Artículos

 

22-09-2014

Deke Dickerson & The Trashmen, dios los cría y ellos tocan


1

¡Dios los cría y ellos se juntan! En alguna otra ocasión he comenzado alguna reseña así. Pero es que para cualquier seguidor del rock’n’roll y rockabilly clásico y de la música garage-surf es un sueño que dos históricos así se unan. Deke Dickerson ha soñado con esto desde que formara en los 80 a los Untamed Youth. También estando al frente de los Ecco-Fonics, publicando siempre buenos discos y dando más de 200 conciertos al año cargando con su guitarra personalizada de doble mástil de la que está considerado uno de los más grandes maestros.

Los Trashmen han pasado a la historia por su mítico ‘Surfin’ Bird’, más conocido por las fantasmales versiones de Ramones y The Cramps. Su última grabación en estudio tiene ya más de 25 años y eso todavía hace más grande este trabajo a base de canciones nuevas. Además están tres de sus miembros originales y el cuarto falta por estar fallecido pero está muy bien sustituido por el hijo de Bob Reed, Rob. Juntos reviven con inusitada jovialidad en surf de Minnesota.


Todos ellos cantan como los pájaros que lógicamente se pasean por bastantes títulos de las nuevas canciones. La diversión Trashmen arranca ya con la inicial ‘Olds-Mo-William’. ‘I’m a trashman’ es su definición llena de orgullo. En la contagiosa ‘Lotta lovin’ brillan su estribillo y los grandes punteos. No faltan los instrumentales más orientados al surf y bien dirigidos por Deke como ‘Good news’, ‘Land O’Lakes’ o ‘Think Link’ que al recordar a Link Wray tira más hacia el rock’n’roll. El puro rockabilly de ‘Mother trucker’ hace un guiño a los Who y el ‘Real wild child’ a Iggy Pop. Luego están los auto tributos con la palabra “bird” por todos sitios. Es el caso de ‘Flippin’ the bird’ con la voz de Bob Reed o la más oscura y reposada ‘Psycho bird’. También tenemos ‘My baby does the bird’. Además nos deleitan con el ‘Claudette’ de Roy Orbison en una preciosa y emotiva versión a dos voces con Deke y Tony Andreason, el cantante y guitarrista de los Trashmen. ¡Mucha más diversión de la que cabría imaginarse a estas alturas de la vida y de la película! 

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share