Entrevistas

 

02-06-2010

Kick Out, pepinazo termonuclear


1

 

"Me sobran cojones para hacer surf en esta playa"

(Coronel Kilgore)

Clásicos de la escena madrileña (han llegado a telonear a los Hoodoo Gurus en El Sol) irrumpieron discográficamente a principios de 2008 con un misil titulado «Not The Same Kids», tarjeta de visita que les fue abriendo las puertas a un reconocimiento popular más amplio. Estaba cantando que aprovecharían el tirón para alumbrar otro pepinazo termonuclear. Con ecos a Ramones, Clash, Rancid y Social Distorsion, «Here We Ago Again» no es sólo la devastadora continuación, sino que de existir en 1979 no tengo la más mínima duda de que el Coronel Kilgore en vez de «La Cabalgata de las Walkirias» habría elegido «Surfin' on the concrete» como banda sonora para bombardear aquella playa vietnamita y que sus muchachos hicieran surf. Y es que «Here We Ago Again» huele… a victoria. Nos lo cuenta Álvaro Escribano, cantante, guitarrista y alma mater del proyecto. 

¿Cómo llegasteis a esto de la música? ¿Os ha costado arrancar? 

El grupo comenzó en el año 2003 cuando Colme, Joan y yo nos juntamos a hacer versiones de grupos que nos gustan. Pasaron varios guitarristas y un cantante hasta que en junio de 2006 entró Yose a formar parte del grupo. Ahí diría yo que de verdad empezamos a funcionar, con la formación actual. Sí nos costó un poco al principio, ver por donde queríamos ir y demás. Pero lo cierto es que desde que se cerró la formación actual, ha ido todo sobre ruedas. 

Ninguno superáis los veinticinco años y ya tenéis dos álbumes en las tiendas. ¿Da vértigo? 

Principalmente, nos sentimos ilusionados con la situación. Como dices, ya son dos largos, y vamos teniendo canciones nuevas, por lo que previsiblemente dentro de un tiempo habrá un tercero. A veces sí que parece que va todo un poco rápido, pero es cierto que el simple hecho de tener tu música grabada a disposición de quien quiera escucharla es motivo de orgullo. 

Sois clásicos de la escena madrileña sin embargo los discos os los tenéis que autoeditar. ¿No habéis tenido una propuesta seria de alguna discográfica? 

Tuvimos un contacto con un conocido sello independiente nacional. Al parecer estaban muy interesados en el disco, les había gustado mucho y todo marchaba para adelante. Pues bien, después de esperarles durante cinco meses dejaron de dar señales de vida de la noche a la mañana y nunca más se supo de ellos. Ante eso, optamos por autoeditar el disco y probar con sellos extranjeros. En esto estamos ahora mismo, hablando con sellos de fuera. 

Haz balance de estos dos últimos años en cuanto a la trayectoria de la banda y describe la evolución que ha habido en el sonido entre el primer disco y el segundo. Yo veo un salto cualitativo importante. 

Totalmente de acuerdo. Desde la producción del disco a las canciones, pasando por todos los arreglos, creo que el salto de calidad que hay entre uno y otro es notable. Las composiciones son mucho más maduras, los coros los hemos trabajado mucho en el local antes de entrar a grabar, las letras creo que son bastante más interesantes, etc. Supongo que ha sido el producto del salto de calidad que dimos, desde mi punto de vista, girando el primer disco. Las canciones antiguas suenan muchísimo mejor ahora que hace 2 ó 3 años.

Cuéntanos todo el proceso de elaboración del segundo disco. 

El disco lo grabamos y mezclamos entre abril y junio del año pasado. Las bases fueron grabadas en Estudios Corleone, con Jaime Zamora. Las voces y los teclados los grabamos en Estudios Sincutronic, de la mano de Joaquín Niki y Javi Pelayo de DDT. Lo mezclaron y masterizaron ellos dos. La verdad es que fue perfecto, porque quedó muy a nuestro gusto. Sobre cada premezcla apuntamos todo lo que queríamos cambiar hasta que estábamos contentos al 100% con la mezcla. Los tres han hecho un trabajo estupendo con el disco, y siempre han estado dispuestos cuando queríamos mirar alguna cosa determinada. Creo que, escuchándolo, queda patente lo bien que lo han hecho. 

¿Cómo están funcionando los discos? 

La verdad es que no nos podemos quejar. Las ventas, evidentemente, no están siendo espectaculares, pero estamos vendiendo discos a un cierto ritmo. Somos conscientes de que el disco iba a estar tarde o temprano colgado en la red, así que pensamos que mejor colgarlo nosotros en nuestra propia web con una calidad decente, que no verlo circular por la red en mala calidad. Para nosotros ya es muy importante que la gente escuche nuestra música. ¡Si además las ventas responden, estupendo! 

El punk, ¿cómo lo adoptáis? ¿Cómo concepto o precepto? 

Como concepto, sin duda. Desde mi punto de vista es un tipo de música bien definido, aunque amplio, heredero del rock&roll en su forma más genuina y salvaje, unido a una cierta forma de ver las cosas, quizá individualista, en el sentido de no tener que comulgar con ningún “pensamiento unificado”. No creo que sea adecuado imponer la etiqueta, ni tener que recurrir a ella para hacer de alguna gafapastada algo apetecible. 

Actualmente, ¿puede el punk seguir aportando nuevas ideas a la música? 

