Conciertos

 

23-11-2011

Guitar Wolf. La Boite, Madrid


1

El trío nipón no deja indiferente a nadie. El comienzo de su actuación estaba más cerca de una performance artística que de una actuación musical. Tras varios minutos sonando Ramones a volumen atronador, salen a escena el batería y bajista de la banda, desconozco sus nombres pero perfectamente podríamos llamarles Fukisima y Nagasaki, por ejemplo. En el escenario, repleto de humo, los músicos vestidos con chaquetas de cuero comienzan a aporrear sus instrumentos, mientras sigue sonando el cuarteto de Nueva York de fondo. Entre la niebla sale Seiji, guitarrista y cantante de los lobos japoneses, se ajusta su instrumento, brama, escupe, bebe una Heineken de un trago y comienza a tocar la guitarra. El público no se mueve, no respira, observan. El grupo comienza a destrozar oídos a base de rock and roll ejecutado a la velocidad de la luz. No hay treguas ni set list. Tras un par de temas, el público comienza a desperezarse, baila pogos salvajes bañados en cerveza. En uno de ellos golpean a Seiji con el micrófono, comienza a sangrar, se toca el labio y continúa tocando. Grita y baila cual chaman enloquecido, devolviendo al rock and roll a su esencia mas primaria, sin florituras ni adornos, simple y salvaje espectáculo. No faltaron himnos de la talla “Machine Gun Guitar”, “Jet Generation”, o “UFO Romantics” y mucha falta de destreza suplida con gran imaginación.

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share