Artículos

 

09-09-2013

Dangerhouse Records, el sello que mataba hippies


1

¿Qué tiene en común Avengers, Weirdos, Alley Cats, X, The Deadbeats, Bags o Black Randy & Metrosquad? Todos estos grupos y alguno más formaron parte de la discográfica Dangerhouse. En pleno estallido del punk, la ciudad de Los Ángeles no querían quedar fuera del circuito musical, por ello David Brown, Pat “Rand” Garrett y Black Randy, decidieron dar rienda suelta a su pasión por la música y crear una discográfica. Munster Records pone en circulación década después el recopilatorio Dangerhouse: Complete Singles Collected 1977-1979, disponible en doble CD y caja de 14 singles de siete pulgadas, incluyendo una extensa entrevista con el propio Brown, material fotográfico inédito y demás memorabilia de este correoso sello. Abren el recopilatorio Randoms primer lanzamiento del sello, grabado en el domicilio de sus creadores y del cual se despacharon 1500 copias en vinilo de una banda que no pasó del primer concierto. Curioso. Alleycats también dejan su impronta con dos temas. Un trío que llegó a grabar su segundo álbum con MCA. The Deadbeats y su popular “Kill the hippies” no podía faltar, banda efímero pero que con los años suma adeptos. Alice Armendariz (voz) y Patricia Morrison (bajo) se conocieron en una frustrada audición para Venus & The Razorblades, poco después debutaban en The Masque, uno de los garitos oficiales de la escena punk californiana, junto a los guitarristas Craig Lee y Rob Ritter y el batería Terry Graham, estos dos últimos futuros miembros de The Gun Club. Se bautizaron como Bags en honor a las bolsas de papel bajo las que ocultaban su identidad en directo, aunque dejaron de hacerlo después de que Darby Crash (The Germs) le arrancase la suya a Alice en pleno concierto. Los Avengers abrieron para Sex Pistols en su último concierto de la gira norteamericana. Su éxito fue rotundo y el propio Steve Jones les produciría un EP. Estos son varios ejemplos de lo que una pequeña discográfica puedo engendrar en un escaso espacio de tiempo. Un capítulo de la música que nadie debería obviar. 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share