Conciertos

 

02-12-2012

Brad Mehldau trio. L'Auditori. Barcelona


1

Noviembre ha sido el mes en el que en los últimos años y gracias al Festival de Jazz de Barcelona hemos podido disfrutar de la maestría del pianista Brad Mehldau. Creo que es una manera estupenda de celebrar que uno cumple años y casi todos los años me toca hacerlo citándome la música de este pianista de jazz sin igual, uno de los maestros que han irrumpido con fuerza para revolucionar el género. En solitario, con Joshua Redman o con su trío, sus conciertos son siempre espectaculares. En esta ocasión volvía a reunirse con sus mejores compañeros y miembros de su trío, Larry Grenadier al bajo y Jeff Ballard a la batería y lo hacían para presentar su último trabajo juntos tras siete años, Ode. En estos dos músicos de altura, ha encontrado Mehldau las piezas perfectas que ensamblan el engranaje de su música. Además de Ode también han presentado Where Do You Start?, un trabajo que revisita clásicos de otros músicos, algo que a Mehldau le encanta, buena parte del concierto así lo demostró. Como el propio pianista reconocía, nos regaló una noche McCartney, el ex Beatle sobrevoló el Auditori gracias a varias versiones tanto de los Beatles como de su carrera en solitario que el trío nos brindó como My Valentine de su último disco Kisses on The Bottom, o Great Day de Flaming Pie. Entre los temas que sonaron además, la dulce y delicada Beatrice compuesta por el saxofonista Sam Rivers y por supuesto, temas de composición propia tan exquisitos como Sanctus o Ten tunes. Es una maravilla ver como Mehldau lleva a su terreno temas de otros géneros, como los hace suyos, los malea, pero aún así conservan su espíritu original. Más allá del repertorio o de las versiones a las que siempre nos tiene acostumbrados, ver a este pianista sobre el escenario es toda una experiencia. Sobre el instrumento, se mueve como replegándose en si mismo, tocando hacía dentro, íntimo, en recogimiento, casi abrazando la música, con los ojos cerrados, acariciando las teclas y dejándose llevar y con él, nosotros nos dejamos arrastrar por las notas de su piano, por su música, por el genio que habita en él. 

Autor: Anabel Vélez

Bookmark and Share