Entrevistas

 

25-01-2010

Arizona Baby, barbudos armados con guitarras acústicas


1

Tres músicos escondidos tras pronunciadas barbas y gafas de sol deciden grabar su música que baila al ritmo del folk, psicodelia, country, americana y sonidos fronterizos. Canciones que antes de ser grabadas y publicadas ya rulaban por internet, desde foros a blogs pasando por Myspace, de manera acelerada. Y es que este trío acústico ha levantado más pasiones que la Viagra. Émulos de Johnny Cash, Elvis, Calexico, Fleet Foxes, Love o Two Gallants; superan todo lo que se les pone por medio. Y es que canciones como “Shiralee”, “The Truth” y “A tale of the west” resultan imparables. Como bien refleja la portada, predicar ante gente que sabe escuchar tiene sus consecuencias positivas.  

De vuestro primer disco, 'Songs to Sing Along', vendisteis unas 2000 copias. Cifra nada desdeñable para un grupo novel y más teniendo en cuenta como están las cosas.     

Sí, además se añade la complicación de que no teníamos distribución y solamente los vendíamos en los conciertos. Eso significa hacer muchos conciertos, muchos viajes y andar siempre muy pillados de pasta.

La portada de “Second None” representa a una monja adoctrinando a un grupo de indígenas. ¿Se podría interpretar como aculturación o cómo intercambio cultural?      

Me gustaría verlo como un acercamiento cultural desde el respeto y las ganas de aprender y descubrir nuevos mundos. En nuestro caso, nos hemos empeñado en intentar crear uno propio. La portada del disco es un elemento más de éste, pero uno muy visible y poderoso.  

Dedicarse a estilos musicales como el folk, country, americana, pop, rockabilly… de manera acústica y en nuestro país, puede ser tomado como una propuesta muy arriesgada o, por el contrario, novedosa.      

Y sin embargo nunca nos habíamos parado a pensarlo hasta que nos lo ha empezado a comentar gente del mundo de la música y los medios especializados. Arriesgado o no, está claro que las canciones despejan cualquier duda o escepticismo. Te gustará más o menos, eso ya es cosa de cada uno, pero no podrás negar que hay pasión y honestidad en lo que hacemos.

Para este segundo trabajo el grupo se ha puesto a las órdenes de Paco Loco, mientras Nathan James en Nueva York fue el responsable de la masterización.      

Ha sido un proceso muy gratificante en el que todos nos hemos puesto a las órdenes de todos… de hecho, nos hemos puesto todos al servicio de las canciones, que es lo que importa. Estamos muy satisfechos con el resultado, muy orgullosos. Y sentimos una mezcla de sorpresa y agradecimiento hacia la buena acogida que está recibiendo el disco.

Las letras de vuestras canciones hablan de corazones rotos, sirenas del desierto, perdedores rebeldes…       

Como te decía, llevamos un tiempo creando un imaginario del que se nutren pequeñas historias en la que abundan los personajes imperfectos, gente cuyo encanto y toque distintivo reside, precisamente, en sus taras y problemas. Esos personajes transitan carreteras que se pierden en paisajes inquietantes, en los que parece que alguien siempre te observa.

Igual que hay muchos músicos que critican internet, vosotros le debéis bastante.      

Sí, porque ha sido la forma de poder hacer más contactos para hacer conciertos y dar a conocer nuestro proyecto cuando aún no nos conocía casi nadie.

¿Alguna vez sonareis, aunque sea en directo, enchufados a una guitarra eléctrica?      

Seguramente. Hemos colaborado en directo con bandas eléctricas como Dehra Dun, Tunnel 483, L.A. o Los Coronas y siempre ha funcionado a las mil maravillas. Antes de Arizona Baby todos tocábamos en bandas de formato eléctrico y lo compaginábamos con el formato acústico. Ya sea en estudio o directo, solos o acompañados, siempre estaremos dispuestos a darle a nuestras canciones los instrumentos que necesiten. 

¿Cómo surgió la idea de grabar junto a L.A. la versión del tema de Gossip “Standing in the way of control”?

Heineken, Radio 3 y Rockdelux se encargaron del Día de la Música este año y se grabó un CD recopilatorio de bandas del panorama independiente nacional tocando versiones de grupos modernos por parejas. Nos propusieron cinco posibles canciones y grabar una de ellas con L.A. Nos pareció una buena idea y tanto L.A. como nosotros elegimos ‘Standing in the Way of Control’, que es una gran canción. Fue una buena oportunidad para experimentar con un grupo y una canción que se encuentran algo alejados de lo que nosotros hacemos normalmente. De estas experiencias se aprende mucho. 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share