Conciertos

 

15-10-2013

North Mississippi Allstars. Sala Caracol, Madrid


1

Después de su última aparición el año pasado en el Azkena Rock Festival, North Mississippi Allstars llegó a Madrid para deleitarnos con “World Boogie Is Coming”, y es que el disco suena genial, pero el directo de esta banda es brutal y me quedo a medio camino.

El espectáculo lo abría Lightnin' Malcolm con su show “One Man Band” y con el que nos dejo embobados a todos los que estábamos allí, y que después acompañaría a los hermanos Dickinson en su concierto. Así que después de una media hora de calentamiento reabrían el telón el trío del Mississippi. Enérgicos, frenéticos, rabiosos e intimistas fue cómo se mostraron, pues entre ellos se percibía complicidad, compenetración y todo ello lo supieron mostrar.

“World Boogie Is Coming” sonó íntegro y sin grandes variaciones en el orden, a excepción del desorden instrumental que sobrevolaba por el escenario, los miembros intercambiaban los instrumentos, las posiciones, dejaban uno y cogían otro instrumento, lo que además hacia del concierto más rápido y mantenía mucho más la atención de todos, era impensable retirar la mirada. Luther empezó a aporrear el tambor con sólo pisar el escenario, poco después estaba tocando su particular “lowebow”, ese instrumento de cuerda cuyo resonador está formado por una caja de puros, y que no dejaba de ponerse en la boca mientras tocaban “Rollin’n Tumblin”. Cody más tarde se lucía con un solo de tabla de lavar abismal, y no fue el único, de solos e himnos se cubrió la noche.

El ambiente estaba agolpado con la banda, la sala contaba con el aforo justo y necesario para poder disfrutar del concierto sin agobios ni empujones. Un público maduro, agradable y como no!! Allí estaban los dos míticos heavies de Gran Vía , con sus banderas de North Mississippi Allstars. Así que por unas horas…estaban donde tenían que estar, porque ver a esta banda en directo es tremendo.

Para ir terminando el concierto el trío se armó entre tambores, Cody se enmascaró y nos preparon para tocar “Granny, Does Your Dog Bite” para el que se bajaron del escenario, rodearon la sala y aporrearon los tambores entre todo el público. Todos estábamos con y dentro de la banda.

No puedo destacar algo de forma desmesurada y sin ánimo de parecer “alucinada” por esta banda, porque lo estoy y con total objetividad son una banda en letras mayúsculas, suenan brutales, su actitud es humilde y generosa, pues allí estaban dando la mano a todos los que se acercaban a saludarles, y no, no se largaban del escenario hasta que el público los dejase, así que si tengo que destacar algo (obviando su talento) es lo cercanos y humanos que son. 

Autor: Cristina Snachez

Bookmark and Share