Entrevistas

 

30-01-2012

Biscuit, manifiesto crujiente


1

Biscuit no defrauda. Memorabilia, su nuevo trabajo discográfico, ha copado los mejores puestos en diferentes listas de lo mejor de 2011. Indudablemente las nuevas canciones siguen crujiendo al ritmo del mejor punk, psicodelia, garage e indie rock.  Un manifiesto musical recomendable de principio a fin.

¿Armand, qué ofrece Biscuit en su quinto trabajo discográfico, Memorabilia?

Creo que en este disco hay las mejores canciones que hemos hecho nunca y con el mejor sonido de todos nuestros discos. Estilísticamente no es muy diferente al resto de discos que hemos grabado, es lo único que sabemos hacer y además nos gusta.

Musicalmente seguís sin encasillaros en un solo estilo. En las nuevas canciones se intercala la psicodelia, garage, indie rock y punk.

Hay todo eso que has dicho y un poquito más. A nosotros nos gusta llamarlo R’n’R porque es un término que aparte de sonar guapamente engloba muchas cosas. En todo caso sonamos así porque escuchamos muchos tipos de  música diferentes y, de alguna manera, todos aparecen en nuestras canciones de alguna manera u otra. No nos consideramos músicos sino fans haciendo música, creo que somos transmisores de una tradición musical que empieza en el blues y acaba en el punk, con todo lo que pasó en medio, que es bastante.

Para grabar el nuevo disco os desplazasteis hasta Chicago. ¿Qué os ofrecía esta fría ciudad que no encontrabais  en España?

Bueno de frío poco, lo grabamos en agosto y hacía bastante calor. Nos ofrecía la oportunidad de grabar en unas condiciones técnicas muy buenas y además a muy buen precio. Pero sobretodo fue la oportunidad de vivir un sueño, grabar y tocar en el sitio donde inventaron el R’n’R, fue un extra de motivación muy importante.

Santi García se desplazó con vosotros. Él mismo se ha encargado de la grabación, mezclas, producción y arreglos.

Para nosotros Santi es como si fuera del grupo y casi de la familia, es el cuarto disco que hacemos con él y de hecho lo de grabar en Chicago surgió gracias a él, porque había trabajado en ese estudio hace unos años. Como siempre Santi se involucró mucho en la grabación, sugiriendo ideas y arreglos, tocando guitarras, teclados, percusiones y cantando en muchas canciones, ¡es el puto amo!

El disco lo publicáis con una nueva compañía discográfica, La Castanya, y lo distribuyen BCore y Munster. Veo que os habéis rodeado bastante bien.

La verdad es que por ahora las cosas están funcionando muy bien con La Castanya. A los hermanos Guardia los conocíamos de hace tiempo, se interesaron por el disco y están trabajando muy bien, estamos realmente contentos. Que dos de las mejores discográficas independientes del país como B-Core y Munster se encarguen de la distribución es un lujo y una garantía.

Además de guitarra, bajo y batería habéis añadido percusión, piano, hammond…

La idea del disco era que fuera muy básico, las bases están grabadas en directo en el estudio y decidimos añadir algunas cosas allí mismo. Para los teclados tuvimos el lujo de contar con el teclista habitual de Buddy Guy y  fue grandioso ver a ese tío grabar hammond y piano en la primera toma sin haber escuchado la canción. Para la percusión contamos con la presencia de un taxista brasileño que conocimos visitando las tiendas de instrumentos de Chicago y, como no podía ser de otra manera, ¡el tío era un crack!

¿Es cierto que durante la grabación los vecinos golpeaban el techo con la escoba porque tocabais demasiado alto?

Lo de la escoba es una licencia de nuestro amigo Miqui Otero, redactor de nuestra hoja de prensa, pero sí se quejaron. El estudio estaba en una antigua fábrica donde había otras empresas y los de abajo se quejaron del excesivo volumen al que tocábamos y eso que el estudio estaba insonorizado.

¿La carpa Juanita es mito o leyendo? Una vez le pregunte a unos paisanos vuestros y desconocían a este peculiar pez de agua dulce.

De leyenda nada, existió hasta el fallecimiento de su creador y te aseguro que era una experiencia freak maravillosa ver a una carpa beber de un porrón.

 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share