Conciertos

 

13-03-2022

Antonio Hernando. Cotton Club, Bilbao


1

Antonio Hernando volvió a impartir con su banda una lección magistral de la historia del rock’n’roll en el Cotton Club de Bilbao. La misma que nos da en su último y mejor disco hasta la fecha, “La Liturgia Eléctrica” que tocó casi al completo o parecida a la que ofrece en su disco “Entre Bleecker y Bourbon Street” en el que versionaba con acierto a sus adorados Bob Dylan, Neil Young, Tom Waits, Dr. John, Sceramin’ Jay Hawkins, Leonard Cohen, Lou Reed, Howlin’ Wolf o Elvis Costello, entre otros. Dylan, Young, Dr.John y escritores como John Fante o Pessoa aparecen en la preciosa portada de su último disco que es una gozada mayor aún (portada y disco) en su cuidada versión en vinilo. De todos ellos nos habló algo, pero lo hizo enlazando con las mágicas y variadas canciones de ese “La Liturgia Eléctrica” que tocó casi al completo. La pena es la poca gente que acudió al concierto, pero todos los que fueron lo disfrutaron a tope. Hasta su hijo en ciernes, Simón, que vendrá al mundo el próximo mes y que fue concebido en Bilbao según sus propias palabras. En formación de cuarteto en la que destacaba a la batería el experto y veterano Jorge Malax que tiene en su currículo desde Pablo Alborán hasta Donovan, Antonio Vega, Nacha Pop, Jaime Urrutia, Manolo Tena o Luback, entre mil más. Sustituyó a última hora al batería original que acababa de ser padre de mellizos. Parece que solo traen hijos al mundo los hijos del rock’n’roll. También buen guitarrista con varios buenos punteos onda Neil Young aunque le falta soltarse un poco más la rigidez de su cuerpo. 

Comenzaron, como el nuevo disco, con el puro rock’n’roll de ‘La Noche Oscura’ y esos ecos entre surf y western en la guitarra de Antonio. Aquí ya salieron también sus buenas aficiones literarias con Raymond Carver en su letra y esos guapos sonidos crepusculares en la música. Antonio es un apasionado de los vientos. Vientos que no puede llevar en directo pero que sonaron en nuestros oídos en ese ‘Santos y Sicarios’ que es una especie de homenaje a ese sonido de fanfarria de Nueva Orleans de The Band en algunos temas. Aulló varias veces como un poseso en algunas canciones. Fue el caso de ese ‘Mighty Beat’ con la que regresó a su disco “Los 30 Aullidos de Antonio Hernando. Nos encantó la historia previa a ‘Como Los Demás’ y nos sonó genial volviéndonos a recordar al mejor Bob Dylan, aunque faltaron los coros feme. "Perdido" nos trae armónica y piano entre Bob Dylan niños que aparecen en el disco. Nos habló de su pasión por el sonido Nueva Orleans, por Mardi Gras y por el gran Dr. John, al que homenajeó excelentemente con ese ‘Bye, Doctor’ dedicado a su figura. Buena la historia también de ‘Elvis Ha Abandonado El Edificio’ en la que nos recordó los ritmos intrincados y a veces latinos de su adorado Tom Waits. Ritmos latinos con los que jugó en algún otro momento con boogaloo y cha, cha, chá. Se salió con una excelente versión del ‘Fire’ Jimi Hendrix en la que acabaron echando llamas con Antonio tocando con sus dientes en el más puro estilo Hendrix. Muy buena la historia también de ‘Entre El Polvo y El Ataud’ con su rock psicodélico a la manera de Grateful Dead, en palabras del propio Antonio, pero también con punteos puro Crazy Horse. Más desparrame r’n’r con la pegadiza ‘Perdido’, su buen estribillo y su armónica en el más puro estilo Dylan, como también indicó. Regresó a Nueva Orleans y dedicó a su mujer embarazada y presente ese ‘Meri Moon’ que lleva su nombre. Regresó a “Los 30 Aullidos” con la preciosa historia de ‘Los Mayores Perdedores Del Mundo’ que dejó paso al genial single que es ‘El Aguacero’ con su genial letra llena de las palabras en inglés más “in” del momento, sobre todo entre los más jóvenes… y también entre algunos hípsters. Nos invitó a cantar en varios momentos y la gente se animó a hacerlo. Nos recordó a John Fante antes de la historia de ‘A La Manera de Arturo Bandini’ e invitó para los bises a dos de los más grandes músicos de la escena bilbaína como son Jokin Salaberria (Sotomonte) y Pit (Garbayo, The Fakeband). Pero no tocaron nada en esta ocasión. Lo que hicieron fue cantar algunas de las estrofas y hacer los coros de esa mágica canción de The Band que es ‘The Weight’ y que Antonio dijo que igual era la canción mejor de la historia o al menos de las más contagiosas. Todos coreamos junto a ellos y nos recordamos en “El Último Vals” de Scorsese como hace Antonio en su ‘Bye, Doctor’ que había interpretado antes. Aún quedo un gran bis final con el tema que cierra también “La Liturgia Eléctrica”, ’El Triunfo Del Predicador’, que ya augurábamos al oír dicho disco que sería excelente final para sus conciertos. Más rock’n’roll, más coros pegadizos para gritar y más punteos salvajes para acabar. ¡Enhorabuena por la próxima paternidad y por el magnífico concierto, Antonio! Puedes escuchar y conseguir sus discos en www.antoniohernando.bandcamp.com. Te recuerdo que has prometido regresar de nuevo cuando seas padre y seguro que habrá más gente para escuchar tus grandes canciones e historias.

 

Fotografía: Aurora Gaspar.  

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share