Conciertos

 

27-11-2012

Micah P. Hinson & The Junior Arts Collective. Razzmatazz, Barcelona


1

El cierre temporal de la Sala Apolo nos abocó a disfrutar del concierto de Micah P. Hinson en Razzmatazz. Una sala que no parecía la más adecuada para escuchar a este trovador torturado que canta en clave de folk rock y country. Pero lo cierto es que fue una noche inesperada, por varios motivos. Por el cambio de sala y por la actuación del propio Hinson que volvió a reconquistarnos tras su desastrosa actuación en el Palau de la Música de la que sólo se salvaron Centro-Matic. Uno de los aciertos de esta gira ha sido sin duda escoger a Timber Timbre como banda de acompañamiento. Los canadienses supieron abrazarse y abrazar la música de Hinson a la perfección. Ellos mismos telonearon el concierto, calentando el frío e industrial ambiente de Razzmatazz, lejos de la calidez de un añorado Apolo. Los canadienses Timber Timbre llenaron la sala de sonidos oscuros y opresivos, desbocando su fuerza musical en directo. Algo que demostraron sabiendo conjuntarse musicalmente a la perfección con un músico tan difícil como Hinson. Tras el desastroso espectáculo que hizo sufrir a su público y a la banda que le acompañaba en el Palau, nos temíamos lo peor. El primer momento, cuando el músico salió al escenario, pudimos observar las caras de pánico de los asistentes. Errante y distraído, parecía que le costaba acomodarse hasta que sonaron las primeras notas y todo fluyó. Sigue siendo ese cantautor desgarrado que canta al lamento y al sufrimiento, a la desesperación más profunda y al dolor más doloroso, sigue siendo él, inconstante y distraído pero esta vez musicalmente acertado, certero y directo, lanzando puñaladas sónicas que nos atravesaron el corazón. Y todo ello con una banda de acompañamiento que lo arropaba a la perfección, con complicidad y alevosía. Micah P. Hinson cantó dolor con esa voz rota y doliente. Un concierto que nos sirvió para reconciliarnos con él como músico sobre el escenario. La única lástima fue que muchos de los asistentes al concierto prefirieran pasarse el rato hablando que escuchando su música, algo que enfureció al cantante y por supuesto, a los que estábamos allí para escuchar su música. Para eso mejor quédense ustedes en casa y no nos jodan el concierto. Tuvieron su dosis de bronca de Hinson y nosotros le aplaudimos. Acabó el concierto y nos supo a poco, a los bises Hinson salió con su acústica desenchufado a cantarnos un This land is your land del gran Woody Guthrie, historia de la música, raíces y tradición, entonces si, se hizo un silencio respetuoso y disfrutamos de un Hinson recuperado para la música en directo.

Fotografía: Ramona Lowlands

Autor: Anabel Vélez

Bookmark and Share