Conciertos

 

26-08-2015

Brujas Festival 2015. Auditorio municipal, Daimiel. Ciudad Real


1

El tiempo es inmutable, pero a veces, algunos elementos intangibles como es, por ejemplo, el caso de la música, puede mantenerse al margen, caso del rock, atemporal. Se adapta, muta, metamorfosea, cambia, se transforma… pero siempre sigue.  El tiempo también se alía con festivales como el Brujas, que el presente año, coincidiendo con el quinto aniversario de la segunda parte de El Quijote, cumplía diez ediciones, una década, eso sí, tan lozano y vigoroso como en su inicio.  

El cartel elegido para loar los dos lustros de existencia era lo bastante completo, heterogéneo y ruidoso como sus predecesores. El hip hop de Demasiado Daniel, quien escudriñaba en directo temas de sus dos trabajos publicados hasta el momento  -'Omnia Mutantur' y 'Probablemente… sin lugar a dudas”- siempre acompañado por sus fieles escuderos, Sutil Karmico, Fuyu y Lama, fueron una de las bandas locales emergentes invitadas al evento, con permiso de Suny. 

Syberia ejercitaron un catalogo de rock instrumental escorado intencionadamente hacia el post rock/metal. La distorsión y melodías imprimidas por los barceloneses se apoderaron del gélido “Drawing a future”. 

Los admiradores del death-metal, las melenas al viento, manos cornudas, voces guturales y riffs atronadores, émulos de formaciones como Napalm Death, Entombed, Cannibal Corpse y Obituary, tuvieron su momento de gloria, u exorcismo, con el quinteto madrileño Avulsed.

Posteriormente, los despojos de la Guerra Fría, como gustan autodenominarse  Los Chikos del Maíz, salieron a escena disparando rimas a ritmo de hip hop, incluyendo alusiones a Cospedal, Rita Barberá, Matisyahu, Cañamero, Lorca, Picasso, Bahía de Cochinos, la Stasi, Ronald Reagan, Salvador Allende… en canciones como "Vacaciones en Suiza" o “El de en medio de los Run DMC”. Y no se cansaron de proclamar, de manera adaptada, el eslogan patentado por Public Enemy y adoptado por otras formaciones, como  Negu Gorriak o Def con Dos, “miedo a un planeta mazorca”.

Cobra nos devolvió al rock musculoso, exactamente al stoner metalizado que el cuarteto bilbaíno ha hecho popular con canciones como "Revel Scum" o "General Lee".

Concluyeron el akelarre sónico Gomad! & Monster, combinación de dj´s, guitarras y batería unidos por la fabricación de música electrónica con ritmos metaleros, fusión de los sones apadrinados por Slipknot, Metallica o White Zombie.

Fotografía: Gsus 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share