Entrevistas

 

06-05-2012

Dos Gajos, desgajados de la realidad


1

Estos Dos Gajos ni pertenecen a la misma fruta ni son dos gotas de agua. Juan Carlos Fernández lleva ya toda una vida en esto y fue guitarrista de los un día muy populares Penelope Trip. Esperanza Collado es la batería y los dos cantan pero ella viene más de las artes visuales. Su sonido tiene parte de blues arcaico y parte de gran actualidad. Cuentan con la producción de Rafael Del Pozo (La Jr) y el máster está hecho en los analógicos estudios de Jorge Explosion en el Circo Perrotti.

¿Juan Carlos, qué has estado haciendo brevemente desde el revuelo relativo que formasteis con Penelope Trip?

 Uff, hace ya 15 años de eso. No mucho, musicalmente, quiero decir. Un par de maquetas con amigos en los noventa. Cinco años en Londres sin tocar. Vuelta a Gijón y vuelta a la actividad musical. Desde el día en que compuse mi primera canción hace unos cuatro años no he parado de hacer canciones. Ahora toca grabar y grabar.

Esperanza, sin embargo viene más del cine experimental. ¿Por cierto, cuál fue la génesis de estos Dos Gajos?

Hablé con Rafa para grabar unas cuantas canciones. En mi casa no grabo maquetas, ni siquiera tengo una grabadora de mano. Le comenté que necesitaría grabar percusión y alguien que cantase conmigo. Yo no había cantado nunca antes, ni siquiera había oído nunca mi voz grabada. El me dijo que su novia, Esperanza, vivía con él y tocaba la percusión y cantaba, así que probamos y nos gustó el resultado. Les dimos unas vueltas a las canciones tocando juntos y fuimos grabándolas poco a poco. Creo que fueron tres fines de semana en total. Así que el grupo surgió durante la grabación de lo que luego se ha convertido en nuestro primer disco.

Manejáis muy guapas y certeras referencias. Mientras grababáis este “Dos Gajos” (Repetidor Disc / BCore) estabáis escuchando dos mundos en principio alejados, pero en el fondo no tanto como son Alan Vega (Suicide) y Elizabeth Cotten. ¿Con quién os quedariáis si tuvieráis que elegir entre Vega, la Cotten, Syd Barrett o Guadalupe Plata, por ejemplo?

Bueno, lo que escuchábamos durante la grabación es anecdótico, más que nada. Si te refieres a influencias, ninguno de los cuatro lo es para mí, aunque me gustan los cuatro. Quizá me quedaría con Elisabeth Cotten porque es con la que siento más afinidad, por alguna razón. 

Yo también aprecio otras referencias como Velvet Underground (por algunas voces y el tratamiento minimal de la batería como tocaba Moe Tucker), Vainica Doble (cuando canta Esperanza o Everything But The Girl. ¿Compartís esta impresión? ¿Qué otras bandas u otros campos del arte os han motivado para hacer “Dos Gajos”?

Hacer pop o rock y no estar influenciado de alguna manera por VU es casi imposible. A Vainica apenas las he escuchado nunca y de Everything but... ni me acordaba, la verdad. Mi principal influencia es la música, pero he escuchado tanta que ponerme a hablar de referencias concretas me resulta muy difícil. De todas formas, la motivación para hacer todas estas canciones primero y el grupo después ha sido más bien la necesidad de contar algo usando la voz y la guitarra.

Se dice, no sin razón, que vuestro disco refleja el hastío y las neurosis de esta sociedad. ¿Vivimos en un mundo enfermo?

Sin duda. Cada vez más. De todas formas no sé si el disco refleja eso. Si tú y otros lo decís va a ser que sí, aunque tampoco era esa mi intención.

 

¿Qué surge antes en vuestras canciones, la sobria música o las trabajadas letras de temas con títulos definitorios como “Obstinación”, “Más Cordura” o “El Tiempo Pasa”? ¿Qué importancia tiene cada cosa?

Normalmente surge primero la música, aunque a veces surgen casi al unísono, como si esa secuencia de palabras estuviese esperando por esa secuencia específica de notas para poder ser cantada. Las dos son igual de importantes, se necesitan mutuamente, no existen la una sin la otra. En realidad yo no escribo letras, las canto directamente cuando toco algo que me gusta con la guitarra y si me enganchan las escribo, pero nunca he escrito una letra sin música. No soy escritor. Las letras no surgen de un proceso meditado en el tiempo, son algo mucho más urgentes y espontaneo. A veces salen de golpe de principio a fin, como en una especie de arrebato. De hecho, normalmente, cuando termino una canción tengo que aprenderme la letra después porque se trata de un proceso creativo muy rápido y no se me queda grabada toda la letra. 

