambos vendieron un montón de discos y vinilos y se fotografiaron una y otra vez con un público la mar de contento.

 

Fotografía: Denaflows

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share