Entrevistas

 

11-05-2015

Diego R. J., agitador musical y mentor del Surforama


1

De nuevo Valencia acogerá una nueva edición del Surforama, la número doce, donde las guitarras serán las bases de los sonidos surferos, instrumentales, rock and roll y derivados, en un Festival que cada año ha tenido una línea ascendente y de mayor repercusión a todos los niveles, no solo nacionales sino a nivel europeo. Con un cartel excelentemente confeccionado y gran calidad desde el primer grupo hasta el último y un trabajo lleno de esfuerzo por parte de la organización que durante los días 22 y 23 de Mayo se desarrollara en la sala La Rambleta. Nos ponemos en contacto con Diego R.J como parte de la organización del Surforama y , al mismo tiempo, alma mater del programa de Radio 3 llamado, con mayúsculas, El Sotano. 

Sonidos instrumentales tan maravillosos como el surf y rock and roll pero, al mismo tiempo, incomprendidos, poco a poco, están teniendo mas repercusión a nivel nacional. Diego, ¿me podrías decir desde cuando te hiciste fan de estos sonidos surferos?

Mis primeros contactos con el rocknroll instrumental y el surf vienen por mi padre; un LP de grandes éxitos de los Shadows que todavía conservo, clásicos de los Ventures, el LP de Continentales, con quienes mi padre tocó el bajo durante un tiempo, y el “Pipeline” de los Chantays, cuya intro intentaba emular a la guitarra. Vi a Los Coronas a finales de los 90 en una pequeña sala de Madrid y recuerdo que conecté con aquellos recuerdos de la niñez y adolescencia. Pero mi atracción por esos sonidos se mantuvo latente hasta el 2002 o 2003, que empecé a investigar el asunto en profundidad.

Un estudioso del surf, como eres tú, implicado desde hace muchos años en la repercusión de la surf music, ¿qué diferencias encuentras en los pioneros grupos españoles de este genero en los sesenta con los grupos actuales?

Bueno, no creo que en España hubiese ninguna banda que se considerase a si misma grupo de música surf. Ellos hacían rocknroll instrumental independientemente de que versionases a Surfaris, Johnny & the Hurricanes o los Dakotas. La sombra de los Shadows fue muy alargada en España y fue la banda que marcó a la mayoría de nuestros grupos instro. Apenas tenían medios, los estudios no estaban preparados, pocos podían pagarse buenos instrumentos importados y solo se conocía lo que sonaba por la radio. Pero aún así sigue impactando escuchar algunas de aquellas canciones; “Marabunta” por Los Extraños, “Galaxia” por los Rockeros o el “Bufalo” de Los Ágaros son auténticas joyas de su tiempo; sonido primitivo pero compositivamente a la altura de lo que te encuentras en cajas como “Surf Age Nuggets” de bandas de EEUU. Los grupos de hoy tienen mucho más bagaje e historia en la que picotear, más acceso al conocimiento y mejores medios de grabaciones… pero solo destacan los que manejan bien los ingredientes y saben componer buenas piezas.

Actualmente hay compañías que apuestan por estos sonidos, grupos veteranos y emergentes que manufacturan excelentes discos y también un Festival que se ha convertido en punta de lanza de este genero musical como es el Surforama. ¿Qué resumen me harías de la actual escena de los instrumentales y del surf en nuestro país?

Hay muchas bandas, unas cuantas muy buenas y alguna a un nivel tremendo. Hay sellos locos que todavía sacan discos de este rollo. Hay blogs y webs que hablan de ellos. Pero siempre faltará público. El surf es un subgénero del rocknroll instrumental, que ya es un subgénero en sí mismo. Es difícil ser más minoritario. Los Coronas son el caso aparte. Sigue maravillándome lo que han conseguido, vender discos y llenar salas de 1000 personas. ¡Ni Dick Dale oiga! Y lo han hecho sin que nadie les regale nada, trabajando duro, ofreciendo calidad y creando su propio estilo. Pero esto ha creado un precedente, es decir… ¡sí se puede! La cosa funciona mejor para los grupos instrumentales alejados del surf: ahí están Mambo Jambo… atómicos. El Twangero, que suena de muerte. Durango 14, dando un giro de tuerca al rollo instro. Después hay bandas más propiamente surf como A-Phonics, Derrumbes o Longboards que se van de gira a California, México o Costa Rica, pero que aquí les cuesta más asomar la cabeza.

