Conciertos

 

02-09-2012

Pablo Alborán. Auditorio Municipal, Daimiel


1

25 años cumple Daimiel en Concierto, etiqueta creada por el consistorio daimieleño para promocionarse de modo original, centrándose en la música en directo como principal escaparate de las fiestas del municipio manchego. La idea cuajó y fueron cientos de miles los espectadores que pasaron por su auditorio, construido exclusivamente para tal fin, durante lustros. Hoy en día, el concepto sigue adelante pero, como todo en nuestro país, algo mermado por la crisis. Sorprende ver que las bodas de plata de esta particular propuesta no haya disfrutado de una celebración más consistente, y no hablo de grandes fastos ni pomposos actos si no de una sencilla exposición de carteles y fotografías de los artistas que por su escenario han pasado (Status Quo, Sting, Texas, Héroes del Silencio, incluso Queen y Camarón estuvieron a punto). Un detalle con el pasado, una retrospectiva. La música sí que ha sonado, para esta ocasión, el artista seleccionado para encabezar la ristra de conciertos fue Pablo Alborán.

Horas antes de su actuación, de camino a Daimiel, el cantante malagueño anunciaba vía Twitter que iba escuchando "Paradise Valley" de John Mayer. Poco o casi nada importaría a a sus fans este detalle, pero sí dejaba claro que está abierto a sonidos ajenos. Y es que este joven músico alberga alguna similitud con el músico de Connecticut. Su predilección por el pop de vocación mainstream es fervorosa, pero resulta alagador como coquetea con el toque andalusí de su tierra, invoca al blues esporádicamente y se adentra a sonidos más innovadores, como sucede en el tema "Volver a empezar", emulando al mejor Emir Kusturica o los arriesgados Gogol Bordello. Por si esto no fuera poco, se marcó una versión de Édith Piaf.

Dos horas de recital que dejan claro que Alborán no solo es un solista al servicio de sus fans, sino que también conoce la genética de la música, investiga e indaga, y está al tanto de lo que se cuece a su alrededor. Quién sabe si no sigue los pasos de Amaral y acaba actuando en DCode o Sonorama. 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share