Entrevistas

 

16-03-2015

Guadalupe Plata, calor hogareño


1

Pedro De Dios, poco más de metro setenta, melenilla revuelta, todo vestido de negro, es el líder elegido para propagar la divina (o diabólica) doctrina del blues primigenio en una tierra tan hostil para tal misión como la española, cometido en la que el trío jienense ha triunfado sin paliativos, en contra de todo pronóstico. Nos vemos en su espartano piso del barrio granadino del Realejo, al que se ha mudado hace apenas un mes: allí atesora una maltrecha y dispersa colección de vinilos (el “John Wesley Harding” de Bob Dylan, “More Primitive” de Lonesome Shack, algo de Captain Beefheart y una edición barata la La Paquera de Jerez) que ponen fondo sonoro a la entrevista, celebrada al amparo del hogareño calor de una mesilla con brasero. Sin parar de liar tabaco, responde a nuestro indiscreto cuestionario.

Perico, habéis elegido los estudios Toe Rag para grabar el nuevo disco; ha sido por afinidad con el productor (Liam Watson) o os llaman la atención los artistas que han grabado allí (White Stripes, Pete Molinari, Billy Childish…)?

La verdad es que no teníamos ni idea de la existencia de ese estudio, fue Marc de la discográfica, aprovechando un bolo que teníamos en Londres, nos llevó a visitar el estudio, nos comentó que era un sitio idóneo para nosotros: fuimos para allá y quedamos flipados, es un estudio analógico a la antigua, no ves ni una pantalla de ordenador, la mesa por un lado, el cristal y el estudio de grabación por otro, así de simple. La acústica es increíble, hay un montón de amplificadores antiguos, Liam está muy familiarizado con grabar en directo, que es como a nosotros nos gusta…

Aparte nos dieron referencias de los discos que se habían grabado allí, desde “Elelphant” de White Stripes que tiene un sonidazo, a Holly Golightly o las locuras varias de Billy Childish … era una gran oportunidad, y pensamos, ya que estamos aquí vamos a hacerlo!!!

Tengo entendido que durante la grabación os hospedasteis en un viejo caserón abandonado…

Pues sí, una típica casa bajita inglesa, con eso que le ponen al suelo… la moquetilla aquella, con un montón de ruidos por la noche, por que era muy vieja. Estaba a cinco minutos de estudio, y el barrio (Hackney) estaba muy chulo, se veía movimiento, había bastantes bares de rock & roll, se comía bien… lo tenía todo, de allí no nos movimos en los pocos días que estuvimos grabando.

Cuanto tiempo invertisteis en grabarlo?

Grabar lo que se dice grabar lo hicimos en dos día y medio o tres, el resto fue añadir alguna maraca, algún sonido del Jaguar que hay por ahí suelto…

O sea que lo llevabais muy bien preparado

Pues no te creas, llevábamos un poco el hilo conductor de la idea, pero no nos gusta llevar las cosas al dedillo, prefiero que los temas cojan en el estudio esa parte de espontaneidad, ese momento en que no sabes que va a pasar y te lanzas ahí… y queda lo que queda: un par de tomas y algún pequeño arreglo y a otra cosa.

Volviendo un poco la vista atrás, hace cinco años cuando debutasteis en un disco compartido editado por la Junta, te podías imaginar que vuestro discurso basado en el blues a palo seco iba a calar en la audiencia y os permitiría vivir de la música?

Realmente no, pero lo que sí que tenía claro desde mi infancia es que quería vivir de la música, estar en este mundillo, tocar la guitarra, montar grupos… y tenía muy claro que si quería vivir de esto tenía que ser con lo que a mí me gustaba hacer. Al principio toqué en alguna bandas de verbenas para ganarme la vida y sacar algo de pasta, pero en cuanto la banda tomó forma teníamos muy claro cual era la senda musical a seguir.

Quiere esto decir que os consideráis puristas del blues? Es un poco paradoja que tres tíos de Jaén defiendan las raíces de una música que le es tan lejana culturalmente. Greil Marcus defendía la idea de que los que transformaron el blues en rock and roll jugaron un papel de mayor trascendencia que los pioneros, no sé si compartes este punto de vista?

Desde mi punto de vista creo fundamental tener claro el tema de las raíces, tanto en la música como en otras disciplinas artísticas. El rock and roll no nace así de repente, si vas a discos antiguos de blues y country puedes encontrar en la década de los cuarenta cierto soniquete que antecede al rock and roll, y para interpretarlo tienes que tener bien presentes esas bases. Cuando no es así todo se transforma en un refrito; en el caso del blues me gusta mucho Steve Ray Vaughn, un gran músico, pero que también ha hecho mucho mal, ya que posteriormente ha salido un montón de gente que quiere imitarlo, sin tener el bagaje cultural de Steve, que ha mamado de T. Bone Walter, de la música surf, de Link Wray, todas estas influencias el las matiza y crea un estilo propio. Otro de mis iconos ha sido Jimi Hendrix, durante mi adolescencia estaba abducido por su figura, pero luego investigas y te planteas, vamos a ver este tío por donde pilota…

En esta defensa de la pureza del blues te ves a ti mismo como en una misión evangelizadora?

De ninguna manera, lo que hago lo hago por gusto. Estoy absolutamente poseído por el ritmo del blues primitivo, desde cuya base creo que se pueden hacer infinidad de variaciones, no me considero en misión divina (risas). Quiero que en mí música este presente la huella de los pioneros, pero que quede bien patente la parte que nosotros aportamos, copiar sin más no tiene sentido, además nunca vas a igualar al original.

