Entrevistas

 

26-05-2014

Sex Museum, haciendo temblar la ciudad


1

Sex Museum regresan con su enésimo álbum de estudio, un trabajo que mantiene la pasión por los sonidos de siempre y la afición por unas canciones que crecen tras diversas escuchas. “Big City Lies” incluye dos nuevos temas cantados en castellano, un instrumental ecléctico y mucha energía que en directo debe sonar electrizante. Fernando Pardo resuelve nuestras dudas.  

Puede parecer algo tópico, pero me interesaría conocer el origen del título. ¿Hace alusión a Madrid?

Sí, vale para Madrid o cualquier ciudad grande a la que llegas virgen e ilusionado, pensando que tendrás tu oportunidad y encontrarás tu hueco, porque tú lo vales, porque eres cojonudo y tienes un montón de energía y vienes a poner los puntos sobre las íes. Luego te das el hostión, te deprimes y te gastas todo el dinero de tus padres y odias a todo el mundo, empiezas a hacer comentarios anónimos de odio en los blogs de tus amigos a los que envidias y detestas en secreto. Para evitar este síndrome del “talentoso que no llegó a nada y se quemó” recomiendo ver La ciudad no es para mí, con Paco Martínez Soria antes de emigrar del pueblo a la gran ciudad o Vente a Alemania, Pepe con Alfredo Landa antes de irse a buscarse la vida al extranjero. Las dos son del gran Pedro Lazaga. Nuestro disco va de eso, pero en moderno y en su mayoría en inglés.

Musicalmente los once temas deambulan nuevamente por ese sonido propio que la banda ha acuñado a lo largo de estas décadas. Pero llama la atención la inclusión de dos temas en castellano.

Tocaba hacerlo, aunque solo fuera por hacer que Miguel, nuestro cantante, creciera un poco más. Le ponemos pruebas continuamente para ver si merece o no seguir siendo nuestro vocalista. Sin él podríamos ser un grupo instrumental cojonudo y lo sabe. Esta vez puede estar tranquilo porque ha conseguido pasar la prueba.

Uno de ellos, “Judde Sill”, me ha interesado por dos motivos: el título ya declara a quien va dedicado y, por otro, el ritmo tan bailable que incluís.

Somos de bailar, nos levantamos bailando, bailamos en el metro, en los camerinos, cuando nos meamos o en las fiestas familiares cuando mi madre no mira. Y sobretodo somos seguidores de las ideas de Friedrich Nietzsche, especialmente de una de las frases de “Así Habló Zarathustra” que dice "…y consideremos perdido cualquier día que no hayamos bailado alguna vez, y consideremos falsa cualquier verdad no acompañada por una carcajada..." ¡Bailar y reir!

 El instrumental “Huevos de Santo” es una mezcla de rock progresivo, psicodelia, en la onda de bandas como Triana o Smash.

No sé, a nosotros nos sonaba más a tecno-pop ochentero. La volveré a oír con más detenimiento.

 ¿Cómo os repartís la actividad y el trabajo entre Coronas, Corizonas, Sex Museum, tu actividad como productor…?

Lo hacemos con drogas y periodos de ayuno voluntario. Solo así podemos aguantar el ritmo constante y la incertidumbre de la vida del músico. Las drogas suelen ser derivados de la anfetamina para subir y opiáceos para bajar, mezclados sabiamente hasta encontrar un “sano punto de equilibrio” para aguantar despiertos horas y horas. También, cuando nos pilla de viaje y se nos han acabado las reservas, le damos al licor de café y a la marihuana o al Red Bull y al Myolastan, Lorazepan o Diazepan. Lo que encontremos en cada sitio. Luego cuando empezamos a ver y a oír cosas raras, hacemos ayunos totales de un par de semanas bebiendo solo zumo de remolacha y como nuevos.

Veo que el disco ha sido producido por Fernando Pardo y publicado por Tritone y Sony Music. Explícanos cómo va el tema de edición, promoción, distribución… Supongo que estar en una multinacional ya no es como hace veinte años.

Es una licencia, la grabación del disco la pagamos nosotros y ellos se encargan de edición, promoción y distribución. Es con diferencia el mejor trato que hemos encontrado, sin esclavitudes, sin clausulas leoninas ni porcentajes del dinero de los conciertos. Quien nos diría que a estas alturas íbamos a ser más libres sacando los discos con una multinacional que con una independiente…

 En quien os inspirasteis para componer “Odio”.

Es para esa persona que no consigues alejar de tu vida aún cuando sientes que es puro veneno para ti. Siempre suele haber alguien cerca así, aunque con la edad hemos aprendido a mantenerlos lejos, los ignoras, haces como que no están y acaban desapareciendo. Yo tuve durante años lo que mi madre llamaba “mi amigo imaginario”, se llamaba Marcos, y la verdad es que nos llevábamos fatal. Siempre me estaba dando órdenes en plan: mata a tu madre, fóllate a la vecina, quema la casa… La canción va para él. Con el tiempo y un poco de medicación, desapareció.

Para finalizar, no hay versiones como en anteriores trabajos.

Habrá que sacar un single o un EP con versiones entonces.

 

Fotografía: Thomas Canet 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share