Sí, sin duda. Aunque supongo que eso deberá realizarse en terrenos aún sin sobrepoblar en el sentido más literal de la pregunta. Aunque una vista atrás bien llevaba, con cabeza y corazón, creo que puede ser una idea novedosa en cualquier momento. Aunque supongo que en muchos casos tiene mucho de ciclos. Hace poco estuve viendo a Kitty, Daisy y Lewis (no me gustaron demasiado, la verdad), y era cuanto menos curioso ver a los modernos bailar como si no hubiera mañana sobre un blues de 12 compases. A lo mejor es que lo antiguo no está tan mal… 

Quiero detenerme en un detalle. El primer disco contenía una versión de «Pills» de Bo Diddley; en el reciente, «In The Midnight Hour» de Wilson Pickett y en directo despacháis «Leaving Here» de Eddie Holland. ¿Qué tiene el rock&roll y el soul que el punk no puede ofrecer? 

No creo que sea qué tiene el rock&roll y el soul que el punk-rock no tenga. Más bien vemos a este último como una evolución lógica de la música estadounidense desde mediados de los 50 y en reacción a lo que era el mundo de la música a principios y mediados de los 70. El punk-rock está directamente hermanado con estos estilos. Todos son simples, van al grano, y generalmente están hechos con el corazón. El motivo de estas versiones, es que siendo canciones que nos gustan desde hace muchos años nos encantó llevarlas a nuestro terreno. Nos sentimos muy cómodos haciendo versiones de cosas que no sean estrictamente punk rockeras. 

¿Qué otras versiones degustáis? 

Actualmente en directo intercalamos las tres citadas arriba con «Travelin' band» de la Creedence Clearwater Revival y alguna que otra versión de Rancid, generalmente «Roots radicals». 

La pregunta clásica: ¿por qué cantáis en inglés? ¿Es beneficioso? 

¡¡Y la que menos gusta contestar!! La música que nos influye está cantada en inglés en su inmensa mayoría. Eso no quiere decir ni que no escuchemos música en castellano ni que no nos guste, pero la proporción de música en inglés es aplastante. En consecuencia a ello, la primera vez que me planteé escribir una canción, la letra me salió inevitablemente en inglés. Es algo que sale de manera natural, no es ninguna imposición. Sobre lo beneficioso del asunto: yo creo que a nivel underground y de compañía independiente lo mismo da que da lo mismo. Si tienes algo interesante que ofrecer, la gente lo va a apreciar, sea en inglés o en castellano. A nivel multinacional, en fin, digamos que están anclados 20 años atrás. 

En la canción «You gave me rock'n'roll» das las gracias a tus padres por haberte inculcado desde pequeño la música. Me da la sensación que la música la tomas como un hobby pero por otro lado tiene un papel muy relevante en tu vida. 

Mis padres son Pepe e Inés de Escridiscos. Ellos me dieron desde pequeño la motivación por la música, y es sin duda alguna la mejor educación que me han podido dar. De no ser por ellos no sé si hubiera descubierto la música de la manera en la que lo hice, si hubiera tenido los grupos de música, si hubiera sido como soy en definitiva. La música es un hobby como dices, pero más quizá por imposición profesional de cómo está la propia música que por decisión propia. Es sin lugar a dudas una de las cosas más importantes de mi vida. «You gave me rock'n'roll» es una manera de intentar devolver un poquito de todo lo recibido. Es por y para ellos. 

¿Habéis tocado fuera de Madrid? ¿Qué recibimiento habéis tenido? 

Desde que entró Yose en el grupo no hemos dejado de tocar con toda la regularidad que nos ha sido posible fuera de Madrid. Hemos hecho buenos amigos por el camino, y nos encanta tocar fuera ¡Cuánto más mejor! Cuando editamos «Here We Go Again» hicimos cuatro conciertos fuera, pero lo verdaderamente gordo empieza a partir de septiembre. Nos recorreremos buena parte del país, y estamos intentando hacer nuestra primera gira europea. ¡Vamos a ver! 

¿Qué escuchas últimamente? 

Pues en realidad, un poco lo de siempre, punk-rock, rock&roll, soul, power-pop, blues, rythm&blues, garage, un poquito de country de vez en cuando, algo de swing y jazz si se tercia. Últimamente he recuperado a Jimmy Smith. Hacía bastante que no le escuchaba y me dio por ponerme «The Cat» hace un mes. Desde ahí les he dado un buen repaso a todos los discos que tengo suyos. ¡Menudo grande! 

¿Te interesa algún músico actual? ¿Y de los del pasado? 

Lo que más me ha gustado del año pasado de cosas relativamente nuevas ha sido el segundo de los Cute Lepers, y nacional el primer disco de los Riffbackers. Ambos unos pedazo de discos totalmente recomendables desde mi punto de vista. De los del pasado, ¡muchos! 

Está claro que no habéis sufrido el síndrome del segundo álbum, buenas canciones y con más cuerpo, pero, en mi opinión, sería un error enfocar el siguiente con el mismo patrón. ¿Tenéis pensado algún cambio sustancial para el próximo? ¿Planes de futuro? 

Por ahora las canciones que han salido son, por así decirlo, una evolución lógica del «Here We Go Again». Sigue habiendo un núcleo duro de punk-rock, pero nos ha salido alguna powerpopera, alguna muy en la onda de Toots And The Maytals, un rock&roll de libro, hay ideas de canciones en la onda del «Exile On Main Street». Nos gustaría poder contar con una sección de vientos para la grabación del siguiente a parte de lo que ya metimos en «Here We Go Again», pero claro, está el problema de siempre: el dinero. Esperemos que pueda salir. Lo cierto es que lo que hay por ahora tiene muy buena pinta. 

Álvaro, para finalizar, ¿acabará sonando «Here We Go Again» en el juke-box del bar del Congreso? 

¡¡Espero con toda mi alma que no!! 

Autor: Manuel Beteta

Bookmark and Share