Conciertos

 

21-06-2013

Irma Thomas. Sala Apolo. Barcelona


1

Gracias de nuevo a Caprichos de Apolo hemos podido disfrutar de una noche increíble de soul con una de las grandes divas de todos los tiempos, Irma Thomas. Se dice pronto pero se queda la boca pequeña al pronunciar su nombre si lo comparas con su fuerza y su energía sobre el escenario. Una grande, una leyenda, que hemos podido disfrutar por fin, tras 50 años de carrera. Era la primera vez que pisaba nuestras tierras. Ha tardado demasiado pero ha llegado arrasando y además lo ha hecho con sus 72 años, parece mentira pero tiene más energía en el cuerpo que todos nosotros juntos. No engaño diciendo que el Apolo esa noche ardió y lo hizo gracias a Irma.

La noche la abrió Nicole Willis & The Investigators. La cantante norteamericana afincada en Finlandia ha formado su banda en el país nórdico. Nos hicieron bailar pero les faltaban algo de brío, quizás porque vienen del frío. Aunque fueran buenos músicos, les faltaba un poco de alma soul, no se les veía la energía que más tarde veríamos tanto en Irma Thomas como en la banda que la acompañaba. Una lástima porque prometía mucho.

Irma sin embargo fue todo lo que esperábamos y mucho más. La banda que la acompañaba estaba formada por músicos de aquí, pero ¡qué músicos! Lo mejorcito del soul patrio con un Julián Maeso al Hammond que quitaba el sentido, todos y cada  uno de ellos músicos excepcionales. Una banda ideal para respaldar a la gran diva. No podía estar más contenta, había conexión absoluta, se notaba que había buen feeling entre ellos. Irma Thomas nos brindó además una noche llena de clásicos, empezando por “Cry On” que abrió la noche. Pero también sonaron “Ruler of my heart”, “I need your love so bad”, una versión del “Forever Young” de Bob Dylan o un “Time is on my side” que el público coreo enardecido y que Irma se aseguró de recordar que, aunque los Rolling Stones la popularizaron, ella la grabó antes. Tuvimos momentos tranquilos pero también bailamos hasta que el cuerpo no aguantó más, incluso hubo una petición del público que Irma cantó a capella, ya que la banda no conocía la canción. Una noche de emociones fuertes, diversión y baile, gracias a esta señora que es una fuerza de la naturaleza y que tiene un carisma impresionante. Sobre el escenario Irma es coqueta, divertida y pura energía.

Una noche de esas que recordarás toda la vida, sin duda uno de los conciertos de este año, pocos ha habido que lleguen al nivel de esta gran dama del soul. Irma abandonó el escenario acompañada de su marido y despidiéndose con una tremenda ovación de un público que ya había caído rendido a sus pies nada más verla. La banda siguió tocando para despedirse, un gran aplauso para ellos y luego Flowers hizo lo que siempre hace, menos mal que no subió al escenario antes de que acabase el concierto porque sino me parece que lo hubiéramos echado de malas maneras. Respeto por la dama. Ojalá no tarde tanto en volver, queremos más. ¡Viva Irma Thomas!

 

Autor: Anabel Vélez

Bookmark and Share