Conciertos

 

15-05-2012

Jad Fair & Norman Blake. Planta Baja, Granada


1

Originalidad absoluta y refinado gusto la de los responsables de la sala Ruido Rosa, al elegir a esta extraña pareja para conmemorar su veinticinco aniversario. Concierto atípico en todos los sentidos, la mayoría del público entraba en la sala sin tener muy claro que se iba a encontrar esa noche, lo que en estos tiempos de total previsibilidad  musical supone un aliciente extra. La referencia mas próxima en la mente de los asistentes era aquel precioso “Words Of Wisdom And Hope”, adorable en envoltorio y contenido, que registraron Jad y Teenage Funclub hace ahora 10 años, grabación de la que desgraciadamente no sonó ningún tema. Como el americano había declarado a la prensa en horas previas, el primer tramo de concierto se iba a dedicar a homenajear la obra de Daniel Johnston, del que sonaron entre otras “Casper The Fiendly Gost” y la maravillosa “History Of An Artist”, combinándose ambos en el manejo de guitarra y batería; el hecho de no ser ninguno de ellos muy diestros en el uso de la percusión, dotó al concierto de una base rítmica tosca y primitiva, pero plena de primitivo encanto, no lejana de aquella sonoridad que lograba Moe Tucker en sus primeros temas con Lou y compañía.

Una vez rendido homenaje al excéntrico tejano, llegó la hora de los temas propios, momento en que se puso de manifiesto el muy diferente enfoque que del arte de componer e interpretar canciones manejan estos dos músicos. La parte de Jad Fair respondió con absoluta simetría al quehacer de este outsider en los últimos tiempos: canciones cortadas a cuchillo, temas de estructuras asimétricas, rock de inspiración cubista; no solo en su forma de recitar y cantar, así mismo con esa manera de extraer melodías y ruidos de su guitarra customizada, articulada en el entronque del mástil, lo que le permitía una amplitud de registros poco habituales en las seis cuerdas.

Y como contrapunto lírico, las melodías plenas de cristalinas armonías del chico de Glasgow, que no por casualidad lucía camiseta de los Modern Lovers. A fuerza de insistir logramos que interpretase la encantadora “Baby Lee” single de su último disco, ya que nos tenía con una sonrisa perennemente dibujada en el rostro recordando temas de sus trabajos mas gloriosos, con especial incidencia en “Songs From Nothern Britain”.

Una noche plena de contrastes y emociones trasmitidas con diferentes lenguajes.

Autor: Manuel Borrero

Bookmark and Share