Entrevistas

 

10-10-2011

Javier Corcobado, pre-versiones variadas


1

Javier Corcobado es uno de los artistas y autores más admirados de este país. Han pasado ya prácticamente 30 años desde sus inicios con Demonios Tus Ojos o Mar Otra Vez y se puede decir que es un creador poseedor de un universo totalmente personal. Único en su especie. Paradójicamente siempre ha gustado de hacer suyas temas de otros intérpretes. Siempre ha dejado un espacio para estas “per-versiones” tan particulares en sus directos, siendo éstas bien acogidas también por sus seguidores. Por eso se esperaba con tanto ahínco un disco como “LUNA QUE SE QUIEBRA SOBRE LA TINIEBLA DE MI SOLEDAD” (Producciones Disonantes / PIAS Spain) que aparece en un precioso triple digipack. Viene de dos años de gira por todo el mundo presentando su espectacular “A NADIE” (PIAS Spain), uno de los mejores discos de su extensa trayectoria y ganador del Premio de la Música al Mejor Álbum de Rock Alternativo del 2009. Ahora ya está a punto de hacer lo propio con este esperado disco de homenaje a algunos de los artistas y temas que han marcado su trayectoria musical. Se pasa como una exhalación y tienes información de él y de los nuevos conciertos en www.disonantes.com. Había que hablar otra vez con él porque sabe lo que dice y por qué lo dice.  

¿Cómo han sido estos dos años por todo el mundo con un disco tan denso y completo como “A Nadie” como principal base de la mayoría de los conciertos? 

Difíciles, hemos hecho muchos menos conciertos de los que esperábamos, por culpa de la recesión. No obstante, considero que los que hemos hecho han sido muy buenos y han servido para consolidar nuestro espectáculo, conseguir una mejor calidad interpretativa y orquestal, y una mayor difusión.

Cuéntanos cómo andan tus actividades literarias, teatrales o de otros ámbitos de la cultura y qué noticias podemos tener al respecto en los próximos meses.

No estoy escribiendo nada actualmente. En primavera de este año terminé una novela, pero no la pienso publicar por ahora. Los poemas me han abandonado durante todo el verano. Me hallo escribiendo letras de canciones, mejor dicho, la letra para una canción. Y componiendo música "feroz..."

¿Estas actividades extramusicales tienen su influencia en las canciones que creas o en las versiones que te apetece afrontar?

El concepto de canción todavía es para mí lo más importante... La esencia de todas las vivencias, teóricas y prácticas, las vuelco en las canciones, ya sea en las letras, en los arreglos o en la interpretación. Llegará un día en que cambie mi adoración hacia la Canción por la de la adoración a la Novela... Cuando sea mayor...

Llevas ya unos años viviendo en Bilbao. Un lugar muy diferente a otros más cálidos y secos en los que has residido. ¿Qué o quién fue lo que te trajo hasta aquí?

Siempre que venía a actuar a Bilbao, en los años 90, me quedaba absorto contemplando su semblante industrial sentado al borde de la Ría, hipnotizado por las luces artificiales impresas en el agua y las fábricas oxidadas. Contemplaba cómo el esqueleto del Guggenheim se iba cubriendo poco a poco con piel de titanio. Fantaseaba en aquellos momentos con venir a vivir a Bilbao. Por circunstancias de la vida, me trasladé aquí en noviembre de 2008. Tengo buenos amigos aquí y, al poco tiempo de instalarme, encontré el amor. Ahora vivo fuera de la ciudad, sólo a media hora. Pero sé que me quedaré en Euskadi.

Explícanos si te está influenciando la vida en esta ciudad y tus vivencias en tus creaciones artísticas.

La influencia de la ciudad es crucial; no me refiero de forma inspiradora, sino a que una ciudad que tranquiliza el espíritu, aporta belleza a los sentidos y  además es cómoda y amable, hace que uno pueda crear con más serenidad y concentración.

Pasemos a “Luna Que Se Quiebra…”. Te atreves con hasta 4 idiomas (igual un día de estos hasta te lanzas en euskera). ¿Cómo te tiene que llegar una canción para que te decidas a afrontarla según tu punto de vista?

Sí, canto en los idiomas originales: inglés, francés, castellano y portugués. No me gusta hacer adaptaciones al castellano de canciones que fueron concebidas en otro idioma. Considero que hay que respetar las palabras como vienen musicadas en su origen y después personalizar e interpretar las canciones. Todas estas obras maestras de la música pop me emocionaron profundamente cuando las escuché, y me pareció un reto, una osadía en realidad, hacer versiones de ellas. Y respecto al euskera, he de decirte que en breve empiezo a tomar clases. Me agrada mucho.

Sabemos de tu amplia cultura musical y de tus variados gustos. ¿Por qué no te has atrevido a incluir algún tema de artistas negros? No nos quejamos en absoluto de este nuevo disco pero particularmente creo que algún tema explosivo y repetitivo como los de Fela Kuti o algún blues arcaico, primitivo y acústico como los de Bukka White o Big Bill Broonzy pudieran irte como anillo al dedo.