Y no habéis tenido nunca presión de las discográficas o managers para ampliar vuestro espectro sonoro y de esa manera poder llegar a un público más amplio?

La verdad es que no, afortunadamente. No me considero una persona muy cerrada, pero no me veo metiéndome en campos que no me convencen, o con un productor impuesto por la discográfica que no esté en una onda paralela a la nuestra y no respete nuestra esencia; vamos no, no, prefiero estar como estoy, me conformo con vivir de la música, tampoco aspiro a tener dos chales y cuatro coches a cambio de sonar en Los Cuarenta Principales.

Este es vuestro tercer disco y el tercero que se llama como el grupo, hay alguna razón para no titular los discos?

Nada premeditado, a decir verdad. Sacas tu primer disco, lo titulas Guadalupe Plata, luego el segundo, dices ¿por que no? … tengo muchos discos en los que solo aparece el nombre del artista, y a la hora de diferenciarlos están las portadas, puedes decir la roja, la del galgo… aparte me gustan a nivel visual las portadas limpias. Por otro lado me cuesta trabajo buscar un nombre o frase que defina un disco, algunas veces son tan pedantes o repipis los nombres que se le ponen a los discos… creo que están bien sin nombre, no le doy tanta importancia.

Vamos con alguno de los temas del disco: es “Huele A Rata” una versión de “I Smell A Rat” o una manera de homenajear a autores o intérpretes de este tema?

Efectivamente partimos del tema que comentas, que en principio yo lo traduje literalmente, luego parece que es una expresión muy anglosajona que tiene varias interpretaciones. Sobre esa frase le acoplamos un ritmo de Howlin´Wolf, nos quedó una mezcla curiosa, ya que la parte tomada de Wolf le da al tema un trotecillo casi rockabilly, de hecho creo que este disco es el que mas ritmo rocanrolero tiene de los que hemos grabado.

Se os ha ocurrido o se os ha presentado alguna vez la oportunidad de hacer el score de una película, lo digo por que algunos de vuestros temas como “Filo De Navaja” son muy cinematográficos

Ojala, por que me encanta el cine y de hecho soy gran admirador de Morricone, de Nino Rota o de este tío que hace toda la música para David Lynch… Angelo Badalamenti; a mi la música de cine me flipa, y si surgiera la oportunidad y nos dieran libertad, yo encantado.

Desde vuestra perspectiva retro, os interesa algo de la música actual o que no esté directamente relacionado con vuestro estilo?

Hombre, pues si te digo la verdad, los artistas actuales que me interesan tienen alguna sintonía con el pasado. Música rompedora que no tenga raíces, puede que haya cosas interesantes, pero no te puedo mencionar a nadie, no lo recuerdo. Me interesan cosas ajenas al blues, como el flamenco, la música clásica, el bolero o la música mejicana… si me pongo a pensarlo toda esta música que me llama la intención mantiene un hilo conductor que va directo a la raíz de la misma, siempre es música con sentimiento.

Ya que mencionas el flamenco, tu forma de cantar, espontánea, poco modulada, me recuerda a los hermanos Amador, a Pata Negra

La verdad es que en muchos de los grupos en los que he cantado ha sido por que no había otro dispuesto a ponerse a cantar, por lo tanto nunca me he sentido cómodo al 100% con la voz, aunque según va pasando el tiempo le vas cogiendo el gustillo. Los hermanos Amador, Pata Negra, forman parte de mi adolescencia, y están presentes en mi cultura musical. Para mí, el blues tiene un sentimiento que comparte con el flamenco, y siendo quien soy, es lógico que me exprese de ese modo y no intente forzar una pronunciación anglosajona que no me toca ni de lejos, que no es mío.

No quiero acabar la entrevista sin que comentes vuestro viaje el otoño pasado a Clarksdale, lugar de nacimiento de no pocos gigantes de la música (Sam Cooke, Ike Turner, John Lee Hooker, Son House), intersección de las carreteras 61 y 49, foco de mitología…

Para mí era muy importante ir allí, lo mismo que al que le gusta el flamenco quiere ir a Jerez. Aprovechando que tocábamos en el festival que se celebra allí, visitamos el pueblo, que se parece poco a otras ciudades americanas, es una zona muy rural… me recordó esas imágenes de la película “Mistery Train” cuando van a Memphis. Hay dos o tres bares, que es donde se hacen las actuaciones, y el turismo que ves es el de cuatro zumbados como nosotros en búsqueda de inspiración (risas). En el festival tocan bandas americanas y músicos locales; en este sentido es un poco decepcionante comprobar como el blues del delta se va muriendo, unos intérpretes se están muriendo, otro está en paradero desconocido, el otro en la cárcel… y los que pueden grabar están más enfocados al rollo B.B. King y el blues más urbano, más contemporáneo. Para captar los últimos coletazos del blues rural tienes que estar allí sobre el terreno, la mayoría de sus intérpretes no pasan de aficionados, aunque con una clase que tira de espaldas. Luego hicimos un poco el cateto yendo a Sun Records a grabar sin cita previa, nos plantamos en la puerta, buenos días que queremos grabar… nos dieron cita para seis meses después (risas); ya aprovechamos para visitar el estudio, y flipas, se te ponen los pelos de punta pensando quien ha estado entre esas cuatro paredes en las que tu estás ahora; los técnicos te explican la forma en que grababan Elvis o Jerry Lee Lewis, que te voy a contar, Sun Records, lo más grande !!!

 

Autor: Manuel Borrero

Bookmark and Share