Conciertos

 

14-10-2013

Fred Wesley. Boogaclub, Granada


1

Escéptico que se va volviendo uno con los años, me quedé sorprendido al llegarme noticias de este concierto. Con motivo de rendir homenaje al gran Jimmy Smith se anunciaba a otra legenda de la música negra; de verdad vamos a tener a Wesley en carne y hueso sobre el pequeño escenario de Boogaclub, no sería un suplantador o algún pariente que aprovechaba el apellido? Confirmada la identidad del oficiante, la velada se prometía excitante teniendo en cuenta el brutal currículo del veterano trombonista de Georgia: por no aturdir al lector con una marabunta de datos, solo destacar su faceta más conocida en los JB Horns junto a Pee Wee Ellis y Maceo Parker, trío de metales que doto la parte mollar de la discografía de James Brown de un cuerpo rítmico absolutamente arrollador, y nos dejamos fuera sus trascendentales colaboraciones con Parliament/Funkadelic, Ray Charles o Curtis Mayfield, por citar solo a gigantes. Afortunadamente los aficionados granadinos supieron valorar la excepcional oportunidad que se presentaba en su ciudad y llenaron la sala, y a fe que puedo afirmar que nadie salió decepcionado. A pesar de que lógicamente Wesley, con 70 años y problemas de sobrepeso, no se encuentra en su mejor momento, un inteligente y dosificado planteamiento del recital hizo que pudiéramos disfrutar plenamente de la noche: desde el inicio con la preciosa “Sunny” de Bobby Hebb interpretada mano a mano por el organista Leonardo Corradi y el percusionista Tony Match que calentó al público, inmediatamente se unió a la fiesta el orondo Fred, atacando una preciosa versión de “Caravan” de Duke Ellington, aportando toneladas de clase y groove con particular manera de soplar. A partir de ese momento, con el público ya en el bolsillo, el recital fluyó rítmico, bailable y pleno de swing, sonando entre otras “The Preacher” o la inmortal “I Got My Mojo Working” pieza habitual en el repertorio de homenajeado Smith, que Wesley se animó a cantar. De justicia destacar la labor del jovencísimo teclista italiano Corradi, que con solo 20 años demostró una especial elegancia con el órgano, luciéndose en repetidas fases del concierto sin necesidad de gratuitas muestras de virtuosismo.

Fotografía: Eduardo Tébar.  

 

Autor: Manuel Borrero

Bookmark and Share