A mediados de los años 80 hice una versión de Sex Machine de James Brown, estaba en la cara B de un single de Mar Otra Vez. Es cierto, nunca he vuelto a hacer ninguna versión de un artista negro.. Cuando empecé a urdir este disco de versiones, hace ya varios años, tenía previsto incluir Ain't got no/I got life de Nina Simone, pero al final no ha podido ser.

¿Qué especial atracción tienes con países como México o Brasil para que aparezcan tanto entre tus versiones? Aquí tenemos a Astrud Gilberto, Caetano Veloso, José Alfredo Jiménez por duplicado…

Y Agustín Lara. No lo sé, es una cuestión física, quizás genética, atávica, ancestral... Las rancheras suenan en mi sangre y la samba susurra en mi corazón.

Por cierto que mi ranchera favorita (y la de bastantes conocidos) es “El Rey” de José Alfredo. ¿Cómo te has atrevido con semejante per-versión hasta los 5 minutos y medio con ese demoledor final a base de guitarras y vientos desquiciados de aroma casi No Wave neoyorquina?

Hace casi dos años, Carlos Ann me invitó a participar en un disco homenaje a José Alfredo Jiménez. Anduve un par de días dándole vueltas a qué canción de tan gran maestro podría hincarle el diente. Supuse que el esnobismo de los demás artistas que iban a participar excluiría la más famosa: El rey, y me atreví con ella... Eliminé los coros y añadí un epílogo final homenajeando a The Velvet Underground, y sí, con alguna pincelada No Wave. Una vez editado ese recopilatorio, decidí que la incluiría en mi disco de versiones. Y hace un año descubrí la que hoy es mi favorita de José Alfredo Jiménez: El camino de la noche que también se halla presente en Luna que se quiebra...

En el reverso de “El Rey” tenemos “Noche de Ronda” de Agustín Lara (tema del que sale el precioso título, por cierto) sólo con piano y voz. ¿Cuándo vendrán más “Boleros Enfermos de Amor”?

Quizás algún año de estos. Soy gran amante de ese género. Pero veo más factible unas Rancheras enfermas de amor...

Los temas elegidos arrancan en el año 33 con Fred Astaire (también tenemos otros clásicos muy antiguos ya fallecidos como Frank Sinatra o Serge Gainsbourg) y mueren en el 86 con tus admirados, explosivos, guitarreros y repetitivos Spacemen 3. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor…?

No, en absoluto. Soy un enamorado del tiempo presente y un gran admirador y explorador del porvenir. No me gusta mirar atrás. No padezco el mal de la nostalgia. Interpretar canciones de décadas pasadas me ha enseñado a cantar mejor, simplemente, aunque sí es verdad que estamos viviendo en el presente una sequía creativa importante: no detecto apenas obras de calidad, que transmitan emoción y que posean la virtud de perdurar en el tiempo. Vivimos una época de cambios que conlleva una infertilidad artística preocupante.

¿…También para el amor?

El amor está aquí, en la sangre con la que estoy contestando a estas preguntas...Y en el tiempo presente...

Además de los excelentes músicos habituales también en tu gran banda de directo (Fino Oyonarte, Susana Cáncer, Jesús Alonso o las brutales guitarras de Juan Pérez Marina) has contado con algunas colaboraciones muy especiales. Es una gozada el dueto con Mariona Aupí haciendo de Gal Costa en el “Coraçao Vagabundo” de Caetano Veloso. ¿Satisfecho pues con la banda, los invitados, producción y demás?

La banda, la poco numerosa pero gran orquesta, como yo la llamo, es espectacular, precisa, talentosa, dulce y terrible. Soy un gran admirador de mis músicos. Me gustaría estar más con ellos, pero cada uno vivimos en una ciudad y sólo podemos quedar en Madrid para ensayar cuando hay un concierto. Ha sido un lujo contar con la voz de Mariona en Coraçao vagabundo y El camino de la noche. Considero que es la mejor voz femenina del panorama actual español. En cuanto a los demás colaboradores, músicos, ingenieros de sonido, diseño, etc. he de decir que han realizado un trabajo formidable, demostrando una enorme generosidad y talento.

Bueno, no todo va a ser alabanzas y queremos darte un pequeño tirón de orejas. En esta era del compacto y los extensos discos y teniendo en cuenta otras versiones que has llevado a cabo en tus conciertos es una pena que no aparezca alguna versión de Sandro, algún cantante italiano o alguna de esas proposiciones antes mencionadas. ¿Caerá alguna otra versión en los nuevos conciertos o seguirán siendo espectáculos como los habituales en ti y tu banda?

He de decir que este disco también se va a editar en vinilo. Y, por cierto, he hecho muchas veces en directo Rosa, Rosa de Sandro, y en el repertorio actual tenemos prevista Ella ya me olvidó de Leonardo Favio. ¿Italianas? Alguna caerá. Ahora recuerdo que hice hace mucho Una stanza vuota de Ennio Morricone. En cuanto al espectáculo Luna que se quiebra, tocaremos prácticamente todo el disco y además una amplia selección de canciones mías antiguas, las que creo que han sobrevivido mejor al paso del tiempo.

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share