Entrevistas

 

30-10-2011

Lüger, alemanes hasta en el nombre


1

Uno de los grupos que ha conseguido un mayor consenso entre la crítica en los últimos años es el quinteto madrileño Lüger. Hace dos años su debut homónimo, “Lüger” (Giradiscos), sólo en vinilo y en descarga libre, estuvo en las listas de los mejores discos del año en muy diferentes revistas del país. Y eso que su música no es de esas que entran fácilmente. Se habla de psicodelia, kraut-rock, música cósmica y aromas a los maravillosos recopilatorios de garage punk-rock de Lenny Kaye. Ahora “Concrete Light” (Marxophone / Giradiscos) apunta a repetición de la jugada. Nos respondieron con amabilidad y celeridad Mario (teclista) y Rulo (batería) de Lüger.

Después de militar en otras bandas tan interesantes y con la calidad de Imposibles ahora parece que estáis en un viaje hacia lo imposible, el reconocimiento y una cierta popularidad. ¿La suerte viene sola o hay que salir a buscarla?

La suerte, si existe, viene sola... por eso es suerte. Si hubiera que buscarla se denominaría "fruto del trabajo". Muchos miembros del grupo estamos en paro. Que el lector saque sus propias conclusiones.

Los sonidos y temas que componen en “Lüger” y “Concrete Light”, en cambio, no parecen fruto ni de la suerte ni de la casualidad. ¿Hay mucho trabajo de estudio detrás de estos discos o es todo puro instinto?

Al estar en paro tenemos bastante tiempo para ensayar con lo cual es más fácil que todo el sonido de Lüger sea fruto del trabajo que de la suerte, claro está. De momento nos gusta ir a ensayar y eso creemos que se nota en los directos y en los discos.

Es evidente también que os preocupáis por el tema estético y de presentación. Guapos LPs, portadas trabajadas, logo. ¿Hay qué ofrecer algo más que música para que la gente se acerque a la música en estos tiempos de jodida crisis? 

Ya que publicas un disco hacerlo bien, ¿no? Hemos oído de todo “vaya mierda portada”, ¡qué pasada de portada!”… A nosotros nos gustan ambas mucho, no solo las portadas sino todos los trabajos de Wences y Borja.

¿Es cierto que sólo escucháis rock alemán como Kraftwerk, Neu! y Can a la cabeza, Hawkind y combos psicodélicos a lo Black Mountain?

No tiene nada de cierto. Si te cierras en banda y no "pasas de pantalla" te pierdes mil cosas. No somos nada fundamentalistas con la música. Nos encanta la psicodelia, la electrónica, el jazz, el progresivo, la copla, la música docta y/o sacra, etc. De hecho, solemos dejar claro a menudo que no nos consideramos músicos, sino consumidores y fipados de la música.

¿Por cierto, si habéis tenido el placer, qué os ha parecido el regreso de Faust con “Something Dirty” y miembros de Gallon Drunk entre sus filas?     

No lo hemos escuchado aún, la verdad, pero sí tuvimos la oportunidad de compartir mesa con ellos (como nueva formación con el matrimonio de Gallon Drunk) y resultaron ser unos tíos muy agradables y simpáticos. Fue una lástima que esa misma noche se tuvieran que suspender nuestros conciertos por culpa de las inclemencias meteorológicas.

En este segundo trabajo todavía parece haber una mayor presencia de samplers y un mayor peso para los teclados de todo tipo muy bien tocados por Mario Zamora…

Hemos tenido más o menos el mismo tiempo para grabar pero sí que a lo mejor algo más para arreglos. No hay muchos tampoco pero si se puede notar una evolución del grupo hacia sonidos un pelín más currados.

No son temas de fácil asimilación y su disfrute lleva su tiempo. Se nota trabajo de estudio. ¿Estáis todos involucrados en la composición?

Todos, los cinco. A la hora de componer todos damos nuestra impresión, aportamos, etc. Algunos temas nacen desde la percusión, otros desde los teclados… le empezamos a dar vueltas a una idea y paramos cuando creemos que la cosa suena como teníamos pensado. 

Además también cuidáis mucho el tema vocal y los cinco os aplicáis en el asunto. No obstante supongo que nacerá antes la música que las letras… 

Exacto, le damos bastante más importancia al tema instrumental que a las letras, lo cual no quiere decir que no nos las curremos.  

¿Habéis cambiado el calibre de vuestro revólver desde el sonido de vuestro primer disco hasta esta segunda andanada?

No lo creemos así. Cierto es que con el ligero cambio de formación el sonido también ha podido sufrir un cambio, pero nada radical. Los cambios se dan paulatinamente y no ha dado mucho tiempo a poner en práctica nuevas formas e ideas dado que sólo llevamos dos años y medio como grupo. 

