Conciertos

 

26-06-2011

Dcode Festival. Universidad Complutense, Madrid


1

Huérfanos estábamos en Madrid de grandes festivales musicales. La desaparición de Metrorock y Summercase,  junto al superviviente pero descafeinado Festimad, habían creado un vacío que parecía no rellenarse.  Coincidiendo en fecha con el Azkena Rock Festival nace DCode en la capital, emplazado en el campo de rugby de la Universidad Complutense. Dos escenarios principales que se turnaban las actuaciones y uno más pequeño con frugal  actividad.

Cuando el sol aún maltrataba a los asistentes y artistas como The New Raemon lo padecían, salía a escena Autumn Comets a propagar su pasión por formaciones como The Cure o Fugazi. Foster The People podrían pasar por ingleses sencillamente porque su música está más escorada hacia esos lares, pero su origen es estadounidense y su synthpop les ubica entre MGMT y Cut Copy. Sum 41 son un buen ejemplo de “mucho ruidos y pocas nueces” ya que su punk rock mainstream se desvanece con la misma facilidad que es ejecutado. La música tomó otro cariz con Eels. Con estética a lo ZZ Top (barba de ermitaño, gafas de sol…) y un sonido enraizado en el soul, hilbilly y rock and roll que exudan canciones como “My Beloved Monster”, “Fresh Feeling” o “Novocaine for the soul”. My Chemical Romance y su rock para teenagers es como el tinte de color rojizo utilizado por su cantante, destiñe a los pocos minutos de ser aplicado. Band of Horses enervaron la jornada a golpe de guitarras enfurruñadas y teclados que braman al interpretar canciones amamantadas a ritmo del rock con raíces y country alternativo.

Al día siguiente, Jamaica demostró sin titubeos la gran devoción y admiración que profesan por Lemonheads. Blood Red Shoes, el dúo británico formado por Steve y Laura-Mary a la batería y guitarra respectivamente, saltaron a escena para demoler los oídos de la audiencia a ritmo de rock descarnado.  Lo tenían difícil The Vaccines para superar la energía derrochada por sus compatriotas minutos antes y más cuando su única arma es pop saltarín con canciones resultonas. The Hives pusieron al público en su sitio. Pelle Almqvist ha aprendido bastante castellano y eso le sirvió para conectar rápidamente con el público, desplegando todas sus armas de directo y engatusando a los presentes con temas como “Main Offender”, “Die Alright” o “Walk Idiot Walk”. Los suecos se proclamaron como mejor banda de la jornada y, por qué no, del festival. Remataron con “Hate to say I told you so” y “Patrolling Days”. The Ting Tings, dúo británico que repasa la historia de la música de baile desde los ochenta hasta nuestros días, incluyendo guitarra y batería, hicieron bailar a la multitud. Su sonido se sitúa entre Madonna y Royal Trux. Kasabian ofrecieron su pop enraizado en Stones Roses, Primal Scream y Oasis, interpretando varias canciones de Velociraptor!

Fotografía: Dcode Festival

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share