Entrevistas

 

24-03-2014

María Rodés, copla y folklore con guitarra eléctrica


1

El último trabajo de María Rodés viene cargado de antiguas novedades. María canta copla es una apuesta arriesgada que funciona como si el folklore siempre se hubiera tocado con guitarra eléctrica. Recién comenzada su gira explica su proyecto a Sonicwave.

¿Qué tiene la copla que le has dedicado un disco?

Fue casualidad: hace 7 años tuve la idea de hacer versiones de canciones que se hubieran hecho populares en películas antiguas, como “Moon River” cantado por Audrey Hepburn, un tributo a cantantes- actrices que me inspiraron de pequeña. Se lo comenté al productor cuando grababa mi disco Una forma de hablar. Le gustó la idea pero me sugirió que la hiciera en español, más cercano. Dejé pasar el tiempo porque, curiosamente, me veía cantando ese tipo de música en inglés, no en español.

¿Cuándo retomaste la idea?

Hace unos meses volví a recordarla, primero con rancheras porque estaba obsesionada con Chavela Vargas, mi cantante preferida, y definitivamente por la copla. Descubrí que detrás de una estética que al principio rechazaba, había una canción preciosa; es música que forma parte del folklore español. Cogí la guitarra, la interpreté con mi estilo quitándole el dramatismo y me encantó.

¿Qué tiene la copla para que haya atraído a más de un músico?

En mi casa no se escuchaba copla, así que yo la conocí más tarde y conecté por sus letras que, a pesar de ser tan distintas, beben de los mismos sentimientos. Estaba en un momento de crisis creativa porque pretendía huir de mi tendencia al drama y buscar otras fuentes de inspiración. Cuando recuperé este proyecto el objetivo era explorarme como cantante y arreglista,…y resulta que fui a parar a otro género que es el paradigma del dramatismo. De alguna manera esto me ha reconciliado con lo que hago porque las fuentes de inspiración son las mismas.

¿Esta música, el folklore, tiene carácter internacional?

Sí. Por un lado, las coplas surgen de la canción francesa, del cuplé y por otro, el género interesaba fuera de España hace tiempo, Rocío Jurado o Imperio Argentina cantaron varias veces en EEUU. Cualquier estilo es exportable si es auténtico, como el folklore; además, interesa más fuera de tu propio país, porque a veces, lo local es más internacional.

¿Cómo lo has adaptado a tu estilo?

Mi idea era quitarles efectismo vocal, buscar expresividad desde la sutileza; coger las canciones y llevarlas a mi terreno sin reparo, como si fueran temas míos. Mientras lo grababa intenté conservar parte de la sonoridad más folklórica, por eso las guitarras españolas y las castañuelas; que los dos mundos convivieran.

El resultado es un sonido minimalista…

Sí, hay una clara intención de desnudar las canciones, de ir a su esencia: melodía, armonía y letra. En la primera demo que hice sólo estábamos yo y la guitarra, pero añadimos elementos conforme fuimos grabándolas.

¿Por qué has escogido estas canciones?

El criterio fundamental ha sido la letra, me decidí por las que me sentía identificada. A excepción de “Tatuaje”, que me queda lejos por la propia narración de la canción, las demás son letras que podría haber escrito yo, salvando las distancias. Las siento como mías en el sentido de que soy una mujer y puedo cantarlas. El vocabulario también ha sido un criterio de selección, si hablaban de toros, si eran demasiado arcaicas…y la melodía, que me sintiera a gusto al cantarlas. Por último, he intentado que fueran variadas entre ellas, por eso incluí dos cuplés y una ranchera.

¿Has dejado alguna sin grabar?

“Mala entraña”, que me hacía gracia pero tenían una letra “muy bestia” y otras machistas o religiosas. En este sentido he incluido “Manos vacías”, que habla de las limosnas con un toque moralista.

¿Quién te gustaría que te hiciera una copla?

Ya me han hecho una, sobre Barcelona, pero no la incluí porque falta ponerle música. Me la escribió Fernando Navarro, escritor y guionista, que también me ayudó a seleccionar canciones para el disco.

¿Crees que este es un género de mujeres?

Sí, así lo he vivido. Hay muchos hombres cantando copla, pero la verdad es que lo he sentido como una comunión entre mujeres cantantes.

¿Por qué elegiste a Albert Pla para acompañarte?

Albert Pla es la persona que tenía que ser, quizás también se lo hubiera comentado a Carla Morrison, una chica de México que canta muy bien.

¿Cuál es la que más te gusta?

Estoy muy contenta con “El día que nací yo”. Es una canción muy original para la época por su estructura y la letra es muy bonita. Pasa lo mismo con “El marinero de la barca”, una canción con muchas partes, más moderna que algunas actuales.

 

Autor: Esther Martín

Bookmark and Share