Conciertos

 

25-10-2011

Eilen Jewell. El Sol, Madrid


1

El domingo pasado, en la Sala Sol de Madrid, el country de Eilen Jewell supo a poco. La de Idaho y su banda vinieron a presentar su último trabajo The Queen of the minor key, y cuando se fueron, dejaron al público de un humor excelente, conscientes de que habían presenciado  una lección del savoir faire de antes, cuando todavía se bailaba agarrao y el humo lo envolvía todo. 

Primero entró la banda, ocupando sus lugares y componiendo la escena. El contrabajista, con porte de guapo engominado; el guitarrista, vistiendo el inconfundible sombrero de cowboy sobre las canas, y el batería, único inclasificable por lo universal de su atuendo. Un calculado momento después entró Eilen, la menuda cantante que bajo una apariencia dulce y delicada escondía sus artes maestras para el directo. 

Dijo en la entrevista para Sonic Wave que ella había nacido para cantar, que su voz daba sentido a su amor por la música. Y lo demostró. Canción tras canción se fueron calentando el ambiente y la cantante, que consiguió subir la tensión lentamente pero sin pausa, hasta que nadie pudo dejar de escucharla. 

Los temas se encadenaron de una manera muy calculada, y entre honky tonk y rockabilly aparecieron blues sinuosos y sensuales. El esquema se repitió hasta que sólo fueron posibles los ritmos más movidos y desaparecieron los lentos. 

La banda acompañó y dio espectáculo con los solos, de entre los que resaltaron los del guitarra Jerry Miller. Y también la esperó paciente mientras Eilen explicaba en un decente castellano, antes de empezar, cada uno de los temas.  

Con humor y complicidad, supo ganarse a una sala llena de gente que la aplaudía cada vez más fuerte, y que la coronó por derecho propio como The Queen of the minor key.  

Fotografía: Adrián Vázquez 

Autor: Esther Martin Sanchez-Ballesteros

Bookmark and Share