Entrevistas

 

09-12-2009

Biscuit, galletas de canela


1

En un mundo ideal Biscuit sería uno de los grandes grupos de nuestra escena. Su vigoroso directo y sus canciones redondas hacen felices a un buen puñado de gente y,  mientras otros ya habrían tirado la toalla hace años por la falta de repercusión, ellos se mantienen inasequibles al desaliento y cada tres o cuatro años regalan a nuestros oídos un nuevo trabajo… Es el turno de “Cinnamon Fadeout”, sin duda alguna, uno de los mejores trabajos paridos en 2009. 

Habían pasado ya unos cuantos años desde "Time For Answers", empezábamos a preocuparnos por la falta de noticias vuestras... ¿Qué ha pasado: las cosas de palacio van despacio o ha sido la búsqueda de un nuevo sello?

Armand - Siempre hemos sido un poco lentos componiendo, así que después de presentar todo lo que se pudo el “Time For Answers”, llegó el momento de hacer las canciones para el nuevo disco y el proceso, como casi siempre para nosotros, fue lento y tortuoso. Además, esta vez hablamos mucho de cómo tenía que sonar porque queríamos que el disco tuviera un sonido más unificado. La búsqueda de sello también retrasó un poco más la salida del disco, porque lo grabamos el verano del 2008 y no salió hasta mayo del 2009, pero valió la pena. 

Finalmente habéis editado vuestro disco con un sello que debuta, a priori podría parecer una jugada arriesgada, pero imagino que sabíais lo que hacíais, ¿no?

A. - Hang the DJ Records no debuta con nosotros, ya habían sacado otras referencias pero parece que Eric ha querido relanzar el sello ahora. Cuando grabamos el disco no sabíamos con quién ibamos a sacarlo pero teníamos claro que quien lo hiciera tenía que darnos algo más que Rock Indiana, y no hablo precisamente de dinero que como siempre no hemos visto ni un céntimo, sino de promoción y distribución y en ese aspecto creo que lo hemos conseguido. La promo que ha hecho Eric ha estado muy bien, hemos aparecido en mogollón de sitios donde hasta ahora habían pasado de nosotros. ¡¡¡Si hasta nos han dejado bien en el RDL!!! Y con la distribución de B-Core sabemos que el disco está en más tiendas y es más fácil de conseguir. Estamos muy satisfechos con el trabajo que está haciendo Eric Fuentes como “one man label” en Hang the DJ. 

No pretendía cuestionar el trabajo de Eric, pero pese a no ser exactamente debutante con vosotros sí que es un sello con menos experiencia, aunque quizá con más ilusión. ¿Está trabajando en que vuestras canciones se escuchen más allá de nuestras fronteras (sin contar MySpace, obviamente)?

A. - En mayo del 2006 estuvimos tocando el IPO Festival en Liverpool y fue una experiencia alucinante, pero esa ha sido nuestra única incursión en el extranjero. Sé que Eric lo está intentando pero no es fácil. Para nosotros es una de esas cosas que nos falta hacer antes de dejarlo. Intención hay, plan no. 

Los que os llevamos siguiendo ya unos cuantos años os agradecemos que sigáis aguantando el chaparrón, aguantando vientos y tempestades. ¿Os llega ese feedback?

A. - Evidentemente sí, cuando llevas tantos años en esto lo que aprecias más al final es el apoyo de esa gente que te sigue desde hace tiempo, que son pocos pero fieles. 

¿Hasta qué punto os afecta (ánimica o funcionalmente) la crisis de la industria? ¿Os ha hecho plantearos el tirar la toalla?

A. - Me cuesta mucho no tomarme esta pregunta a cachondeo. Para nosotros, desde el primer día que decidimos montar un grupo ha sido una época de crisis que dura más o menos 20 años y no parece que la cosa vaya a solucionarse pronto. Pero de una cosa puedes estar seguro, la crisis de la industria discográfica sería la última puta razón por la que tiraríamos la toalla. Y aprovecho esta pregunta para decir que por ahora no tenemos la más mínima intención de dejarlo y lo digo porque en más de un sitio han anunciado nuestro nuevo disco como el último, y podría ser, pero va a ser que no. 

Bueno, entiendo lo que dices, pero ahora hay aún menos tiendas, se venden aún menos discos, hay menos discográficas y las que hay difícilmente te pagan la grabación del disco, antes había más que hicieran eso…

Xavi - Sí, sí, está claro que las cosas han cambiado y no precisamente a mejor. Puede que de no ser por la coyuntura, y sobre todo teniendo en cuenta lo que decíamos del buen trabajo de la discográfica y la buena acogida que está teniendo el disco, las cosas ahora mismo pintarían algo mejor para nosotros, pero el hecho es que, con crisis o sin ella, seguimos estando más o menos donde siempre. 

