Conciertos

 

08-08-2013

Low Cost Festival 2013


1

Low Cost, festival anual de música independiente celebrado en una de las ciudades costeras más importante de Europa y donde se ha presentado un panorama artístico que no deja de mejorar cada año, ni en cuanto a cartel, nada tiene que envidiar al de otros festivales míticos -con más solera -, ni en cuanto a precio, seguramente sea de los más económicos -haciendo honor a su nombre-, sobre todo si los abonos se compran a un año vista, sale a mitad de precio, un plan que merece la pena preparar con tiempo. 

 

Viernes, 26 de julio

Llegamos a tiempo para disfrutar de uno de los grupos  ‘cabeza de cartel’ del viernes. Tras la llegada, entre prisas, la interminable búsqueda de aparcamiento, la costosa aclimatación inicial (calor + humedad ambiental) y la nerviosa exaltación del primer día,  escuchamos los primeros acordes de Someday llamándonos desde Escenario Budweiser. Fue la señal necesaria para que el estrés se desvaneciese entre el bullicio de la espera, mientras canjeábamos euros por tokens (moneda oficial del Low Cost Festival). Después, una vez encontrado tu sitio empiezas a disfrutar. Es entonces cuando la mente comienza a relajarse y nos anuncia un gran festival…                                                                                                            

Un simpático Alex Trimble, vestido de traje pese al calor, dio buena muestra del repertorio y recorrido de un grupo que con tan sólo dos discos en el mercado, es capaz de hacer vibrar de la mejor manera en un concierto donde cada canción sonaba a éxito rotundo y donde la inconfundible melodía nos hizo estallar de vitalidad en una fiesta llena a reventar. Nadie puede dudar que el recién estrenado Beacon  enlaza perfectamente con la frescura del Tourist History, lo que confirma la coherencia del trío irlandés dentro del actual panorama electro-pop, corroborada tras su paso este año por el Low, donde dejaron huella en un público que coreaba a ritmo de neones de colores y otros efectos visuales el sobradamente conocido What you know.

Como suele ser habitual en sus conciertos, los granadinos LORI MEYERS vuelven nuevamente a recargarnos las pilas de energía con sus letras pegadizas y estribillos melódicos. Es inevitable decir -aunque ya cada vez menos-, que se sitúan a caballo entre los setenteros Brincos y el pop-rock electrónico más actual y es que la variedad de registros de los ‘Loris’ chapotea en la voz de su principal vocalista, que con la canción que da título al disco Impronta expulsa la tristeza y melancolía para invadirnos de una renovada frescura sin dejar de recordar temas recientes y anteriores donde en parte se echó de menos a Mujer Esponja sustituida por otros sonidos menos psicodélicos pero igualmente bailables como en Ahá Han vuelto?. Merece una mención sobre colaboraciones y otras voces, la canción De los Nervios,  interpretada por Alejandro Méndez, subiendo a medida que el ritmo calaba entre los lowers; no tanto entusiasmo resonó en cuanto a la colaboración con Annie B. Sweet ya que parecía fallar el sonido de su micrófono y apenas se apreciaba un débil hilillo de voz al lado del reconocible color de Noni que en todo momento recondujo la canción.

Un gran concierto el de los Lori Meyers, novedoso y muy bailable hasta la última canción, como colofón de verano, el sonado Emborracharme pasando por Alta Fidelidad o Luces de Neón.

Aterriza el locurón al LowCost de la mano de los estadounidenses Chk Chk Chk, liderados por el vocalista Nic Offer procedente de la banda de hardcore Yah Mos, que en ningún momento paró en el escenario, en parte gracias a la movilidad que le permitieron sus gallumbos sueltos y su camiseta ancha. Estilismos a parte, la fusión de varios estilos como el rock, el funk y la electrónica así como temas tan reconocibles como Yadnus, elevaron el escenario Budwaisser a altas horas de la noche del viernes.

 

 

Sábado, 27 de julio                                                                                                                                                       

Hay que reconocer que MISS CAFEINA, banda formada en 2005, ha despuntado con creces en el panorama español, a pesar de utilizar únicamente internet como canal de distribución. El tema que mejor ejemplifica este recorrido es Hielo T incluido en el álbum De polvo y flores, más guitarrero y vibrante, sin dejar de lado otros más melódicos aunque descaffeinados de anteriores discos.

DELAFÉ, Oscar D'aniello (vocalista y letras) Y LAS FLORES AZULES, Helena Miquel, son los protagonistas de esta agrupación en la que destaca igualmente la incorporación de Dani Acedo (también componente de Mishima) y la producción de The Pinker Tones. Su estilo y música es atípico dentro de la escena indie, ellos se diferencian y sacan buen partido de ello, letras y ritmos animados y críticos donde juegan mucho con la interacción con el público y enlazan muy bien voces y ritmos, promoviendo un clima positivo y luminoso que no deja indiferente ni a los menos seguidores del laureado grupo catalán.

