Conciertos

 

09-04-2014

Pony Bravo. Planta Baja, Granada


1

Completo el aforo de la sala, ocupaban las primeras filas jovenzuelas endomingadas que no pararon de bailar los rítmicos compases del quinteto sevillano. Contemplándolas, me asaltaba la duda de si las chicas estarían empapándose de la comprometida soflama que es parte fundamental del discurso de estos irreverentes caballitos, o su disfrute era meramente físico. No profundizaremos en estas disquisiciones un tanto retorcidas, y nos quedaremos con la siempre agradable noticia de que una banda con tanto que contar siga manteniendo potente capacidad de convocatoria. Centrado el bolo en la presentación del notable “De Palmas Y Cacería” uno de los mejores discos nacionales del 2013, reforzado por temas de su anterior “Un Gramo De Fé”, completaron estos artistas de la caricatura social y el absurdo vital un concierto rítmicamente imparable, donde se ven a las claras sus costuras musicales, tejidas en ese periodo que va del 75 a los primeros años de la década de los ochenta. Aparte de su muy evidente deuda con la no wave neoyorkina, de la que toman esa bastarda manera de entender el funky (ESG, Bush Tetras me vienen a la mente) dejaron clara sus preferencias en sendas versiones interpretadas con rabia, reivindicación y mucha convicción: “Roadrunner” de los Modern Lovers y un muy acelerado “Whip It” de Devo. Puestos los puntos sobre las íes, no faltó en su discurso la crítica al orbe político en “Cheny”, a esa contumaz y absurda trasformación de nuestras ciudades en parques temáticos en aras de la bonanza económica (“Turista Ven A Sevilla”) o a el voraz apetito de las grandes esferas económicas en “El Político Neoliberal”; Broche de oro a petición popular con ese magnifico sainete de la escena musical patria que tiene por título “Mi DNI”. Realmente brillantes mezclando sesudo mensaje social, dosis de humor y baile sincopado.

Autor: Manuel Borrero

Bookmark and Share