Este año se celebra la doceava edición del Festival Surforama,¿cómo se ha ido gestando poco a poco esta nueva edición?

La duodécima edición prácticamente comenzó a gestarse unas semanas después de acabar la anterior. Es inevitable, a pesar del cansancio acumulado llevas la inercia del anterior festival y en seguida comienzas a comentar posibilidades y mejoras. Fue todo bastante bien, fallamos el tiro con un par de grandes nombres que esperamos conseguir para otras ediciones futuras pero finalmente echamos el lazo a David Marks y a los Remains. Un Beach Boy y la mejor banda de garaje sixties de Boston eran cabezas de cartel claras. La caída de Remains (por enfermedad de dos de sus integrantes) fue un palo, pero la llegada de los Kaisers como ángeles salvadores no se nos olvidará nunca.

Cada año el Festival tiene mas repercusión no solo a nivel nacional sino también a nivel europeo, ¿cada año es un reto más grande?

Exactamente. El listón que marcas con el cartel de un año no lo puedes bajar con el del siguiente. Además hay que saber compensar entre bandas instrumentales y grupos que aporten otros sonidos del rocknroll. Y eso significa comerse la cabeza hasta límites fuera de lo recomendable.

Un cartel muy completo y lleno de calidad contiene esta nueva edición, como cabeza de cartel estarán David Marks y The Kaisers. ¿Cómo se ha logrado traer para el Festival a estas leyendas del surf?

Juan Diego y yo lo teníamos en mente desde hace unos años. Nos gusta intentar traer siempre a una leyenda de la época dorada del surf, cada vez quedan menos en activo y que aguanten el tipo con dignidad. Gracias a nuestro amigo John Blair, que estuvo actuando el pasado año en el Surforama, conseguimos el contacto de la mujer de David. Le hicimos la propuesta, le hablamos del festival y les encantó la idea. David Marks acaba de grabar el nuevo disco de Brian Wilson y en junio estará actuando por Europa con los Beach Boys. Es un tipo muy virtuoso que está totalmente en forma, él y el fallecido batería Dennis Wilson fueron el espíritu y el sonido del rocknroll de los primeros Beach Boys y la manera en que lo vamos a poder disfrutar en Surforama (acompañado por A-Phonics como banda y The Del Prince a los coros) va a ser única e irrepetible.

The Kaisers surgieron fruto de la preocupación y la suerte. Tras perder a los Remains llamamos a muchas puertas, pero costaba encontrar un sustituto para una banda como esa. Hasta que George Miller nos contestó a un email disparado al aire por si sonaba la campana. Unos días después teníamos un “sí” en nuestro correo y una sonrisa de oreja a oreja en la cara. The Kaisers hacen algún instrumental pero lo suyo no es el surf, sino el Beat, el Beat ultraenergético. Creo que son la mejor banda Beat surgida tras los años dorados de los 60, y tras 14 años separados se reúnen para ofrecer una única fecha mundial en el Surforama. Maravilloso.

Continuamos con el cartel en donde estarán también Barrence Whitfield con Los Mambo Jambo, The Bambi Molesters, The Lost Acapulco o los brasileños The Dead Rocks. ¿Qué nos puedes comentar de estos insignes músico y grupos?.

Barrence, el último screamer del rocknroll, ya se juntó con los atómicos Mambo Jambo en el Rockin Race de 2014. Y, sinceramente, nunca he visto un bolo suyo mejor que ese. Es la banda que necesitaba. Había que repetir la experiencia. The Bambi Molesters son la banda más “tranqui” del festival, pero estoy seguro de que van a triunfar entre los que saben disfrutar de la buena música instrumental. Hacen un surf muy atmosférico, de hecho su último álbum es totalmente cinematográfico. Tipos curtidos desde hace 20 años, son unos virtuosos que trabajan también como músicos de sesión. No son solo la mejor banda croata del género, están a la cabeza de la escena europea. Lost Acapulcco son viejos conocidos de nuestro país. Los padrinos del surf mexicano con un directo de surf punk garagero que apuesta por el sudor y la diversión. Infalibles. Los Dead Rocks actúan por primera vez en España. Estos brasileños hacen un surf clásico perfectamente ejecutado con mucho carisma escénico. Creo que tienen muchas papeletas para ser uno de los grupos triunfadores.

En el apartado de bandas nacionales, ¿cuales serán las representativas de este Surforama 2015?

