Conciertos

 

11-04-2011

Big Sandy & his Fly-Rite Boys + Greg Townson. Kafé Antzokia, Bilbao


1

Bloody Mary & I Wanna Management nos trajeron por estas tierras al gran Big Sandy durante la pasada semana. Acudimos expectantes a su cita bilbaína, etapa intermedia de la gira. Puntual y ante una pobre entrada, saltaba a escena el invitado Greg Townson, líder de los imprescindibles Hi-Risers. Vocalista y guitarrista impresionante, se dedica a caldear el ambiente con temas surferos y algún que otro tema de su banda madre. Carismático hasta decir basta, no requiere de mucho más que sí mismo para llenar el escenario. Cumplió con su cometido ante una audiencia escasa y algo fría (como es habitual por aquí).

 

Al poco rato, y con algo menos de media entrada en la sala, surgen los Fly-Rite Boys y se sitúan en escena hasta que hace su imponente aparición Big Sandy. Un escueto saludo y con un one-two-three del frontman arrancamos. Algunos desajustes en el sonido deslucen las dos primeras canciones de la noche, en las que apenas escuchamos la voz del gran cantante. A continuación el swing de "How Could You Love Someone Like Me" baja un poco el ritmo pero suena preciosa. Para cuando arrancan "Hey Lowdown!" todo suena en su sitio, bien engrasado y el total de los fieles que nos hemos reunido esta noche sentimos como nuestros pies se van detrás de la música. Auténtico Rock & Roll de los gloriosos 50's inunda la sala.

No tardamos en comprobar que esta iba a ser la tónica del concierto, alternando un tema muy movido con otro más lento. Ya sabemos de la virtud de esta banda para afrontar cualquier estilo, siempre dentro de aquélla época. Así van desfilando por nuestros oídos cualquier estilo que se te ocurra, desde el Rockabilly más canalla hasta el Country & Western pasando por el swing, el folk o los sonidos hawaianos. En cualquiera de los estilos en los que la banda se sumerge brilla con luz propia su guitarrista y la voz de Big Sandy que en ocasiones nos recuerda aquella leyenda texana llamada Buddy Holly.

Quizá el hecho de alternar tanto el ritmo del concierto haga que la percepción del mismo sea igualmente entrecortada, no permitiendo que la gente acabe de engancharse. Creo que si en cualquier momento hubieran enlazado tres temas más rockeros, aquello habría devenido en algo grande. De este modo se quedó en bueno, pero no brillante. Una lástima, porque disfruto enormemente de sus discos, pero no sentí esa misma energía en esta cita.

Los mejores momentos de la noche los vivimos en la parte final del concierto. Para los bises, Big Sandy invitó a escena a Greg Townson, que revolucionó el sonido de la banda y consiguió levantar aquello. Ahora sí, la sala era una fiesta y conseguimos remontar el vuelo, llevándonos un gran sabor de boca a casa.


Entiendo que para una banda que viene de tan lejos y que lleva varios días recorriendo sin descanso un país desconocido tocando noche tras noche, debe ser duro llegar y encontrarse una sala a medio llenar. En cualquier caso, fue un buen concierto aunque pudo haber sido mejor. Últimamente parecen estar de moda los sonidos 50's entre las hordas de modernos, pero cuando llega algo verdaderamente auténtico lo dejan pasar, es cuando menos paradójico. Lo prefiero así, anyway.

Autor: Nacho Cordero

Bookmark and Share