Habláis de letras circulares (y ensimismadas) pero la música también parece circular o haciendo zig-zags con leves variaciones. También pellizcas las cuerdas de la guitarra al estilo fingerpicking de Bert Jansch o algunos bluesmen primigenios. ¿Supongo que esto es intencionado?

Si, el blues antiguo es una influencia, pero una más, como el folk. Aunque no dejamos de ser un grupo de pop. Mi peculiar técnica autodidacta friki a la guitarra es fruto del deseo de tocar sin necesidad de bajista. Con la música he llegado a un punto en que siempre pienso en que sobran ingredientes... sobran instrumentos e instrumentistas en los grupos, sobran arreglos en las canciones... no se si esto es una enfermedad o que va a pasar conmigo como siga avanzando en esa dirección.

Al escuchar vuestro disco da la impresión que toda la cara A del vinilo (6 canciones) parece como si fueran un tema único con leves cambios de ritmo y, por supuesto, diferentes historias… Luego el tema que cierra este lado, “En Crisis”, a pesar del título,  os muestra un poco más alegres en música y hasta en la letra. ¿De qué forma os afecta esta dura crisis que estamos atravesando tanto en vuestra vida diaria como en vuestra creación artística?

 Yo no creo que nuestra música sea especialmente triste, de hecho creo que no lo es en absoluto. Si acaso, son canciones llenas de interrogantes, pero no son necesariamente pesimistas. Reflexivas en todo caso. La crisis forma parte de nuestras vidas a todos los niveles así que es natural que aparezca también en las canciones. De todas formas, esta canción no habla solo de la crisis económica, también habla de otros tipos de crisis que, por supuesto, se entremezclan con la crisis económica, porque este es el contexto en el que vivimos y en el que hacemos canciones, en este caso.

¿La historia de “El Bicho” tiene algo que ver con la de la película “Alien”?

No, se trata de un bicho metafórico que no se materializa en forma animal.

En “Días Invisibles” os mostráis más cercanos al blues. La armónica también resuena en este estilo imperecedero y arcaico. ¿Es el blues la base de vuestro sonido?

No, pero es una parte importante, como el folk. Más que el blues y el folk como estilos, determinados bluesmen y algún cantante folk. No soy capaz de identificarme con estilos musicales, pero sí con artistas concretos o con canciones o discos en concreto. Los estilos musicales forman parte del mundo de la estética musical y a mí eso ya me interesa menos. Me interesa el artista como ente individual que bebe de varias fuentes y lo regurgita a su manera.

Todos los involucrados en este trabajo procedéis de Asturias prácticamente. ¿Queriáis a todos de casa y de andar por casa?   

Bueno, Rafa y yo somos de Gijón pero Esperanza es de Villarrobledo.  

¿Contentos con el artwork del disco de AntiDali y contentos de que el trabajo aparezca en un guapo vinilo como en los viejos tiempos?

 Sí, yo estoy muy ilusionado con todo esto. Ver las camiones en un LP es todo un sueño, y una portada así de bonita y enigmática ayuda. Lástima que se vendan tan pocos discos. Parece que la gente ya no le presta atención a la calidad del sonido siempre que puedan acceder a una cantidad ilimitada de música. No entiendo esa mentalidad. Tengo la sensación de pertenecer a un reducido grupo al borde de la extinción, a la resistencia.

Estáis embarcados ya en una serie de conciertos de presentación (más información de esta gira y los demás grupos del sello en www.repetidordisc.com) en los que en muchos de ellos estaréis acompañados por vuestros compañeros en Repetidor Disc, Sonio. ¿Qué podéis decirnos de ellos, de su sorprendente debut, “De No Estar” o de otros compañeros en el sello que os llamen la atención?

Tengo que ponerme al día, apenas he escuchado nada. De todas formas la mejor manera de conocer a un grupo es verlo en directo así que ya te contaré tras nuestras actuaciones con ellos (Nota del autor: algunas han tenido lugar ya).

Por cierto. ¿Qué se va a encontrar la gente que os vaya a ver sobre un escenario y cómo informarse de vuestras andanzas en alguna página web o así?

Pues lo nuestro es bastante sencillo pero resultón, creo. Hacemos poco ruido pero creo que enganchamos al oyente. Tenemos un blog y también el inevitable facebook donde solemos actualizar nuestros planes y demás.

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share