Conciertos

 

03-07-2018

BBK Music Legends Fest III. Sondika, Bilbao


1

Había auténticas ganas de que llegara este BBK Music Legends Fest. III porque tenía, a priori, el mejor y más completo cartel hasta la fecha. Y eso habiendo pasado ya por el evento Los Lobos, Jethro Tull, Graham Nash, Van Morrison, Alpha Blondy o Gov’t Mule es mucho decir. Ni las previsiones del tiempo más negativas nos iban a arredrar. Además, la comodidad del lugar, los buenos servicios y los mejores accesos siempre ayudan también a paliar estos “pequeños” inconvenientes.

No nos importó en absoluto ir con el último bocado en la boca y tras habernos levantado a las 5 de la mañana para trabajar. Claro que quienes abrían por todo lo alto eran SINIESTRO TOTAL. Unos Siniestro que siempre son realmente buenos y muy divertidos en directo. Además hacía ya un tiempo que nos cataba por lo que fue un placer volver a bailar sobre su tumba. También gozar con su lado más punk mientras el Ayatollah nos tocaba la pirola. Eso, claro, sin dejar ni su lado más blues ni su lado más cafre. Ya desde el arranque con el ‘Rock en Samil’ de los Ramones y aunque fuera noche cerrada según Julián se vio que iban a darnos nuestro merecido. No faltaron a su cita habitual Obús, AC/DC, Devo y Lynyrd Skynyrd. ¡Inmejorable arranque y sonrisa de oreja a oreja para el resto del día! GARI & MALDANBERA llegaron  a continuación como excelentes representantes del rock euskaldun. Gari sigue con una gran voz y con una impresionante presencia escénica. También está plenamente conjuntado ya con Maldanbera y eso sirvió para darnos un gran concierto en el que no faltaron muchos de sus últimos temas junto a ellos del destacado ‘Estutu’. La parte mejor para una servidora fue cuando cantó a Bilbo (‘Zaharra zara Bilbo’) y la siempre emocionante y esperanzadora ‘Esperantzara Kondenatua’.

MAVIS STAPLES ha recuperado la fama en los últimos años merced a los buenos discos grabados con Jeff Tweedy, líder de los Wilco. El último además, sin necesidad de recurrir a versiones de clásicos y contando sin tapujos sus problemas por haber sido negra y mujer. Te hablamos de esa joya que titula su último disco “If All I Was Was Black” (ANTI / PIAS). Fue especialmente emocionante escucharle cantar también varios clásicos de The Staple Singers como ese inmortal ‘Respect Yourself’. Sorprendió (no me había estudiado la lección) con sus revisiones de Buffalo Springifield y Talking Heads. ¡Y nos llevó realmente a ese lugar en la emocionante ‘I’ll Take You There’ con leves aires reggae!  ¡Lección moral y también de cantar!

Plato más fuerte todavía a continuación. Nos gustan Dr. Feelgood casi desde su “Stupidity” del año 76, pero no había podido ver nunca en directo a WILKO JOHNSON. Además, estaba la historia de su recuperación de un cáncer terminal y el hecho de acabar de sacar su mejor disco este mismo mes. Un “Blow Your Mind” (Chess / Universal) que no hemos dejado de escuchar en esta última semana. Una bomba fue la interpretación del tema titular o ese explosivo y terapéutico ‘Marijuana’. También ver la rabia de fruncido ceño al hacer con garra clásicos de los Feelgood como ‘Goin’ Back Home’, ‘Back in the Night’ o la infalible ‘Roxette’. Si hubiera estado Roger Daltrey para cantar algún tema con él hubiera sido ya lo máximo. Watt-Roy estuvo tan contundente y agresivo como él ¡Larga vida para Wilko con “K” y con Kojones!

Pero para mí estaba claro quién era la estrella del primer día y del festival. STEVIE WINWOOD es uno de los más grandes de todos los tiempos y además tampoco lo había visto nunca en directo. Tampoco es que se prodigue demasiado. Lo que hizo con el Spencer Davis Group o con Traffic es excepcional. También tuvo su punto lo de Blind Faith y en solitario tiene algunos discos soberbios. Si con 15 años, cuando cantaba ‘Gimme Some Lovin’’ muchos pensaban que era ya un viejo negro, pues te puedes imaginar ahora. El desastre sucedió cuando comenzó sonando realmente nefasto. La gente indignada abucheó a unos músicos que parecían no se enterarse del nefasto sonido. Mucha gente abandonó indignada las primeras filas. Menos mal que tas un cuarto de hora, aproximadamente, la cosa se solucionó y remontó el vuelo. Tiro de repertorio de todas sus épocas y no faltó el mejor soul ni currados ritmos latinos cercanos al mejor Santana. Nos emocionó hacia el final con un ‘Dear Mr. Fantasy’ que fue pura fantasía y acabó con el hit para bailar, ‘Gimme Some Lovin’. Sigue cantando de miedo, pero es que además sacó auténticas chispas a sus teclados, además de cumplir con la guitarra.

