Conciertos

 

26-08-2013

Brujas Festival 2013. Daimiel, Ciudad Real


1

Más de uno se preguntará el origen de la curiosa denominación de este festival. Para averiguarlo debemos remontarnos a los siglos XVI y XVII, momento en el que la localidad manchega se convirtió en protagonista de numerosos y aciagos procesos inquisitoriales contra la brujería y hechicería, acuñando desde entonces el particular sobrenombre de «pueblo de las brujas». Hoy en día, una vez al año, sigue celebrándose una aquelarre en forma de festival musical en el que lo más granado del panorama local y nacional se sube al escenario para venerar al rock.

En su octava edición más de mil almas se congregaron para disfrutar de esta conmemoración. Célula fue la primera banda con la que pudieron regocijarse. El ahora trío desenfundó durante media hora su repertorio envuelto en rock pétreo y riffs afilados, levantando la curiosidad de más de un neófito a su sonido. Rise To Fall anunciaron días antes de su actuación que su batería había sufrido un accidente laboral que le había provocado una fractura en la mano. Una batería sintetizada se convirtió en solución provisional, facilitando que el quinteto bilbaíno pudiera desgranar su death metal melódico, dosificando escrupulosamente los temas de sus dos álbumes publicados hasta la fecha: Restore The Balance y Defying the gods. A la media noche saltaba a escena Hamlet quienes venían a “re-presentar” las canciones de Insomnio, cuarto trabajo discográfico del quinteto madrileño publicado en 1998. Quince años después, poco o casi nada, ha cambiado en la banda madrileña: su sonido continúa basándose en consistente metal con ribetes hardcore, J. Molly no ha cambiado ni un ápice su puesta en escena,  mientras Luis Tárraga pugna por emular a ídolos de juventud como Angus Young. Su repertorio estuvo nutrido principalmente de las canciones del mencionado álbum más otros hits infalibles como “Irracional” o “J.F.”. Los Tiki Phantoms no pasaron desapercibidos, bien por su puesta en escena (esconden sus rostros tras caretas hawainas, visten con traje y su sentido del humor aflora entre canción y canción) o por su música (festivos instrumentales que recorren el surf, pop, rock and roll...). Durante su actuación los asistentes no dejaron de bailar ni un segundo y nombres como Straitjackets, Los Coronas, The Shadows o Dick Dale se dejaban escuchar comparativamente entre el público. Canciones como “Bala de plata” o “Fuego” sonaron demoledoras en manos de estos enmascarados. Perfecto broche final para otra edición más del consolidado festival daimieleño.

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share