Entrevistas

 

04-02-2013

Guadalupe Plata, unidos por el blues


1

Al trío ubetense le une su música. Esparcidos por media España deciden juntarse para ensayar, grabar y actuar en directo. Su nuevo disco homónimo, publicado recientemente por Everlasting, nos devuelve a tres músicos andaluces amantes del blues pantanoso y eléctrico. Un tercer trabajo discográfico grabado en directo en el estudio de Ryan Anderson, en Austin, y mezclado por Mike Mariconda.

Carlos, vuestro nuevo disco sale publicado con Everlasting Records. Supongo que ha sido una elección meditada y en la que obtendréis grandes beneficios, y no solo hablo de lo económico.

Everlasting nos ha ofrecido completar nuestras vías de expansión, hablo cosas que con una autogestión son muy difíciles de conseguir, además pensamos que son de nuestra misma calaña, si no jamás nos hubiéramos planteado juntarnos con ellos, consultamos siempre en cada importante decisión al Güiyo de Huertañalda, - “este año la aceituna en Jaén no va a ser buena” – dijo, recogió la vara golpeó un aldarillo y cayeron unas aceitunas en las que estaba escrito nuestro destino, entonces se pronunció – “adelante”.

¿Qué hay de novedoso en vuestras nuevas canciones y qué mantenéis del pasado?

Hay guitarras desafinadas, hay fábrica de la Seat, hay bombos del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro, hay lamentos, hay Walter Daniels (EVIL!), hay 13 canciones, hay Mike Mariconda. Esto es lo que hay y lo que queda del pasado es todo, Guadalupe Plata.

El comienzo de “Lamentos” recuerda a The Doors.

Me imagino que te refieres a “Rezando”. Sí, es verdad.

En “Milana” hacéis un homenaje a Los Santos Inocentes.

“No sabía que la amaba hasta que vi que la enterraba, Milana bonita”. La milana es un símbolo en Los Santos Inocentes. Su muerte es una razón de peso para ahorcar al señorito.

El diseño de vuestro nuevo álbum es una mezcla de los cortijos andaluces, Buñuel, México y un ambiente siniestro y oscuro.

El arte es uno de los puntales que queremos mantener fuertes en la banda, la ilustración del LP la hizo Beatriz y la del CD Perico, son dos visiones diferentes de lo mismo. Hay un cortijo protegido por nuestra patrona, la Virgen de Guadalupe de Úbeda, pero cuando arde salen de él toda clase de seres de las cavernas, seres oscuros, diablos y gentes del blues, siempre bajo la atenta mirada del galgo y la serpiente.

Cuando se habla de Guadalupe Plata se utilizan términos como sensualidad, violencia,  excitación, morbo, sudor… ¿Veis correctos asociarlos a vuestra música?

No sé si serán correctos pero lo que es verdad es que justo eso es lo que sentimos cuando estamos tocando, sobre todo el sudor, el resto ya lo llevamos puesto.

Vuestro sonido es muy particular, una mezcla de Gun Club, Robert Johnson, Charlie Patton o Pata Negra.

Estos cuatro referentes que indicas son todo un halago para nosotros, admiramos y queremos a cada una de las bandas y negros del blues (con más y menos dientes) que mencionas. Siempre hemos hecho lo que nos ha salido del cuerpo y es verdad que lo que te aporta escuchar este tipo de música, es una sensación de salir de lo más hondo, es algo que se pega a los huesos y entrañas. Oír una guitarra rajada y un ritmo destrozado que te despelleja es una sensación única.

Desde fuera, en mi modesta opinión, vuestra receta musical es  blues crudo, sucio, directo, áspero, acicalado con rock and roll primigenio. ¿Cómo lo veis vosotros?

Vemos todo bien menos lo de acicalado.

Naturales de Úbeda, Jaén, residentes en Granada, actuando por toda España y el resto del mundo. ¿Os imaginábais todo esto cuando comenzasteis con el grupo?

Naturales de Úbeda y residentes en Granada (Pedro), Madrid (Jimena) y Úbeda (Paco Luis). No imaginábamos nada, pero cuando quieres algo y lo buscas tiene que pasar. Somos músicos de oficio, nos ganamos la vida como podemos, tocando.

 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share