Dejamos a DELAFÉ (¡que se nos solapan!) y cogemos sitio con ganas y dispuestos a dejarnos contagiar del ambiente retro y especial de la mano de BELLE & SEBASTIAN, motivados principalmente por la personalidad en el escenario de su vocalista Stuart Murdoch, entregado y dando lo mejor de sí junto a una banda de consolidada carrera a sus espaldas. Alegría y armonía, más la invitación final a subir a bailar y cantar a unos cuantos en el escenario junto a sus once componentes, fue el paréntesis perfecto entre la mayoría de agrupaciones de pop-electrónico que pasaron por esta edición del Low Cost. Imposible dejar de cantar y tararear al día siguiente Another Sunny Day

Seguimos saltando de escenario para ver PORTISHEAD, el plato fuerte del sábado. Como no podía ser menos, crearon una atmósfera envolvente de sonidos y efectos intemporales. Etiquetados y considerados los pioneros del trip-hop desde el fantástico Dummy (1994), la banda de Geoff BarrowBeth Gibbons y Adrian Utley sorprendieron por su variedad de estilos dentro de un cuidado eclecticismo posicionado dentro de la electrónica. Un concierto intimista y único- no habrá más este año- ante sus muchos seguidores y ante curiosos como nosotros que a partir de ahora y de antes, sin saberlo, nos convertimos en incondicionales de los de Bristol.

Volvemos de nuevo al escenario Energy Sistem para ver a DORIAN, que pese a las altas horas y la serie de conciertos vistos, no bajaron el listón de una noche de sábado electro-pop casi en su totalidad. La velocidad del vacío, producido por Phil Vinall (Placebo, Pulp), puede convencer en mayor o menor medida que anteriores discos pero hay que reconocer que en directo, la voz de Marc Gili y las bases de piano, teclados y programaciones de Belly Hernández, entre sus otros dos componentes, consiguen que cada canción se convierta en un himno desde el minuto cero. Desde la presentación instrumental del álbum, pasando por La Tormenta de Arena, Verte Amanecer o Te Echamos de Menos, el repertorio encaja a la perfección y hace que te concentres en saltar, bailar y disfrutar  teletransportándote de la mejor manera desde el LowCost A Cualquier otra parte.

Los canadienses CRISTAL CASTLES, dieron un concierto ‘sin comentarios’, al menos por parte de sus integrantes. Siguiendo la estela de Portishead y en su marcada línea de música experimental electrónica, donde priman las versiones y los juegos de bases y efectos- de la mano del ingeniero Ethan Kath, controlando la programación de teclados, samplers y sintetizador en audiovisuales-, en el concierto mostraron sus señas de identidad sumadas a los movimientos convulsos de Alice Glass que al finalizar se lanzó al público asistente. Destacan los temas Alice Practice y Crimewave y la euforia final con un Not In Love coreado por todos a falta de Robert Smith.

Fin de la Saturday night fever con ANARCHY, la primera banda en retransmitir su directo en el espacio. Lo dieron todo en un escuchadísimo Desintegra tion por supuesto, sin la estrella del burles que Dita Von Teese. Turno de relax para los DJ y a dormir y guardar energía para la jornada del domingo... ¡qué todavía nos queda festival!

 

 

Domingo, 28 de julio

Llegamos al tercer día cansados y solapando GLASVEGAS y L.A. Tenía que pasar cuando en su mayoría lo habíamos sobrellevado con el resto de grupos, sobre todo el sábado…Diferencias y similitudes entre los de Glasgow y los mallorquines.                                                                                       

El sonido de los Glasvegas con 'Id Ratera Be Edad (Tan Be Mitch Yo)' su single-adelanto del próximo disco y resto de temas de álbumes anteriores, no tuvo desperdicio pero inevitablemente, salvo en temas más potentes, creó un ambiente quizá demasiado relajado para un domingo de resaca festivalera. Aun así, y porque principalmente varios de los condicionantes no fueron los adecuados,  no hay que perderlos de vista.

L.A. también de día, presentaron las canciones de su nuevo disco Dialice, sin dejar de tocar otros clásicos como Perfecta Combinación, Hans y Overo And Overo. Cabe destacar la referencia que hicieron al incendio que se produjo recientemente en su comunidad.

Tras hora y algo de recargar la batería, salimos pitando para el cabeza de cartel nacional, el grupo de Santi Balmes, LOVE OF LESBIAN, que atrajo y llenó de multitudes el escenario Budwaisser  en una madrugada de domingo a lunes sin opción al descanso. Temas lentos, que cambiaban de tonalidad, disfraces, ironía y diversión para el único concierto de 2horas del Festival en el que combinaron canciones de sus comienzos como Me Amo,  con las del último disco (La Noche Eterna. Los Días No Vividos). Buena combinación que nos permitió bailar y cantar con Si tú me dices Ben, yo digo Affleck o con El Hambre Invisible y decir que los asistentes echamos en falta algún clásico como Incendios De Nieve o Marlene. La vecina del ático, compensó la invitación, para unos afortunados, a subir al escenario y el no dejar de tararear por todos los que estábamos allí, una y mil veces FAN-TÁS-TI-COS.

Nos reservamos el momentazo glam para FANGORIA y Alaska, arropada de un amplio público entre ochentero y más joven, tocaron canciones de su reciente Cuatricromía mezclado con los temazos más conocidos por todos y animados con sus características coreografías. Para sorpresa de muchos apareció Mario Vaquerizo para interpretar su versión de las suecas Icona Pop (I Love It) subidón y toque de queda para un último baile en la improvisada pista de baile del césped  a cargo de los SIMIAN MOBILE DISCO DJ SET.

Nos despedimos del LowCost y conservamos las sensaciones vividas en tres intensos días de festival, apuntamos los grupos semi-escuchados y nos quedamos con los directos más potentes junto a otros momentos de impresiones incomparables. Hasta el año que viene.

Fotografía: Alberto Martín 

Autor: Eva Guzman

Bookmark and Share