Conciertos

 

27-05-2013

Dirty York. Sala Azkena, Bilbao


1

Los australianos Dirty York continúan alimentando ese dicho generalizado sobre que son una gran versión  de los Black Crowes. Pero al mismo tiempo van alimentando y agrandando su propia leyenda porque demuestran cada vez una mayor personalidad y porque cada vez están creando mejores canciones. Traían calentito su tercer y mejor trabajo hasta la fecha, “Feed The Fiction” (Dirty York) y en él se centraron de pleno. Así, tras abrir con una antigua “Jesus”, encadenaron hasta 6 temas consecutivos del nuevo disco. Al rotundo “Stitches in my pocket”, siguió el pegadizo y rotundo estribillo de “Sweet sensation” que como habíamos anunciado previamente va a convertirse en una “sensación” en sus nuevos directos. Siguió el tema inicial “Be home & live” con la buena armónica de Shaun, pero en la que echamos en falta esos maravillosos teclados de Ammel Warner y que tanto molaron en actuaciones precedentes, aunque tuvieran más protagonismo las sensacionales guitarras de Benny y Luke. Con “Why I burn” sacaron su lado Faces y Stones y con “Can’t wait to see ya” nos masajearon con clásico rock’n’roll con gancho. Cerraron esta tanda del nuevo disco con la soulera (y sí, cercana a la banda de los hermanos Robinson) “Free to find out”. Aún recuperarían posteriormente hasta tres temas más del nuevo trabajo. Las pegadizas “Keepin’ me up” y “Speechless”, además de la final “Never show” que cerró el concierto. Si bien, se salieron de nuevo con su solicitadísimo doble bis que puso en 18 las canciones interpretadas. Entre ellas y también en el tramo final, cayó como única y acertada versión el “Working for the MCA” de los Lynyrd Skynyrd, otra gran banda que parece gustarles mucho. Como en el último disco también, nos volaron la cabeza a menudo con esas baladas llenas de garra soul con “Shaun desgañitándose. Fueron todo simpatía y entrega y luego compartieron con la peña al concluir la hora y media de concierto que se pasó en un santiamén. Así fliparon con ellos hasta chavalitos menores de edad que llevaban sus camisetas. Todavía les quedan muchísimas citas aquí por lo que te recomiendo arduamente que no te los pierdas cuando pasen cerca de tu ciudad. ¡Pronto habrá que verles en salas más grandes e igual ya no será lo mismo!

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share