Mencionaba yo antes MySpace... Dicen que sirve para ser escuchado en cualquier parte del mundo. ¿Os ha funcionado a vosotros?

A. - Para nosotros Myspace ha sido una buena herramienta para llegar a más gente y en ese sentido creo que es bueno para grupos pequeños como nosotros. También nuestro blog ha sido una buena herramienta, sobretodo para mantener el contacto y tener bien informados a nuestros pocos y fieles seguidores que comentabamos antes. En este sentido internet ha sido algo bueno, aunque eso de la "democratización de la música" tendríamos que hablarlo detenidamente. 

Pensé que en vuestro caso Internet sólo podía ayudar y que estaríais de acuerdo incluso con la descarga gratuita de vuestras canciones, porque así hay más posibilidades de que se os conozca y por tanto de que acudan a vuestros conciertos…

X. - Cuando empezamos, Internet ni tan siquiera existía y creo que no hay duda de que su aparición fue clave para nosotros. Nos ha ayudado, y mucho. En cuanto a lo de las descargas, estoy de acuerdo contigo. Creo que a un grupo como el nuestro, ese tipo de promoción le favorece más que otra cosa. 

En lo musical seguís siendo una rara avis: conjugando (desprejuiciadamente y con muy buen gusto) influencias que van del power pop al hard rock pasando por Australia y haciendo escala en el Swinging London. No es previsible que a estas alturas del partido encontremos grandes cambios en vuestro discurso musical, ¿no?

A. - Bueno no hay nada de premeditado en nuestra forma de hacer las cosas. Si vinieras con nosotros de bolos sabrías que en nuestra furgoneta puede sonar un recopilatorio de Hammond Groove, después Nebula, un negro cantando blues, el Rubber Soul, los Small faces y para acabar, una buena canción de power-pop actual, así que lo que nos sale está influenciado por todo eso y muchas cosas más. Con los años que llevamos, hemos creado un sonido propio y no creo que en el futuro la cosa cambie mucho. Lo que realmente nos motiva actualmente no es sorprender cambiando nuestro sonido, sino hacer cada día mejores canciones con nuestro sello propio y te aseguro que hacer una buena canción es más difícil que que te toque la Primitiva. 

Pues vosotros tenéis unas cuantas que merecerían ser escuchadas por cualquiera que tenga las orejas limpias y un mínimo de culturilla general…

X. - Muchas gracias por el piropo, hombre. Esperamos, tarde o temprano, poder llegar a cuantas más orejas de esas que dices. 

No sé si os habéis sentado a reflexionar y cuestionaros por qué, pese a esas grandes canciones, no habéis tenido un poco más de repercusión… ¿Lo habéis hecho? ¿A qué conclusiones habéis llegado? ¿Os ha caído algo de culpa a vosotros mismos en el reparto de responsabilidades?

X. -Aunque preferimos no darnos de cabezazos con estas cosas, sí lo hacemos de vez en cuando. Por lo que respecta a cuestiones externas al grupo, lo cierto es que siempre nos ha costado horrores entender lo que pasa “ahí fuera” y por qué. Y seguramente esa sea una de las causas de todo. El grupo siempre ha habitado en una especie de galaxia alternativa a la que le cuesta muchísimo entrar en contacto con la realidad. Y está claro que, en parte, eso es responsabilidad nuestra. Nuestra actitud no ha sido siempre la más adecuada y eso ha hecho que el proceso de aprendizaje, tanto de las cuestiones referentes al “negocio” (risas) como a las de la dinámica interna del grupo, haya sido lentísimo. Te pondré un ejemplo. Cuando tras la publicación y promoción de nuestro primer disco salimos de Grabaciones en el Mar, entramos en un periodo en que casi no tocábamos y nos dedicamos a ensayar y grabar maquetas a las que nadie hacía caso. Entonces, ¡al cabo de casi cuatro años!, tuvimos una revelación: “Hostias, ¿y por qué no sacamos algo por nuestra cuenta?” Así lo hicimos, publicamos un EP en vinilo y las cosas empezaron a rodar. Gracias a aquello hemos publicado tres discos más y aquí estamos hoy. Y así ha sido con (casi) todo. Qué se le va a hacer. Eso es Biscuit.

Autor: J. F. León

Bookmark and Share