Conciertos

 

17-02-2011

Depressing Claim. Wurlitzer Ballroom, Madrid


1

"SABES BIEN QUE NUNCA PASARÁ..." 

Pues no, nunca pasará, como cantan los propios Depressing Claim en uno de sus temas más célebres de "Radio Surf", ese espíritu imperecedero del punk-pop hipervitaminado y acelerado que se remonta a hace tres décadas y media a la vez que buceaba en lo más amable y melódico del beat, el pop, el surf, y los grupos vocales de chicas de los 60 además del más excitante rock and roll, doo woop o high school de los 50. Esa línea trazada sin apenas borrones desde los Ramones hasta Teenage Bottlerocket pasando por Hard-Ons o los primeros Green Day, que con gran acierto volvieron a llevar a las portadas esta música... esta escena eternamente adolescente tuvo su máxima expresión en nuestro país a mediados de los 90, bajo la bandera de una apasionada escudería castellonense llamada No Tomorrow, y con dos bandas hermanadas entre sí como Shock Treatment y Depressing Claim que funcionaron como letales puntas de lanza para reclutar fieles y jóvenes seguidores por todo el país, que siguen, seguimos, sintiendo la misma excitación con estos pildorazos sónicos de estribillos demoledores envueltos en poco más de dos minutos de duración.


Depressing Claim han vuelto a la actualidad gracias al acertado y muy recomendable disco tributo editado por Teen Punk, una gozosa revisión de su primer LP, "Radio Surf" (si han sido habituales las revisitaciones por otras bandas de discos míticos como "Rocket to Russia" o "Pleasant Dreams", ¿por qué íbamos a ser menos nosotros con uno de nuestros discos pilares del punk-pop nacional?),  de modo que puesto "Radio Surf" en el lugar de reconocimiento que merece, la banda ha decidido reunirse de nuevo para dar en principio dos conciertos especiales, un regalo a los fans, a los que estuvimos hace 15 años, y a los que acaban de llegar. El primero de ellos en Madrid y el segundo, aún no celebrado cuando escribimos estas líneas, en Castellón, en su casa.  

Acudimos por tanto a su concierto en Madrid, en Wurlitzer Ballroom, posiblemente la sala madrileña hoy día más dedicada a esta música tanto en su programación de conciertos como en los trallazos que disparan desde la cabina por las noches, con ese estado de excitación propio de las grandes ocasiones, cierto es que sin duda hubieran llenado cualquier sala del doble de capacidad, pero el hecho de celebrarse en el "wurli" le daba un aire de mayor familiaridad al asunto.  


Abrieron fuego Viernes 13, no en vano la génesis del homenaje a DC nace de la idea de uno de sus miembros, John, ayudado de la vocalista, Maite, justo es por tanto que oficiaran de perfectos anfitriones de la banda castellonense, ofreciendo un estupendo aperitivo saboreado por todos sus fans que poblaban las primeras filas, o los que, como en mi caso, era la primera vez que les veía y a partir de ahora prometo que les seguiré la pista.  

Así pues con el ambiente propicio y el público totalmente predispuesto, Depressing Claim atacaron con "Radio Surf", el tema de su primer EP que dio título posteriormente al primer LP, para de una tirada disparar unas cuantas andanadas de dicho trabajo ("Loco por ti", "Soy el mejor", "Doble asesinato", "Triángulo de las Bermudas"...), temas de su infravalorado segundo LP (la deliciosa y muy melódica "Sólo un día más"... por otro lado la tremenda, y para mí quizás su mejor tema, "Dime lo que piensas" la dejaron para los bises), algún tema inédito ("Rompí la promesa"), el tema para la banda sonora de "Killer Barbies" ("Exigen carne"), y versiones de Angry Samoans y Misfits para completar un repertorio en el que dieron prioridad a sus temas más potentes y veloces, se echó en falta alguno de sus temas más poperos y clásicos como "Ella se fue" o "Amor y venganza", pero sin duda fue un concierto quintaesencial de lo que significa esta música... quien no viviese la escena punk-pop española de mediados de los 90 y estuviese el pasado sábado en el Wurlitzer puede hacerse una idea perfectamente de lo que significaban estos conciertos en su día, emoción y sentimiento con la urgencia de quien devora la juventud y la adolescencia. Hombre, realmente en su día estos conciertos eran mucho más burros (acababa todo dios despelotado, la gente por los aires, etc.), pero vaya, que para la edad que vamos teniendo, no está nada mal seguir saliendo absolutamente empapado en sudor de una sala un sábado por la noche en vez de quedarnos en casa viendo otra apasionante edición de "Sálvame Deluxe", ergo... ¡seguimos vivos!  

Autor: Pepe Kubrick

Bookmark and Share