El trío bilbaíno The Longboards, en activo desde hace una década, con la guitarra de Alfredo Romero al frente, un veterano de la escena del Punk vasco -¿recuerdas el grupo Yo Soy Julio Cesar?- que ya desde sus tiempos de chaval colaba guiños surferos en sus grabaciones. Como Longboards miran a los clásicos del surf hot-rod, han editado varios discos y han girado al otro lado del charco. No habían venido nunca al Surforama y era algo que teníamos que solucionar. 13th Magic Skull son una joven banda de Cataluña que el pasado año se llevaron con su directo el premio del FIB de bandas emergentes. ¡Cómo lo oyes! el FIB eligió ganador a un grupo de surf. Su disco de debut es muy bueno y sus directos les avalan. Estoy seguro de que resolverán la papeleta de abrir el festi por todo lo alto. Por último pero no menos importante, el maestro Mario Cobo (Nu Niles, Mambo Jambo, Loquillo y mil batallas más…). Mario es un apasionado de la guitarra instrumental y un estudioso del steel, así que nadie mejor para rendir un tributo a los hermanos Santo y Johnny Farina, inmortalizados por su mítico “Sleepwalk”.

¿Habrá actividades paralelas aparte de las musicales en esta edición?

La Aperitivo Cocktail Party ya es un clásico del festival. Una fiesta al mediodía del sábado en la terraza de La Rambleta. Concierto, pinchadiscos y paellas. Entrada gratuita y para todas las edades. Siempre vienen muchos niños y eso nos gusta. El directo lo ponen The Limboos, una de las bandas que más ruido ha hecho en estos dos últimos años. Somos muy fans de su Rhythm n’ Blues exótico. Y ojo, que a los platos estará Vicente Fabuel, capo de Oldies Records, coleccionista sin par de vinilos y gran estudioso de un sinfín de estilos musicales. Aparte, por la noche, habrá proyecciones en super 8 con imágenes de surf grabadas en España en los años 60 y 70. Esta delicatesen corre a cargo del director Pedro Temboury (Karate a Muerte en Torremolinos, Monopatín…) que está a punto de estrenar un documental sobre los orígenes del surf en España. No puedo olvidarme de Wannda de Lullabies, bailarina francesa que combina la ciencia ficción con el burlesque y hará sus pases entre los conciertos. Y mencionar también una exposición que ofrecerán los ilustradores Mik baro y Don Rogelio. Han preparado una sorpresa morrocotuda que tiene que ver con Link Wray, se cumplen 10 años de su muerte y le hemos dedicado el festival.

En colaboración del Festival con Sleazy Records saldrá este año algún single conmemorativo del Surforama 2015.

Sleazy records pondrá a la venta, exclusivamente en su puesto del mercadillo del festival, un EP 7’’ edición Surforama con 4 canciones de The Kaisers nunca editadas en este formato. Un bonito suvenir en edición limitadísima por supuesto.

¿Cuándo se hará la presentación oficial del festival Surforama?, ¿Quiénes formaran en ese cartel de presentación?

Será el viernes 8 de mayo en la sala Wah Wah de Valencia. Actúan los locales Los Pataconas y el italiano Surfer Joe, alias de Lorenzo Valdambrini, un tipo que lleva muchos años peleando en primera línea de la escena europea desde su fantástico festival surf de Livorno. Es una noche para gourmets del surf clásico.

Dentro de un festival siempre te quedara algunos momentos mágicos de otras ediciones,tu Diego. ¿Cual es el momento mágico mas importante que has vivido en otras ediciones del Surforama?

A veces, en la locura del festival, cuesta detenerse a saborear como dios manda algunos momentos. El bolo de Laika and the Cosmonauts lo guardo con mucho cariño. Son los pioneros absolutos del revival europeo. Aquella fue la única actuación que dieron en Madrid y se separaron poco después. Después hay otros momentos que pasan entre bambalinas o ajenos al meollo del festival: el viaje y la charla de tres horas y media en coche con Eddie Bertrand (gran pionero del surf californiano de los 60) es un precioso recuerdo.

En este caso Diego, te preguntaré como fan y como parte de la organización del Surforama, ¿cómo vives día a día una edición del Festival?