Bueno chicos, pasemos a desmenuzar (en el buen sentido de la palabra) un poco el nuevo disco. Sois agresivos hasta en los títulos de los temas, pero "Belldrummer Motherfucker" es un inicio planeador de efervescencias space-rock. Ya se ha hablado mucho de Hawkind. ¿Os gustan también Flying Saucer Attack, Tangerine Dream o los más cercanos Neuronium?

Que quede claro: no somos agresivos ni belicistas. Y luego, por supuesto, nos encantan Tangerine Dream (y todos los proyectos de sus componentes) y Flying Saucer Attack. Neuronium no nos gustan tanto.

En "Monkey's Everywhere" ya aparece vuestra habitual y característica fuerza apabullante. Con el título y la brutalidad del mismo podía haber ido de miedo para las escenas de revueltas de "El Origen Del Planeta de los Simios". ¿Lo pasáis como unos simios con vuestros cachivaches electrónicos y vuestras guitarras? 

Se puede decir que sí. Antes de cada ensayo nos solemos desparasitar unos a otros. Pero no penséis mal, no nos comemos las ladillas y demás bichos que nos encontramos.

Luego os montáis con el chófer de Drácula y buscáis más sangre todavía en "Dracula's Chauffeur Wants More". ¡Esto tiene que provocar hemorragias en directo! ¿Queréis asesinar con vuestra música y no dejar rehenes?

Esa era la idea al principio, ahora nos conformamos con que todos los asistentes a un concierto nuestro salgan al acabar directos hacia una Caixa Laietana y no paren de darle cabezazos a las lunas hasta que un policía municipal negro los detenga. Hasta el momento lo hemos conseguido con una eficacia del 97%. 

Se aprecian también en este y otros temas algo de las estructuras repetitivas y poderosas de Spacemen 3, Howlin' Rain, Oneida o Comets On Fire. ¿Qué opináis sobre estoy sobre estas bandas?

Esas bandas nos gustan mucho y puede que todas, excepto Howlin' Rain (más rock clásico), compartan un gusto por las estructuras repetitivas como bien dices.

Hemos hablado de monos y a ellos les gusta jugar. En "Hot Stuff" también dejáis hueco para la experimentación y la locura como otros aficionados a las "monadas" como Monogaxx. ¿Controláis el trabajo de esos otros monos? 

No sabemos quiénes son pero indagaremos por ahí 

Me encanta la evolución de las dos partes de "Shirokovsky Pallasite". En la segunda vuestro batería, Raúl Gómez, tiene que acabar con los brazos destrozados para mantener ese ritmo machacón. Sin embargo en estos temas y en general ponéis las voces justas. El tema final, "Zwischenspiel / Quid Quid Latet Apparebit" también son dos temas en uno. Un inicio como de raga hindú y luego desbarre psicodélico y experimental con algo hasta de los Pink Floyd. ¿No ponéis barreras de ningún tipo ni cortapisas a vuestro sonido, no?

Si nos gusta escuchar muchos tipos de música, también nos gusta flirtear con diferentes sonidos. Las barreras están en nuestras limitaciones y no creemos en nada que resulte estático. 

Ahora estáis en el creciente sello Marxophone (Nacho Vegas, Refree, Fernando Alfaro) y en su promotora I’m An Artist. También habéis tomado parte con éxito en festivales del calibre y prestigio del Primavera Sound, Sonorama o del South By Southwest, aunque supongo que seréis más terroríficos aún en aforos cerrados y más pequeños. Vuestra música me parece eminentemente de directo y allí la brutalidad será aún mayor. ¿Qué puede encontrar qué os vaya a ver a una actuación y dónde (alguna página web o así) se pueden informar de vuestras historias y de vuestras actuaciones?

Va a encontrar a cinco tíos sudando y metiendo ruido.

Las páginas a seguir son:

http://luger.bandcamp.com

www.facebook.com/dieluger

www.myspace.com/dieluger

www.myspace.com/giradiscos

Una última curiosidad. ¿Quién ganaría en una hipotética lucha entre la Magnum 44 de Harry El Sucio y vuestra Lüger de ingeniería alemana en un garito humeante (todavía quedan) y empapado de alcohol?

Teniendo en cuenta que son objetos inanimados no podría ganar ninguno nada ni a nada.Ya puedes estar atento a estas páginas porque están en plenas presentaciones en directo de su nuevo disco por todo el país y allí seguro que te entran las ganas de adquirir sus vinilos.

Fotografía: Mariano Regidor

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share