La verdad es que tras lo visto y oído el viernes se hacía muy difícil superar lo logrado el segundo día. Al comenzar desde la mañana fue mayor, como es habitual, la representación local. MOTXILA 21 nos encantaron el pasado año y nos hicieron sonreír y emocionarnos. El año pasado se atrevieron a versionar hasta a Van Morrison. Este año tiraron más de temas propios como ese ‘Txupinazo’ y lo volvieron a bordar con el ‘Big Big Beñat’ de Fermín Muguruza. Nos encantó el slogan de sus camisetas. “Somos lo que Somos. Nada sin Respeto” y acabaron con un ovacionado tema compuesto por ellos sobre La Manada. MOONSHAKERS estuvieron realmente divertidas y desplegaron coraje a saco. Garage-punk que en castellano tenía toques a la más bruta Patti Smith e incluso a Los Seres Vacíos de Ana Curra. Con ‘Hit the City’ combinaron a los Stooges con The Clash. Lo gozaron e hicieron gozar. Estaban viendo la actuación entre telones los DEAD BRONCO que luego salieron a anunciar que no podían tocar porque la noche anterior se cayó del escenario y se jodió la muñeca y no podía tocar la guitarra por terribles dolores. Una pena perrnos su “Driven By Frustration”, bautizado como “Americana Sludge”.


Había bastante gente que no conocía todavía a ANA POPOVIC. Seguro que han corrido a comprar varios de sus destacados discos. No extraña que Bruce Springsteen la alabe. Su voz no es muy buena pero saca auténticas chispas a su guitarra. Tocó más tiempo para compensar la ausencia de los Bronco. Para mi gusto le faltan algunas buenas composiciones propias. Por eso los mejores momentos fueron versiones de Tom Waits, Albert King o Stevie Ray Vaughan, uno de sus principales referentes. Se confirmó como uno/a de los mejores guitarristas de blues eléctrico de la actualidad. ¡Sí, sin distinción de sexos, como debe ser!

Luego fue el turno para el mítico JOHN CALE. Le había visto varias veces y en todas ellas me había encantado aún con formaciones y estilos muy cambiantes. Hace poco he gozado con un “Live At Rockpalast” con concierto eléctrico con banda y otro él sólo con piano y guitarra y en ambos también me ponía los pelos de punta. Lo volvió a hacer en La Ola. Aunque no sea un dechado de simpatía sí lo es de clase y de saber reinventarse. Volver a escuchar su estremecedora ‘Helen of Troy’ fue uno de los momentos más inolvidables de la presente edición. Además se atrevió con una fantástica y experimental ‘Venus in Furs’ de sus tiempos en la Velvet. La rabia que mantiene a sus 76 años al cantar el ‘Fear is a Man’s Best Friend’ sigue siendo proverbial. Como me dijo la buena entendida, Ane, en algunos momentos estuvo más apocalíptico que apoteósico El final con ‘Waiting’ For My Man’ fue otra gran exhibición de garra ¡Demostró estar en plena forma en todos los sentidos!


Para el final del festival quedaban dos de los momentos más rockeros y duros de sus tres ediciones hasta la fecha. GLENN HUGHES, ahora mismo está mucho mejor de voz que Ian Gillan. Por eso verle y escucharle cantar algunos de los temas más míticos de tan legendaria formación fue casi mejor que ver a los actuales Deep Purple. La gente estaba con sonrisas de oreja a oreja y la elevada media de edad del público de La Ola pareció reducirse al recordar esos históricos temas del hard-rock setentero. Genial arranque con ‘Stormbringer’ y fantásticos bises con la inevitable ‘Highway Star’ y la ardiente ‘Burn’. Por supuesto que no faltó el ‘Smoke on the Water’. Hughes cantó de manera genial y apasionada y tocó el bajo casi como si fuera una guitarra. Por cierto, que su guitarrista se erigió en muchos momentos como protagonista al marcarse algunos estratosféricos solos que seguro le encantaron también a la Popovic. Otro de esos momentos a recordar fue una extensa y estremecedora versión del ‘Mistreated’.

El final era para otra leyenda. Pero JEFF BECK no estaba tan solo como otros de los genios de esta edición. Su formación actual es un súper-grupo en toda regla y como tal sonaron. Jeff demostró porque está considerado, también por todos los músicos, como uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos. Pero también fue una maravilla total esa sección de ritmo formada por Rhonda Smith (Prince, Chaka Khan) y Vinnie Colaiuta (Frank Zappa, Herbie Hancock). Jimmy Hall también cantó muy bien muchos de los clásicos de una irregular trayectoria, pero con varios momentos realmente imprescindibles que fue a los que más recurrió. Yo suelo decir que no me gustan las exhibiciones instrumentales algo gratuitas de gente como Steve Vai o Joe Satriani. Jeff Beck fue otra cosa. Emocionó muchísimo con algunos despliegues instrumentales realmente excitantes. Quizás pecó excesivamente de tocar versiones, pero escucharle tocar a Jimi Hendrix o Sam Cooke con esa clase es un privilegio. ¡Gran colofón para un grandísimo festival que no deja de crecer! Si ve el sitio Neil Young y sabe de la labor social por la integración que se hace en este lugar y también en el Festival igual se anima a venir antes que al Azkena. ¡Qué sueño más bonito, no!    

Fotografía: Dena Flows 

Autor: Aurora Gaspar

Bookmark and Share