Conciertos

 

15-03-2016

Jesse Malin. Wurlitzer Ballroom, Madrid


1

El pasado jueves el Wurlitzer nos tenía preparada una noche merecedora propia de los juernes madrileños, y como no podía ser de otra manera, este pequeño antro del rock (sin ofender) que es una de las pequeñas perlitas del centro, nos traían al que fue líder de la banda punk DGeneration, Jesse Malin, tal vez algo más moderado que por entonces, pero un torbellino sobre el escenario. Le acompañaban el joven Trapper Schoepp y Don Dilego, una de las piezas claves en sus últimos discos.

A las diez pasadas el joven Trapper subió al escenario y empezó a abrir boca, pero no con mucho énfasis, quizás dentro de unos años haya adquirido más tablas, la experiencia se nota y era obvio que el chico no la tenía. Pero de todos modos, le faltaba un poco de energía y carisma sobre el escenario. Apenas tocó 20 minutos, mostrándonos algunas canciones que tenían ciertos destellos de Bob Dylan, todo es cuestión de tiempo. Después estuvimos esperando el momento de Don DiLego y su banda, que subieron al escenario a eso de las once y la noche dio un giro de 180 grados. Todo el mundo estaba un poco más inmerso en el ambiente y parecía que se iba llenando la sala, pero tampoco mucho, la verdad. Estos tipos nos dieron un concierto muy bueno, tenían un sonido de estilo rock alternativo, por etiquetarlo de algún manera, no me gustan las etiquetas, luego te pueden sorprender, pero ya me entendéis. Mucho más movidos, enérgicos, y un poco punketas, como mostraron con la versión que se marcaron de Johnny Thunders “You Can't Put Your Arms Round A Memory”Actuación corta pero de gran calidad, sin duda.

Las ganas por ver a Jesse Malin cada vez eran mayores y la espera desesperante, quizás demasiada pausa entre una banda y otra, pero finalmente, a las 00.00 apareció ese pequeño tipo de boina holgada y camiseta de estrella muerta, genuina. ¡Joder, qué ganas! El tío es trepidante, vertiginoso, como os decía, un auténtico torbellino. Allí estaba, tocando junto a Don Dilego, esta vez al bajo, y acaparando todas las miradas. No tocó ningún tema de su anterior banda, pero tenía bastante repertorio entre los tres últimos discos que estaba promocionando, los dos últimos del año pasado, y la re-edición de “The Fine Art Of Self-Destruction”. Sonaron temas como “She Dont Love Me Now”, “Addicted”, “Death Star” y la genial “Turn Up The Mains”, además de hacer una pequeña introducción en casi todas las canciones que tocaba, al tío le gustaba hablar y contar alguna anécdota... No olvidó mencionar que su ídolo musical es Neil Young, pero lo curioso es que en su guitarra llevaba pequeñas reminiscencias que evocan su pasado más punk, como una pegatina con la silueta de la cara de Joe Strummer, al que le dedicó, y nos dedicó, uno de los mejores momentos de la noche versionando “You Know It´s Dark When Atheists Start to Pray” de The Clash. Otra de las pegatinas era de GoGol Bordello. Y para poner fin, Jesse se bajó del escenario y lo terminó ahí, con los que estuvimos allí hasta la última parada, la firma de discos.

Una gran noche, con unos grandes artistas y aunque la sala no contaba con toda la gente que  merecían, para los que pudimos asistir, una pasada.  

Autor: Cristina Sánchez García

Bookmark and Share