Entrevistas

 

03-03-2013

Personal belongings, opiniones personales


1

Muchos músicos buscan que su música tenga “Personalidad” (que según la RAE son las “características o cualidades originales que destacan en algunas personas”) y no lo consiguen; etiqueta tras etiqueta huyen del cartel de “recuerdan a…”. No es el caso de los protagonistas de esta entrevista, Sofía Trenor y Nacho Madero, Personal Belongings, poseedores de un estilo propio, marca registrada de la casa. Quizás sea esta la razón de que sus temas se incluyan en varias BSO, o quizás lo sea de su reconocimiento pausado en constante ascenso. Quizás. Lo único que verdaderamente puede afirmarse de ellos es que convencen a la primera escucha. Después de casi un año con su último disco en el mercado, han concedido esta entrevista a Sonicwavemagazine.com:

A pesar de que vuestro último disco The cementery of lost shocks, parece contener varias ideas creativas dentro ¿podríais explicar si es así o si por el contrario sigue un pensamiento unitario en su creación? Estilo, temática,…

En el primer disco predominaba la melancolía. Este es un disco mucho más alegre y dinámico. Por supuesto siempre hay estilos o giros que se repiten porque forman parte de la identidad del grupo. Sobre la temática de las canciones, cada canción es como un “hijo” nuevo, parecido pero diferente a los otros.

Entre el primer y segundo disco el estilo de vuestra música es muy similar, excepto porque en el segundo la voz comparte protagonismo con las instrumentaciones y las armonías. ¿Podéis explicar esta evolución?

Quizás en este disco la parte instrumental tiene más protagonismo que en el anterior. Nacho va evolucionando en su forma de producir que no siempre es igual y ambos vamos cambiando la forma de componer. Hemos tenido la suerte de colaborar con musicazos que han aportado su granito de arena a este disco, por ejemplo Jaime Zelada con su piano. Quizás eso le haya dado más empaque a las canciones.

De vuestra música han dicho que es elegante, que bebe del folk, del indie, del jazz,…De todas las etiquetas que habéis escuchado o leído sobre el sonido de Personal Belongings, ¿hay alguna que os parece más acertada o que os gusta más?

A Nacho no le gustan nada las etiquetas, nos peleábamos cuando subimos las canciones en iTunes a la hora de poner una categoría. Cada uno tiene sus influencias pero quizás podemos meterlo en el cajón desastre del indie, que no significa nada en concreto y todo en general. Si fuera un coctel yo diría que es un poco de folk, pop, otro poco de swing, incluso de jazz; todo mezclado pero no revuelto.

A pesar de que los diez temas del nuevo disco oscilan entre un carácter alegre a uno más íntimo, como el que puede escucharse desde Early Bird hasta The road less travelled, el espíritu o la sensación que destila vuestro último trabajo es de optimismo, ¿cuál es el secreto? ¿Cómo lo habéis conseguido?

El proceso creativo va con el estado de ánimo en el que estás cuando compones cada canción. Mucha gente nos dice que a los niños pequeños les gusta nuestro disco porque les calma y les pone de buen humor. Eso me encanta porque los niños no tienen prejuicios y aunque no entiendan nada de música les transmite algo positivo.

¿Cómo surgen los temas, cómo los trabajáis: la música y la letra a la vez o la música se adapta a la letra…?

La mayoría de las veces hacemos jam sessions y grabamos durante unos 10-15 minutos sin parar. Nacho normalmente compone con su guitarra y yo improviso algunas melodías con una letra que no tiene sentido. Luego escuchamos, y cuando identificamos una buena melodía y acordes, entonces yo suelo trabajar más tarde la letra en inglés. Digamos que es como jugar al Tetris, te tiene que caber la palabra en el hueco que te queda! Otras veces Nacho viene con una idea de melodía y letra de casa y la ponemos en común.

¿Qué supuso profesionalmente el disco anterior Personal Belongings y qué está suponiendo el nuevo The cementery of lost shocks?

El primer disco llegó un poco de improviso, sin quererlo, sin demasiada reflexión. El segundo disco es un trabajo más cuidado, con mucho esfuerzo y ayuda de mucha gente que siempre nos ha apoyado. Nosotros vamos despacito y con buena letra.

La última canción del disco es una versión de la famosa Nah Neh Nah, ¿Por qué la elegisteis?

Es del grupo belga Vaya con Dios, que me da muy buen rollo. Por el cumpleaños de Nacho vino un grupo de Jazz, Manouch, la cantaron y nos encantó.

¿Qué significa para vosotros como músicos hacer una versión de un tema?

Ponerle tu sellito personal a un trabajo que hace otro. Disfrutas con su canción pero la haces tuya. Y a veces hasta te crees que la has compuesto tú.

Parece que algunos de vuestros temas, (como Prince of Paradox para la película ¿Estás ahí?), se han utilizado para la televisión o el cine, ¿hay alguna particularidad en vuestra música qué hace que resulte tan atractiva para asociarla a la imagen?

Creo que cualquier canción se puede asociar a cualquier imagen. Componer para películas y series es muy divertido. Te lees el guión y luego te tiras a la piscina, cruzas los dedos esperando que le guste al Director.

¿Qué espera a Personal Belongings en el 2013?

Sería muy interesante componer para alguna serie o película. 

Autor: Esther Martín

Bookmark and Share