Conciertos

 

23-01-2012

Corizonas. Joy Eslava, Madrid


1

Curioso experimento y curioso fenómeno el de Corizonas. O quizá no tanto, porque lo importante es que exista calidad. Experimento por lo que supone la fusión de dos grupos con personalidad diferenciada aunque, como es lógico, muchos puntos en común.  Fenómeno porque hacía mucho que no se veía una respuesta tan positiva de crítica y público a un grupo de rock (no indie, ni heavy, ni pop, no, de rock) de y por estos lares. Tanto Los Coronas como Arizona Baby se han currado mucho su carrera y han ofrecido, como hemos dicho ya, calidad. Así que es de justicia que reciban este justo premio en forma de éxito.

La velada se abre poquito a poco, los músicos se van uniendo uno a uno mientras una pieza instrumental de aires psicodélicos va cogiendo forma. Incluyendo un theremin que Javier Vielva maneja con desparpajo. Es un día grande y se nota. La sala repleta, un público receptivo y la banda ha preparado un show algo especial. Detrás de ellos se proyecta un montaje visual por cada una de las canciones. Por la pantalla se pasean Marlon Brando, Jodorosky y un buen montón de referencias cinéfilas de culto. Un set-list variado con canciones de Corizonas, “Hey hey hey (The news today)” o el fantástico instrumental “El rancho”, también temas de Arizona Baby (su clásico “Shiralee”) y esas viejas versiones a las que marcan a fuego su característica impronta. No es fácil salir airoso de un “Supernaut” de Black Sabbath, ni dar una vuelta de tuerca a “Wish you were here” de Pink Floyd, ni que “Mr. Soul” de Buffalo Springfield suene tan bien. Tal fue la cantidad de covers que en la recta final que los puntos álgidos se dieron con “I’m alive” o “Shacking all over”.

Corizonas ofrecieron una noche divertida, con saber hacer y con verdadera pasión por lo que hacen. Además de buen humor. Sin poder poner ningún pero, al concierto le faltó un punto para que llegase a ser memorable. Quizá redondeando algo más su repertorio propio, sin depender tanto de referencias externas.

Viela dio gracias al apoyo de los medios y Fernando Pardo alentó al público a que apoyase a las bandas underground, porque sin ese apoyo nunca disfrutaremos de grandes bandas. Esos son los ingredientes de toda buena receta, amén claro está de una música honesta de calidad. Y ellos lo saben muy pero que muy bien.

Autor: M.A. Velaza

Bookmark and Share