Conciertos

 

29-07-2015

Latitude Festival 2015. Henham Park, Suffolk


1

Latitude nació en el 2006 con un enorme cartel de bienvenida, por entonces estaban Snow Patrol, The Zutons, The Lemonheads, Antony and The Johnsons, Patty Smith, Gomez, Mogwai, Mercury Rev, Jose Gonzalez, Archie Bronson Outfit…y muchos más! Porque no es sólo un festival de música,  puedes encontrar de lo mejorcito en comedia, literatura, cine, poesía, teatro, cabaret...

 

Ahora 10 años después, Latitude celebra su décimo aniversario a lo grande,  un festival creado sobre una montaña, donde los escenarios y artistas tocan entre arboles inmensos, un lago donde puedes echarte a nadar mientras hay una hermosa performance flotando, cabras rosas, sí, multitud de sendas que te sumergen en diferentes atmósferas donde en cada rincón, puedes encontrarte una banda que quién sabe, tal vez en unos años se han cabeza de cartel, artistas creando y música sonando. ¿Qué más se puede pedir?

 

Este año los cabezas de cartel eran Alt-J para el viernes, Portishead para el sábado y Noel Gallagher's High Flying Birds para el domingo, pero como sentimos una gran inmensa enorme absoluta debilidad por Portishead….nuestro día fue el sábado. Antes de ver a estos susodichos, teníamos una buena retahíla previa que no podíamos perdernos. El primero de ellos, José González. Quien le iba a decir a este hombre que acabaría haciendo lo que hace cuando tocaba en su primera banda de hardcore-punk. Salió al escenario a las 4 de la tarde, bajo un sol sorprendentemente extraño en las islas, pero tuvimos suerte, mucha. Y no sólo nos deleito con su folk indie y aterciopelado,  sino también con la manera en la que acaricia su guitarra, su cuidada e impecable técnica y su delicada y amable puesta en escena. Siempre es un placer disfrutar de sus conciertos, no sólo por la profesionalidad y el talento que demuestra, sino por la atmósfera que consigue crear. Su último álbum “Vestiges & Claws” sonó dulce, bello, impoluto y humilde, así es José González.

 

La siguiente banda era legendaria, especialmente en UK. No sé muy bien qué deciros de ellos, pero a mi The Charlatans no me transmitieron absolutamente nada. Tal vez esperaba algo más, o mejor dicho, esperaba otra actitud. Allí tenían a todo su público cantando todas y cada una de sus canciones, el famoso sonido Madchester y cómo no,  “The Only One I Know”. Entre Stones Roses, Happy Mondays y The Charlatans, siempre me quede con Stone Roses, y ahora sin la menor duda. Tenían exactamente la misma apariencia que en sus inicios, entre canción y canción no hubo ni una sola palabra y cuando estos señores terminaron su concierto, tomaron una foto de los muchos presentes y se largaron. Así que con las mismas nos largamos de este concierto. ¿Cómo fueron? Aburridos.

 

Entre concierto y concierto podías disfrutar de las muchos escenarios que ofrecían diferentes temáticas: comedia, literatura, cabaret….como os decía antes, así que tras este concierto  disfrutamos de la presencia del señor John Cooper Clarke, un poeta inglés especialmente reconocido a finales de los 70 y conocido como el poeta del punk, una fuente de inspiración para muchos artistas, entre los últimos, Alex Turner. Un tipo que recuerda a Dylan por su pelo alborotado y desaliñado, pero relevantemente interesante y recurrente. Fue todo un descubrimiento, así que os lo recomiendo.

 

La hora de Portishead se acercaba, pero en la antesala se encontraba James Blake, el nuevo artista revelación, especialmente con su último álbum “Overgrow”. Ha trabajado con músicos tan diversos como Bon Iver y Brian Eno, que le otorgan cierto brillo a su nombre, pero una vez más, este concierto no me supo a nada. Creo que el concepto experimental se les va de las manos. James Blake subió al escenario, se sentó frente a sus teclados y el suelo empezó a temblar. La calidad de sonido fue realmente excepcional durante todo el festival, pero aquí estaba preparado así, el sonido tenía que estar por encima de lo permitido y por encima de lo que tus oídos podían soportar. Fue realmente molesto e insoportable. Fue un concierto para adolescentes de entre 15 y 18 años, perfecto si quieres ir hasta arriba y estas dispuesto a experimentar este “Retrograde”.

 

¡Y por fin!, por fin, se hizo de noche, las luces se apagaron, el humo comenzó a aparecer sobre el pie del escenario y apareció la famosa “P” de Portishead latiendo tras la banda que se ocultaba aún sobre la oscuridad hasta que escuchamos la enigmática voz de Beth Gibbons romper con “Silence”. Refugiada tras el micrófono, susurraba “Mysterions”, seguida de la atronadora “Magic Doors” y “Sour Times”, una de las más lúgubres y alentadoras canciones. La brutal “Machine Gun”, siempre con imágenes de protesta, militares, guerra, caos...y un revelador retrato de Cameron con láser azul atravesando sus ojos...para acabar con un inmenso sol que dibujaba en su interior el más poderoso símbolo de la paz. La pasional “Glory Box” y la frenética “Threads” dieron paso a una breve pausa de la banda, en la que Beth Gibbons, por primera vez se dirigía al público y tímidamente confesó estar muy nerviosa. La banda se retiro unos minutos para volver con la compañía de Thom Yorke y cantar a dueto “The Rip”. Predecible y justificable, la multitud se volvió loca. IMPRESIONANTE. Después Yorke abandonó la sala y Portishead terminó con “Roads” y “We Carry On” para cerrar este fulminante y apoteósico concierto final que no podía acabar de otra manera, con la señora Gibbons surfeando la multitud.  

 

Un festival lleno de artistas, de grandes bandas, de grandes espectáculos, de grandes sorpresas...es música y más. This is England. Hasta el próximo año.

Autor: Norma Velvet

Bookmark and Share