Conciertos

 

03-03-2014

Bill Callahan. Barts, Barcelona


1

Bill Callahan volvía a Barcelona para presentar su nuevo disco, Dream River. Lo hacía acompañado por Circuit Des Yeux como telonera, la americana Haley Fohr se esconde tras su melena, sentada mientras toca su guitarra y se desgarra por dentro, a veces recordando a una desbocada Patti Smith. Con una voz singular, de esas que cuesta querer en la primera escucha pero que luego te atrapan. Lamentos sonoros perfectos como aperitivo del concierto de Callahan. Oscura y desasosegante.

Tras ella, salió al escenario Bill Callahan con una banda de bajo, guitarra y batería. Sentados todos menos él. De pie, solemne, serio y poco expresivo. Como siempre. Su música se expresa por él. Íntimo, retraído, pero inmenso a la vez. Hipnotizándonos con su voz, singular, única y profunda. Callahan nos envolvió con su manta sonora, hasta atraparnos en su tela de araña. Algunos se quejaron de que el músico alargó sus canciones innecesariamente, consiguiendo progresiones flotantes y atmosféricas. No nos engañemos, Bill Callahan siempre ha sido así, hace lo que le da la gana, escueto hasta en sus progresiones, minimalista, etéreo. Pero tras dos horas de concierto y canciones como una pletórica “America!” o un “Riding for the feeling” hipnótico, no podemos dejar de pensar que hemos visto un gran concierto. Incluida esa versión tan poco reconocible del “Please send me someone to love” de Percy Mayfield. Mientras la banda le acompañaba en sus exploraciones sonoras más allá de los límites de sus canciones. A destacar Neal Morgan a la batería, aunque los tres músicos forman un todo perfecto junto a Callahan. Es su banda y se nota.

Fotografía:  Ramona Lowlands

Autor: Anabel Vélez

Bookmark and Share