Desde que arranca y hasta que acaba el último bolo es agotador, pero en realidad no te das cuenta, tal es el ritmo que llevas. Esto lo hacemos solo entre dos personas. Siempre está todo bien atado de antemano, pero siempre hay mil detalles adicionales. Sería imposible hacerlo sin mi socio Juan Diego. Él es el corazón de todo esto. Es como una dinamo humana. Cuanto está en acción desborda energía. Y, generalmente, cuando uno se atranca, el otro le espabila. Un buen equipo de dos.

Del Surforama 2015 pasamos a El Sotano, programa de radio que diriges desde hace varios años dentro de la programación de Radio 3. ¿Qué recuerdos tienes de tu paso con El Sotano por Onda Latina?

Pues lo recuerdo con cariño. Me hicieron un hueco en 2005 y fue mi escuela radiofónica, pero una escuela a estilo DIY. Trabajabas sin técnico, con lo que manejabas la regleta, los CDs y el plato de vinilo mientras le hablabas al micro. El plato a veces arrancaba al revés, así que tenías que accionarlo antes y sujetarlo con un dedo mientras hablabas. Allí empecé a curtirme y a hacerme amigo del micrófono.

De Onda Latina a Radio 3 a partir del 2008. ¿Qué significó ese momento tan trascendental en tu caminar por la radio?

Fue conseguir el salto con el que sueñas. Sabes que es muy difícil, pero lo intentas. Y a veces se cumple. No hay un sitio mejor para El Sótano que Radio 3 y siempre estaré agradecido a los que apostaron por mi y a los que siguen haciéndolo.

Todo un mundo de rock and roll, garage, frat, surf, power-pop, punk-rock, soul y más derivados dentro del underground para un publico que te sigue cada vez mas día a día. ¿Eres muy exigente contigo mismo en la preparación diaria de cada programa?

Seguramente sea muy exigente, sí. Pero sigo siendo de los que piensan que demasiado no es suficiente, y que siempre se puede hacer mejor. Cada programa es una nueva lección para mi.

Novedades, dossieres, entrevistas, algunos acústicos y sobre todo ese gran comunicador como eres tu de todos estos sonidos forman parte de El Sotano. ¿Qué quieres aportar en estos momentos al publico en cada programa de El Sotano?

Los objetivos son entretener y permitir descubrir bandas a los que tienen curiosidad. A veces pienso que en el fondo soy un mero intermediario. El canal por el que se conectan grupos, artistas, discos y sellos con los oídos de la gente. Pero también sé que ese canal puede estar más o menos trabajado, y hacerlo lo mejor posible me parece lo mínimo que le debo a la gente que sigue el programa. No tengo más criterio que mi gusto personal, lo que implica equivocarme o dejar escapar muchas cosas que seguro son valiosas o interesantes.

Diego, mójate un poco, dime tres discos que mas han sonado en El Sotano, dos entrevistas que más huellan te han dejado en el programa y la anécdota que más recuerdas.

Esta es la pregunta difícil. Así a bote pronto te diría que MFC Chicken, Nick Curran y Mambo Jambo son tres buenos ejemplos de bandas muy del Sótano.

Cuesta mantener el fan a raya cuando recibes visitas de los Fleshtones, Chesterfield Kings, Andy Shernoff o The Trashmen… la de veces que he bailado con sus discos y ahí estaban, charlando conmigo. Y como anécdota, inolvidable Daddy O’Grande, de Los Straitjackets, que pasó el control de seguridad e hizo la entrevista con la máscara de lucha libre puesta. Me decía que eso era trabajo como músico y que tenía que llevar el uniforme.

¿Cómo ves el futuro del rock and roll y sus derivados?

Subterráneo salvo excepciones. Pero seguirá resistiendo por mucho tiempo. Hay una buena base en las catacumbas.

No me podía olvidar en esta entrevista de la revista G77. ¿Una etapa muy excitante para Diego R.J?

Gruta’77 fue una universidad del rocknroll para mi. Allí aprendí un poco de todo, y sobretodo conocí a mucha gente, no solo del negocio, sino grupos, público y gente que vivía y entendía el rocknroll de una forma tan apasionada como lo hacía yo. La revista G’77 me permitió desarrollar mi faceta de entrevistador y narrador. Guardo todos sus números con mucho cariño.

Si te digo que como locutor eres un profesional de primera, como persona lo superas,muchas gracias Diego.

Gracias a ti Profe. Ojalá hubiera más como tú.

Autor: The Profe

Bookmark and Share