Entrevistas

 

05-05-2014

Sidonie, serranos y canadienses


1

Es evidente que hay muchos músicos que no tienen abuela. Por ahí afuera teníamos a los Oasis. Aquí el que parte la pana es Loquillo. Pero los Sidonie no se quedan en absoluto atrás. Incluso con el morro que le han echado para su séptimo y rompedor disco, “Sierra y Canadá” (Octubre / Sony Music), parece que quieren ponerse a la cabeza, quizás dado que los otros ya empiezan a chochear. Había que hablar del órgano de baratillo Lowrey, de sus vicios varios, de su pasión por el tecno ochentero y de cómo harán lo que les dé la gana en sus nuevas actuaciones, entre otras cosas. Al habla el más chulo y líder, Marc Ros.


Sois un grupo con una trayectoria consolidada, en una multinacional, profesionales y con 7 discos ya. En lugar de gastaros un pastón en la última novedad tecnológica, encontráis un tecladillo vintage y montáis el nuevo “SIERRA Y CANADÁ” (Octubre / Sony Music) en torno a sus sonidos. Y vais y lo contáis. ¿Cómo tenéis tanto morro?

Es que nunca encontramos gangas de este tipo. Siempre vienen nuestros colegas músicos con alguna historia relacionada con un ampli o una guitarra de los 60 adquirido a mitad de precio y por una vez que nos pasa lo anunciamos a todo el mundo. Lo que nos hemos callado es que el disco nos ha costado más que el "Thriller" y el "Bad" en horas de estudio.

Siempre os habéis definido como amantes del pop-rock psicodélico de los 60 y los 70. Sí, también de sucesivas puestas al día de estos sonidos con Pulp, Stone Roses o Super Furry Animals. ¿Y ahora los mejores son Pet Shop Boys, Culture Club, OMD o The Human League? ¿Nos lo tenemos que creer o sólo será hasta el próximo disco en el que sacaréis otro conejo de la chistera para no aburriros?

Estas referencias siempre han estado ahí, no podría ser de otro modo dado nuestra pasión por las buenas melodías. En el pasado no podíamos citar a estos grupos de synth pop porque los mods nos hubieran linchado.

Dijisteis que os follaríais a Madonna, quisisteis ridiculizar a Javis Cocker de Pulp, os metisteis más rayas que Los Planetas o retasteis a DeLuxe a que se atreviera a mear en vuestro sitar. Por todo ello y mucho más se os ha comparado hasta con Oasis. ¿Queréis superarles en este aspecto y a otros viejos caducos como Loquillo?

A Oasis ya los superamos en su momento, tenemos más discos que ellos ¿no? Para superar a Loquillo hace falta algo más que una declaración insolente en algún medio, además, es del barrio de El Clot de Barcelona, mejor no meterse con él.


Bien es cierto que a pesar de la meada en el sitar, copiasteis a DeLuxe en la buena idea de pasaros al castellano. ¿O también fue por vagancia porque os costaba más sacar buenas historias en inglés?

La verdad es que no me acuerdo muy bien, de hecho no sé por qué nos pasamos al castellano si con el inglés vendíamos más discos y sonábamos en los 40.

Ahora, para colmo de chulería y como siempre habéis cuidado vuestra imagen os publican un libro con título Beatles como “SIDONIE, UN DÍA MÁS EN LA VIDA” (66 RPM Edicions). ¡Y sólo con fotografías (casi 200) de Carles Rodríguez! ¿Satisfechos con la forma en qué os ha capturado?

¡Muy satisfechos! Especialmente en la sesión en que se me ve a mí en una cala de Portlligat totalmente desnudo. Solo puedo mostrar mi cuerpo ante la cámara de Carles, solo él sabe sacar lo mejor de mí.

¿Recomendáis este libro para fans de la música, aparte de vuestro grupo, claro, o mejor para fans de la fotografía?

Recomendamos este libro a los fans de No Direction, de Mario Vargas Llosa y del Spaghetti Western ya que es un producto muy bien acabado que puede interesar a cualquier clase de freak.

Vuestras ex novias han mandado en varias ocasiones a sicarios del este para que os partan las piernas, sin éxito, creo. ¿Es por eso qué en “Sierra y Canadá” tratáis el amor entre robots, por qué no os atrevéis a citar nombres de chicas que puedan volver a atacaros?

Exactamente por esto. En El Incendio me llegaron a obligar a escuchar la discografía entera de ACDC mientras me torturaban (En Guantánamo solo ponían Highway To Hell) por eso recurrí a estos dos robots de nombres extraños.

¿Hay mucho esfuerzo en estas nuevas letras o sólo os habéis conformado con copiar textualmente a Isaac Asimov, Ray Bradbury o Phillip K. Dick?

Hay mucho esfuerzo en copiar a Asimov, Bradbury y a Dick y una gran elegancia para que no se note. Nuestra clase llega a tal extremo que acabamos citando las fuentes.

Volviendo al tema de la chulería y de la imagen. ¿El destacado tema del nuevo disco, “Yo soy la crema” es una afirmación total o es una “fina ironía” a algún “colega” del mundillo?

Yo Soy La Crema va dedicada a ese personaje que se mueve por el barrio de Gracia en Barcelona o en Malasaña en Madrid y que tiene grandes proyectos artísticos en marcha, la mayoría sin acabar y se queja constantemente de que el mundo no lo entiende. Ese personaje no acepta su mediocridad, al contrario, se cree un genio y siempre te lo recuerda los sábados por la noche, cubata en mano y escupiéndote en la oreja.

Con la excusa de la frescura y de la novedad os ponéis a grabar casi sin ensayos previos y un poco a la aventura. ¿Os va el riesgo y la experimentación o es sólo pura vagancia?

Nada de vagancia, me levantaba cada día temprano y me ponía a grabar las maquetas en una aplicación de mi iphone hasta la noche. Siempre me ha sorprendido leer en las biografías de Bowie que en muchos discos de mediados de los setenta llegaba al estudio con las canciones si terminar. La vagancia solo se la pueden permitir los genios.

No obstante un temazo contagioso y bonito como “Las dos Coreas” es difícil de crear a base de improvisación. Me encanta también la cruda pero real letra que dice: “Siempre hay uno que ama más que el otro. El miedo os mantiene juntos si lo llamáis amor. El miedo ha decidido por los dos” ¿Cómo se gestó una joyita como esta?. Además, ¡sincérate! ¿Te ha tocado amar más que la otra parte en alguna relación? ¿Es duro, no?

A nosotros también nos encanta este tema. La inspiración de la letra viene de un libro de Sándor Márai que se llama "La mujer justa" (cito otra vez las fuentes) y en lo musical reunimos a Krafwerk a The Doors y hacemos un guiño a Joy Division. Todas las relaciones son difíciles, amar más que el otro es duro pero sentir que te aman más de lo que amas tú también es duro. Me preguntan por qué no hago otro tipo de letras, de letras que no hablen de las relaciones humanas y la verdad es que no sé cómo pararlo, es un tema interminable. 

Siguiendo con el tema. El precioso estribillo y el aire melancólico a lo O.M.D o Depeche Mode de “Sierra y Canadá (Historia de amor asincrónico)”, la ternura y los coros de “La noche sin final”, el colchón de teclados y el estribillo pop de “Gainsbourg”, la calma despedida con “Hiroshima mi amor”… Parece que habías escogido el lado más melancólico y romántico (y el menos fiestero) del tecno de los 80. ¿En el fondo sois unos románticos y no tan duros como queréis aparentar?

Veníamos de El Fluido García que era un disco "fálico". Este es un disco más femenino pero lo que tienen en común todos nuestros discos es que son románticos. No me considero nada duro, nunca me he metido en una pelea y no puedo ver "El resplandor" porqué me da miedo.

También es cierto que no decís adiós del todo a vuestro amor por el pop psicodélico. Algunos de los temas más electrónicos tienen ese espíritu y “Un día de mierda”, por ejemplo, tiene una preciosa melodía muy Beatles. ¿Las cuerdas se las habéis robado a The Verve?

Efectivamente, pero recuerda que Richard Ashcoft lo robó a su vez de una versión instrumental de "The Last Time" así que al final hemos copiado a Jagger y a Richards, como siempre. Es la canción con más referencias clásicas que hay en el disco, también escucho al Bowie de Hunky Dory, a Elton, a la ELO o a Brian Wilson, si me permites.

En vuestras variadas letras circulan “El apartamento”, Wham, “Hiroshima Mon Amour”, “El Martirio de San Sebastián” o “Gainsbourg”. ¿El saber y la cultura no ocupan lugar o es para no mojaros más en vuestras historias? 


Es como un juego, dejas caer estos nombres para compartirlos con el oyente. Hay una canción de The Divine Comedy que se llama "The Booklovers" que está escrita con nombres de escritores, es una de las mejores recomendaciones que me han hecho nunca.

Y ahora a girar y a improvisar en directo. ¿No será un poco difícil trasladar el particular y elegante sonido de este disco a los festivales y festejos de verano? ¿Con qué formación os vais a poner en marcha y decidnos dónde se pueden informar vuestros fans de lugares, fechas y demás?

Ha sido uno de los discos más difíciles de ensayar para llevarlo al directo. Nos ayudan Edu que había estado en la Habitación Roja y actualmente está con Partido y Marcel que había estado en Selenitas y Els Trons. Después de pasar horas y horas en el local podemos ofrecer unas interpretaciones muy dignas de las canciones de Sierra Y Canadá.

Por último. ¿Cómo lleváis vuestra página web, www.sidonie.net? ¿Tenéis materiales exclusivos de interés para vuestros seguidores? ¡Animad a la gente a que se pasen por ella o, mejor aún, a que se pasen por uno de vuestros conciertos! 

Nuestra página web ha sido renovada hace poco, allí encontraran de todo y cada cierto tiempo la vamos actualizando. Estamos muy activos en redes sociales y no paramos de dar conciertos, no sé de donde saco el tiempo para responder entrevistas, esta la he respondido porqué ha sido diferente e hilarante.

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share